Liberaron en Canadá a la vicepresidente de Huawei

La directora de finanzas e hija del presidente de Huawei, Meng Wanzhou, fue liberada tras 10 días de prisión en Canadá. Es acusada por la Justicia de Estados Unidos por realizar negocios con Irán, violando las sanciones impuestas desde Washington. Se trató de un episodio político-judicial de la guerra comercial entre Estados Unidos y China, pues el primero viene hace años boicoteando al gigante de las comunicaciones, que compite mano a mano con los estadounidenses en materia tecnológica.

Izquierda Web2
Editor en Jefe del portal IzquierdaWeb - Noticias de los trabajadores, las mujeres y la juventud.


Fer Klaus

 

La directora de finanzas e hija del presidente de Huawei, Meng Wanzhou, fue liberada tras 10 días de prisión en Canadá. Es acusada por la Justicia de Estados Unidos por realizar negocios con Irán, violando las sanciones impuestas desde Washington. Se trató de un episodio político-judicial de la guerra comercial entre Estados Unidos y China, pues el primero viene hace años boicoteando al gigante de las comunicaciones, que compite mano a mano con los estadounidenses en materia tecnológica.

La empresaria china fue detenida por la policía canadiense el 1ro de diciembre en el aeropuerto de Vancouver cuando estaba por tomarse un avión hacia México. La decisión vino directamente desde el país norteamericano y fue llevada a una prisión de esa misma ciudad. Fue puesta en libertad luego de 3 días de audiencia por pedido de sus abogados bajo una fianza de casi 8 millones de dólares y condiciones adversas: deberá entregar sus pasaportes, tendrá que utilizar una tobillera de vigilancia, no podrá salir de su casa entre las 11 de la noche y las 6 de la mañana y además está obligada a contratar una empresa privada de seguridad para monitorear sus pasos las 24 horas.

El hecho ocurrió en el marco de la guerra comercial y las crecientes tensiones políticas entre Estados Unidos y China que, lejos de calmarse tras la “tregua” pactada entre, se endurece. Con el arresto de Wanzhou, la disputa por quién gobierna el mundo toma otro nivel. El propio Donald Trump ya declaró que podría intervenir para que la negociación con el gigante asiático continúe en buenos términos. La estrategia yanqui es de ponerse en la delantera del acuerdo amenazando a los principales capitalistas chinos. Desde abril de 2017 que Huawei está siendo investigada, razón por la cual los ejecutivos de la empresa evitan pasar por terreno americano. Señalemos que este monstruo asiático tiene un volumen de negocios de 90.000 millones de dólares al año y es la empresa privada más grande de China. Esto quiere decir que compite mano a mano con los principales imperios de Silicon Valley (Apple, Google, eBay entre otros).  Xi Jinping exigió que la excarcelen de inmediato o habría “serias consecuencias”.

Mirá también:  Trump en Arabia Saudita e Israel

La mayoría de la prensa mundial analiza la liberación desde un “alivio” de tensión entre las potencias. La realidad es otra y la detención de Wanzhou solo significa una foto de una película de ofensivas y contraofensivas cuyo horizonte político no está resuelto. La medida de las consecuencias está fuera de alcance de cualquier termómetro.

Print Friendly, PDF & Email

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre