Elecciones 2019

Lo que dejó el segundo “superdomingo” electoral

Nuevamente se registra un claro retroceso del macrismo, triunfos de los oficialismos y fortalecimiento del peronismo. En Santa Fé y Tierra del Fuego se dieron los primeros recambios gubernamentales: el peronismo triunfó sobre los pseudo socialistas de Bonfatti y Bertone perdió el gobierno de la provincia austral. También hubo elecciones en San Luis y Formosa, con triunfos de los oficialismos pejotistas.

Izquierda Web2
Editor en Jefe del portal IzquierdaWeb - Noticias de los trabajadores, las mujeres y la juventud.
Federico Dertaube


El dato más sobresaliente de la elección en Santa Fe es que se confirma la tendencia al estrepitoso derrumbe de Cambiemos y del fortalecimiento del peronismo, con el triunfo en este caso del PJ. Su candidato ganador es Perotti, un peronista que supo ser menemista y kirchnerista.

En 2015, aún con una bufonesca y decadente figura como la de Del Sel encabezando sus listas, el PRO había logrado ganar las Primarias aunque para las definitivas el PS revirtiera los resultados. Comparativamente, las candidaturas del macrismo pasaron (a gobernador) de 536 mil votos a 345 mil, un magro 18%. ¡Una caída de casi el 60%! En cuanto al Frente Progresista, pasó de 494 mil votos en las Primarias a los 662 mil el día de ayer. El gran ganador es, como hemos dicho, el peronismo, que alcanzó los 738 mil votos. Triunfó así ampliamente luego de 12 años de gobierno “socialista”.

La elección a diputados provinciales es algo más dispera. Allí, el oficialismo del Frente Progresista ganó con amplia ventaja con el actual gobernador Lifschitz alcanzando los 705 mil votos. Dejó así en un cómodo segundo lugar al peronismo, que tuvo en esta categoría apenas 320 mil votos. El Frente Progresista sostiene una cómoda mayoría legislativa. Amalia Granata logró crecer en más de 120 mil votos nuevos respecto a las Primarias alcanzando así 284 mil votos (un 15%) que no por ser minoritarios dejan de ser significativos. La radicalización por derecha que se registra a nivel internacional tiene aquí una expresión real aunque todavía no demasiado peligrosa. Por su parte, la centroizquierda de Carlos Del Frade hizo una mejor elección que la de hace cuatro años con casi cien mil votos, logrando sostener sus dos diputados provinciales. La izquierda quedó afuera de la elección en las Primarias por el proscriptivo piso de la legislación electoral provincial.

Mirá también:  Editorial | Recta final de una campaña histórica

La segunda elección en importancia por el padrón electoral fue la de San Luis. Allí, las diputas corrieron entre quienes forman parte del mismo gobierno hace largas y largas décadas. El ganador fue Alberto Rodríguez Saá, que peleaba la hegemonía del PJ con… su hermano, Adolfo Rodríguez Saá. Éste último salió tercero detrás de Poggi, ex gobernador de la provincia… por las listas de los Rodríguez Saá. Así, el gobierno provincial parece haber sido disputado por cuotas parte del PJ en la que cada cuota se correspondía con las posibilidades de gobernar. Los números fueron: Alberto Rodríguez Saá 42%, Poggi 34,5%, Adolfo 22%. La independización de Poggi respecto a los hermanos gobernantes vino de la mano hace dos años de su acercamiento a Cambiemos en la elección de 2017. Esta vez, optó por no quedar pegado al fracaso macrista y giró su campaña en torno a su gestión.

También en San Luis se confirmó la tendencia al “desinfle” de la izquierda. El FIT no se pudo presentar (a diferencia de elecciones anteriores) y nuestras listas obtuvieron magros resultados, que ya esperábamos. Es la primera vez que nos presentamos con listas propias en la provincia y esta campaña nos dará un mayor impulso para la construcción y extensión de nuestro partido en la provincia.

En Tierra del Fuego las principales candidaturas fueron kirchneristas. Fue sorpresivo el triunfo de Melella, referente radical alineado con el kirchnerismo (de los restos de los “radicales K” como Cobos) contra la gobernadora electa por el Frente para la Victoria, Bertone. Se trata ésta de una de las más reaccionarias expresiones del kirchnerismo, opositora militante y oscurantista al matrimonio igualitario allá por el 2010. No obstante, los K pueden festejar el triunfo de la UCR. El candidato de Cambiemos, Juan Rodríguez, tuvo guarismos marginales (¡para un candidato de la fuerza que gobierna del país!) de menos del 4%.

Mirá también:  Editorial | Ganemos las calles con la campaña de Manuela Castañeira presidenta

Finalmente, en Formosa hubo poco menos que novedades. El reaccionario pejotista Insfrán triunfó de manera aplastante con el 71% de los votos, logrando así su… ¡séptima reelección!

De cara a las PASO de agosto, el “superdomingo” de ayer 16 de junio dejó al macrismo un paso más lejos de la reelección. La jugada de poner a Pichetto como vice pretende buscar las simpatías de los gobernadores electos por el PJ, que tiene ya rasgos de cuasi “partido único”. Cuánto arrastrará del aparato del peronismo está por verse. Lo que queda claro es que Macri no puede mostrar ni un solo triunfo propio, ni de gestión, ni electoral.

 

Print Friendly, PDF & Email

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre