elecciones y clase trabajadora

La trayectoria de lucha obrera de Eduardo Mulhall

En estas breves líneas, el precandidato a vicepresidente por el Nuevo MAS nos da un pantallazo de lo que es su inmensa trayectoria de lucha, sacrificio y dedicación a la pelea contra la patronal, la burocracia y el Estado capitalista.

Izquierda Web2
Editor en Jefe del portal IzquierdaWeb - Noticias de los trabajadores, las mujeres y la juventud.


De las luchas siempre participó no sólo en primera línea, sino que aportó, desde las filas del socialismo revolucionario, a la construcción de alternativas independientes y de un partido revolucionario. No se “achicó” con las duras derrotas de la clase de las que fue parte, sino que se templó para seguir, sacando conclusiones útiles hacia el futuro. Futuro al cual desafía con la misma perseverancia de siempre, afrontando las peleas que se vienen y acompañando en este momento la precandidatura a presidenta de Manuela Castañeira.

“Me inicio como activista estudiantil en 1972, influenciado por lo que fue el Viborazo (segundo Cordobazo), en las luchas estudiantiles contra la dictadura de Lanusse. En el año 73 participamos con la toma de todas las escuelas de la ciudad de Rosario. Más de 230 escuelas con 12 días de toma. Ese es un poco mi inicio y junto con eso, al recibirme ese año, ya empiezo a trabajar en talleres metalúrgicos, hasta que en el año 76, en plena dictadura, comienzo a trabajar en Villa Constitución. En la fábrica Metcon. Una fábrica de tradición, ya que había sido cuna del clasismo de Villa Constitución. Muy fuertemente reprimido por Isabel Martínez de Perón, López Rega, Lorenzo Miguel, la Triple AAA, donde murieron compañeros y fueron muchos arrestados. Comienzo a trabajar en esa fábrica, ya se había impuesto el golpe militar, participo de una huelga con mis compañeros de mantenimiento, más de 200 compañeros, contra la flexibilización por parte de las nuevas leyes que quería imponer la dictadura. Realmente uno toma conciencia de la época que estábamos viviendo, pero durante un año hicimos un quite de colaboración y al ver que no nos podían quebrar, nos despidieron como a 130. De los cuales yo fui uno de los despedidos.

Yo ya me había iniciado políticamente en lo que era el PST (Partido Socialista de los Trabajadores), en el año 1972; durante todo ese tiempo de la dictadura milité en este partido. Vivía en San Nicolás, llevaba adelante la actividad de esa época con la distribución de las prensas. Comienzo a trabajar en SOMISA, en San Nicolás, la siderúrgica más grande del país. En el año 1982, cuando empieza a haber un proceso de normalización, soy elegido por mi sección, una sección muy grande, 2.200 trabajadores, junto a otro compañero, como delegado de la sección. Y participo de todo el proceso de normalización de elección de delegados, de nuevos delegados, y luego formando una agrupación antiburocrática contra Brunelli, que era el secretario general, que hasta hoy está viva. Conformamos una agrupación combativa, clasista, junto a otros compañeros y obtuvimos más del 25% de los votos y nos fuimos constituyendo como una alternativa frente a la privatización que, lamentablemente, se lleva adelante. Fuimos derrotados en las asambleas y somos despedidos los 2 compañeros que habíamos organizado todo ese proceso.

Mirá también:  Manuela Castañeira contra el golpe en Venezuela por C5N

Y junto con el despido de Ruben Echeverría, era una ciudad tan chica, no conseguíamos trabajo, me voy a vivir a Córdoba, donde rápidamente entro a trabajar en Fiat. En esa época se llamaba Cormec y en el año 97 participo de uno de los conflictos más importantes que, junto con el de SOMISA, fueron hechos grandilocuentes para la clase obrera, una de las grandes luchas contra la privatización, que fueron movilizaciones extraordinarias en San Nicolás, donde fuimos parte importante de todo ese proceso de resistencia. Y, como les decía,  en el año 97, junto a otros compañeros, soy parte de la dirección contra junto a ‘Moyanito’, el ‘Mago’ Placeriano, de un proceso contra la flexibilización laboral en la industria automotriz. Cormec (actual Fiat) fue la primera fábrica en la que se quiso imponer esa flexibilización industrial, esa flexibilización laboral. En la cual dimos una batalla, con toma de fábrica, expulsión de los traidores de la burocracia. Métodos duros contra ellos. Les impedimos regresar a la fábrica durante 6,  7 meses. Tomamos la fábrica en 2 oportunidades, por 4 o 5 días. Parte de una de las luchas que tuvo las características del anterior movimiento obrero, pero con formas de lucha del actual movimiento obrero. Muy democrática, con participación de todos los compañeros en asambleas.

Y, en ese sentido, siempre mi preocupación fue crear una alternativa política independiente de los trabajadores, y tuve una acción política constante desde el año 72, alrededor del PST y luego y en 1983, con la construcción del MAS; después de las caídas de los Estados del Este, acompañando la construcción  del Nuevo MAS. Siempre con una característica: cómo las ideas socialistas podían penetrar en el movimiento obrero y construir desde ahí esa herramienta. Mi vida después del 92 transcurrió en Córdoba. Luego de ese conflicto de Fiat donde soy despedido; me echan pero rápidamente entro a trabajar. Trabajo por varios años en 2 fábricas metalúrgicas. Y luego ya estos últimos años soy docente de materias técnicas. Y nuevamente he sido delegado, delegado de la oposición, construyendo la oposición docente. Casualmente ahora vamos a presentar una lista de oposición en las próximas elecciones.

Mirá también:  Paro de los trabajadores del Subte

“En un sentido, a veces lo que yo siento es que he sido un referente importante en conflictos de mucha importancia. Que fueron en algún momento un quiebre en la historia del movimiento obrero argentino. Como fue SOMISA, como  fue esa huelga que casi nadie conoce de Metcon, una metalúrgica de más de 2.200 obreros. Y con un  quite de colaboración organizado clandestinamente durante un año. Y el último conflicto de Fiat, que es una expresión rotunda del movimiento obrero, con toma de fábrica, fundación de un sindicato nuevo, expulsión de la burocracia. Esos métodos que parece que la clase las hubiese perdido y rápidamente, en su memoria histórica, las recupera, para dar esas batallas en estos nuevos períodos. Siempre he sido representante de mis compañeros, he sido delegado, siempre ubicándome en la oposición a la burocracia.”

Print Friendly, PDF & Email

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre