Tras presentar un supuesto preventivo de crisis

    Línea 60 | MONSA y el gobierno pactan el cierre de 12 ramales

    La histórica línea de colectivos que une la zona norte del Conurbano con la zona sur de CABA cerrará, en 2 meses, 12 ramales. Los choferes denuncian la posibilidad de 280 despidos.



    Según una disposición del Ministerio de Transporte de la Nación, y a pedido de la empresa Monsa, la línea continuará trabajando sólo con siete de los 19 ramales que administra actualmente, y un único ramal alcanzará el barrio de Constitución. La empresa aduce una supuesta crisis, que ha sido desmentida por los trabajadores, famosos por sus combatividad.

    Mientras MONSA, en boca de su presidente Marcelo Pacciuto, asegura que no habrá despidos; el delegado Néstor Marcolín insiste en que no tienen ninguna prueba de ello y prevé la posibilidad de que dejen en la calle a muchos de quienes se desempeñan en las cabeceras de Barracas. Marcolín se expidió  también sobre lo grave que será esta medida para los pasajeros: “ los que se tomen el colectivos hasta Constitución van a tener que pagar dos boletos (…) Ya subieron 300 por ciento el boleto de colectivo de pasajeros, ahora van a recortar el servicio hasta Barrancas y la SUBE no te hace el descuento cuando te tomás la misma línea dos veces”. También aprovechó para denunciar la terrible frecuencia de la línea en la que trabaja, asegurando que hay unidades que deberían pasar cada 12 y 6 minutos, pero que la empresa las manda cada hora y cuarto.

    Los 19 ramales originales de la 60 unen municipios de la zona norte, como Escobar y Tigre, con barrios porteños. El cierre de tres ramales y la fusión del resto afectará no sólo el viaje de los pasajeros de la línea, sino que a muchos les agregará un segundo transporte, con el golpe al bolsillo que implica. Los trabajadores, además de estar preocupados por el hecho de que empeorará terriblemente el servicio, no confían en la “falsa promesa” de la empresa, que asegura que no habrá despidos. No cuentan con ningún papel firmado, nada que certifique que no habrá trabajadores en la calle. Es por eso que se encuentran en pie de lucha, como lo han hecho otras veces, contra la patronal y las políticas de ajuste de Macri y el Ministerio de Transporte.

    Mirá también:  Ahora: ¡Los trabajadores tomaron el Molino Minetti!

    Los preventivos de crisis parecen estar siendo el método que las patronales están utilizando, como en Fate, para lanzar la ola de despidos en distintos gremios y aplicar el ajuste que dictan el gobierno y el FMI. Y, no por casualidad, están comenzando por aquellos lugares donde la representación sindical es combtaiva y de izquierda. Como supo declarar el compañero Roberto Álvarez, despedido de Pilkington, en una oportuna movilización junto a los trabajadores del neumático: “crisis no tienen los patrones, ellos son millonarios. La crisis la sufrimos los trabajadores”.

     

     

    Print Friendly, PDF & Email

    DEJAR UN COMENTARIO

    Ingresar comentario
    Ingrese su nombre