La primera medida de Bolsonaro: Reducir por decreto el salario mínimo previsto para este año

Los grandes medios están bombardeando con la noticia de que el flamante presidente de Brasil habría “aumentado” el salario mínimo. Por complicidad o ignorancia –o, más probablemente, una combinación de ambas- difunden a gran escala una gran mentira. El salario mínimo ya había sido aumentado como parte de la ley de presupuesto 2019, el decreto de Bolsonaro implica una reducción salarial para 48 millones de brasileros por todo el año.

Redaccion
Equipo de redacción del portal IzquierdaWeb.


Temer quedará en la historia como un presidente no votado por nadie que dedicó todo su mandato a acogotar a la clase trabajadora hasta asfixiarla. Y aún así, Bolsonaro parece querer desde el primer día demostrar que su enemistad con los derechos conquistado por los trabajadores es más consecuente y dura que la del ex vice de Dilma. La ley de presupuesto 2019 de Temer estipulaba un aumento del salario mínimo que lo llevaba a 1006 reales. Como para demostrar qué viene a hacer, el ex capitán del ejército pasó por arriba por decreto de lo votado en el parlamento y puso el salario mínimo para este año en 998 reales (algo más de 9300 pesos, un poco por arriba de los 250 dólares). Así, cada trabajador que cobra el mínimo perderá en todo un año la totalidad de 96 reales.

La medida afecta a unos 48 millones de trabajadores. Si sumamos la cantidad de desocupados (por arriba del 10%) nos encontramos con que apenas menos del 40% de los trabajadores brasileros en edad de trabajar (legalmente) vive con más que el salario de hambre llamado “mínimo”.

El salario mínimo legal es a su vez el parámetro a partir del cual se miden los aumentos en las jubilaciones y asignaciones del Estado. De esta forma, la medida es también un ataque a jubilados, trabajadores incapacitados para trabajar por un accidente laboral o por cualquier otro motivo. Se abren así también las puertas a la reforma previsional que Temer no pudo aprobar por ser demasiado escandalosa y que Bolsonaro ha reafirmado que intentará aplicar. Es esta muy probablemente una de las medidas en ciernes que habrá que enfrentar en Brasil, la reducción de los jubilados aún más al borde del hambre.

Print Friendly, PDF & Email

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre