Burocracia sindical

Las centrales sindicales siguen separadas: ¿las divide el amor o el espanto?

Los une el apoyo al gobierno, los separa el susto ante su deterioro.

Ana Vázquez
Redacción Semanario Socialismo o Barbarie.


En cualquier caso, que el gobierno tenga que ‘arbitrar’ entre presiones por derecha o por izquierda, no significa que el carácter social o político del mismo sea ambiguo o que esté por encima de todo o en disputa. El de Alberto es un gobierno 100% patronal que busca mediar en un escenario complejo. Una muestra de esto también es la política en Guernica donde afirmó el derecho a la propiedad privada de terrenos vacíos por encima del derecho a la vivienda aun en el marco de la pandemia de Covid y con los peores registros de pobreza en décadas.”

El gobierno ante una crisis compleja, Martín Primo, izquierdaweb, 15/10/20

La celebración del pasado 17 de Octubre encontró a las centrales y agrupamientos sindicales cada uno en un acto distinto. Y, aun dentro del mismo acto, con distinta cara: de conformidad o de contratiempo.

Cuando se consagró la fórmula Alberto-Cristina en el resultado electoral del año pasado, era fácil apiñarse alrededor de los ganadores. Todos dijeron ¡Presente! en el primer encuentro con las cúpulas sindicales realizado en noviembre del año pasado. Allí se alinearon como los patitos atrás de Fernández-Fernández sin ninguna discusión molesta. Los/as trabajadores/as que le habían dado el voto, tenían expectativas de que desactivaran la bomba de destrucción al salario, jubilaciones y derechos del gobierno de Macri.

Desde el comienzo de la pandemia en el país, y las primeras medidas desde el gobierno en relación a la misma, se comenzaron a dar los primeros intentos de parte de Alberto Fernández y de algunos pares sindicales en lograr la reunificación de las centrales, fortaleciendo la unidad alrededor de la CGT. Entre charlas y reuniones, todo parecía encaminado para ese lado. Aunque no se pudiera concretar el acto eleccionario de renovación de autoridades y allí quedar concretado, sí se podía dar en los hechos, un avance en un único nucleamiento.

Esto se fue diluyendo. Lo que se fortaleció fue la aparición de nuevos núcleos de sindicalistas bien definidos. Algunos que ya estaban se diluyeron, otros aparecieron con nuevos/viejos referentes.

Mirá también:  Traidores: UPCN dice que no reclamará bono de fin de año

Los integrantes de la Corriente Federal para el Modelo Sindical tomaron cada uno un rumbo propio. El tándem Moyano salió por la suya tratando de disputar nuevos sectores en el interior y arrebatándoselos a otros gremios. Asimismo, sumó otras tres actividades a su sector, personal de las ramas de Residuos Patológicos, Industriales y No Industriales.

A Sergio Palazzo, de la Asociación Bancaria, lo dejó esperando en el hall de entrada (o de salida).

Carlos Acuña se despegó de su par en la CGT, Héctor Daer, y se unió a lo más rancio de la derecha peronista: Luis Barrionuevo, de la poderosa Unión de Trabajadores del Turismo, Hoteleros y Gastronómicos (Uthgra); Guillermo Moreno, ex funcionario K y Eduardo Duhalde, que fue jefe reconocido del PJ hasta que el Argentinazo dio vuelta todo. Su reaparición en la convocatoria del 17 de octubre realizada el día anterior frente al monumento a Perón (inaugurado por Macri con la presencia de Moyano) junto a las figuras mencionadas, es todo un símbolo del “sello” que marca a este agrupamiento.

El moyanismo con su Caravana de la Lealtad logró una convocatoria importante y algunos participantes luego se sumaron al acto en Azopardo. El acto oficial fue el presidido en el edificio centenario de la CGT por el Presidente y acompañada por una caravana de adherentes que poblaron las calles en todo el país. El discurso del Presidente fue una retórica de la identidad peronista, sin referirse a ningún punto específico que del hoy, ni desde el punto de vista de la salud, ni desde la economía.

Después de los festejos, se concretó formalmente la primera reunión del Consejo Económico y Social. Nos parece que las cosas no se cambiaron (ni movieron) de lugar. Daer nunca nos decepciona: “… abogó por ‘la transformación de la Argentina que se desarrolle y combata las desigualdades existentes y por eso vemos con agrado que no se vuelva a la teoría de la competitividad que implique flexibilización y pérdida de derechos laborales’ y les informó a los anfitriones: ‘Van a contar con la CGT y todo el movimiento obrero sentados para construir esa Argentina que tiene que terminar con la pobreza’.” (Infogremiales, 19/10/20)

Firme con su convicción de colaboración de clases con lo más granado de la patronal argentina allí presente, Hugo Yasky de la CTA también muy categórico: “… pidió ‘que se sumen pymes y pequeños productores del agro. Cuando se hagan las mesas sectoriales va a ser importantísima esa presencia. Celebramos este espacio’.” (Íd) 

Todo sigue igual como era el día anterior. Apoyan a fondo el proyecto político y social, pero “la procesión sigue por dentro”.

Mirá también:  En C5N: Manuela Castañeira exigió un paro general ya

Porque las tensiones producto de la crisis sanitaria, social, económica y política siguen presentes en las relaciones entre los distintos sectores que, siendo todos peronistas y parte del gobierno, no quieren quedar pegados en sus momentos críticos. Tensiones que lo pueden desequilibrar más aún hacia los reclamos de los empresarios y las clases altas o hacia los trabajadores que empiezan a visibilizar sus demandas, como el personal de salud y la juventud ultraprecarizada. Y si la cancha la empieza a marcar con más fuerza las necesidades de los de abajo ¡ahí sí se les mueve el piso a unos cuantos dirigentes sindicales junto al gobierno! De esos temblores es de los que pretenden alejarse antes que se transformen en terremotos.

Sus sillones están atados hasta ahora al sillón presidencial, pero las cosas pueden cambiar. Y si se vuelve a caer un atril, o tienen que huir por las ventanas de la CGT o de algunos de sus sindicatos, así como perder un micrófono de manos de un trabajador que exige que se escuche su voz, esa unidad ya media destartalada puede estallar por los aires. Nadie quiere atarse a ningún carro del vencido.

Apostamos desde abajo, desde el primer día de asunción del nuevo gobierno peronista, a la unidad de los reclamos de los trabajadores, las mujeres y la juventud. Iremos avanzando en esa dirección aportando a la organización con firmeza y paciencia, tratando de agruparnos y formar organizaciones propias, democráticas, autodeterminadas, que le paren la mano a la ofensiva patronal, gubernamental, burocrática.

Print Friendly, PDF & Email

Colaborá con la izquierda


Nuestra actividad se mantiene con el aporte solidario de los trabajadores, las mujeres y la juventud.

Suscribite para que podamos seguirte brindando la mejor información y análisis.

Me quiero suscribir




Recomendadas

Internacional

Lectura recomendada

Alain Badiou y el marxismo

Entre los intelectuales de izquierda, Badiou ha pasado a ocupar un lugar importante. Siglo XXI editó una conferencia del autor, que dio en el 2016 en el marco del seminario “Lecturas de Marx” en la Ecole Normale Supérieure de París. Este autor francés, que de joven estuvo  ligado a la izquierda (incluso su padre lo estaba) y al marxismo en particular, aporta elementos muy necesarios en la discusión de la rebeldía, la juventud y la izquierda. Frente a los populismos o bonapartismos Breve reseña crítica de la conferencia de Alain Badiou sobre ...

Trabajadores

Las Rojas

Últimas noticias

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre