“La política de Cambiemos es amedrentamiento y despidos y no diálogo con los trabajadores”

Matias B- Alex Colman

Entrevistamos a Federico Amarilla, delegado paritario de la Junta Interna del Ministerio de Defensa, que viene enfrentado 70 despidos.

Socialismo o Barbarie: Contános un poco como se generó este conflicto

Federico Amarilla: Básicamente, estamos reclamando por la reincorporación de los 70 compañeros. Compañeros que fueron anoticiados por teléfono de sus despidos el jueves y el viernes. Hasta ahora la gestión no paso lista alguna y tuvimos que ir reconstruyéndola a medida que los compañeros se acercaron a avisarnos que estaban despedidos. La mayoría de ellos son afiliados de ATE con lo cual podemos identificar que hay un ataque por medio de los despidos al gremio ATE.

En el caso mío, del área de Derechos Humanos, nos desarman lo que es el sistema de archivo de la defensa y diezma seriamente el equipo de relevamiento. Estos dos equipos trabajan lo que son las políticas de archivo, de apertura y de clasificaciones de los archivos de las FFAA que sirven, primero, para ponerlos al servicio de la ciudadanía y que sirven para la realización de informes que pide la justicia para realizar los juicios a los genocidas de la última dictadura militar. Esta política de despidos termina con la política de archivo de Derechos Humanos. Le retira de alguna manera el control civil de los archivos a las fuerzas.

El resto de los despidos del Ministerio han sido por goteo, son los directores de las áreas los que han decidido los despedidos. De a dos o tres, salvo Derechos Humanos que han sido diez. Esta ola de despidos se enmarca en un plan de ajuste del ministro Aguad que desde su llegada a mitad de año va recortado salarios.

Mirá también:  Video | Mineros de Río Turbio invitan a acampe en Plaza Congreso

Hasta ahora las autoridades han estado cerradas al diálogo. Las hemos ido a buscar, hemos hecho ruidazos para pedirles las listas de los compañeros despedidos y para abrir una mesa de diálogo. Hasta ahora la respuesta ha sido el silencio. Y en el caso de la señora Villata, la secretaria de emergencias, la respuesta ha sido rodear su oficina con efectivos de la policía militar y la gendarmería para que los delegados no pasemos al sector a convocar a los compañeros que allí trabajan a adherir a una asamblea. Esta ha sido la política del gobierno de Cambiemos, que está teniendo en el caso del ministro Aguad: amedrentamiento y despidos y no diálogo con los trabajadores.

SoB: ¿Ustedes ven que en esta ola de despidos hay también persecución política?

FA: Nosotros lo que vemos es que por lo menos hay persecución gremial, porque claramente se puede identificar que la mayoría de los despidos son afiliados de ATE. Nosotros tratamos de convocar al consejo directivo de ATE Capital para que nos ayude en la negociación porque consideramos que la unidad de acción de nuestro gremio es la única manera de poder lograr torcer la negociación con estos funcionarios. Pero desgraciadamente no ha logrado calar. Desgraciadamente, tampoco se ha logrado contener la unidad de ATE nacional y Capital, con lo cual hay una señal clara de la división que existe en el gremio y que hoy por hoy es perjudicial al conjunto de los trabajadores que necesitan de un gremio unificado para poder pelear contra los despidos.

SoB: ¿Que perspectiva tienen para el conflicto?

Mirá también:  Ahora | Urgente | ¡Se tomó el Astillero Río Santiago!

FA: Por ahora, la estrategia que estamos teniendo es tratar de pasar por el sector y comprometer a la mayor cantidad de trabajadores posibles, para que se comprometan con las medidas al interior del Ministerio. Y tratar de combinarlo con actos afuera que les muestren a los compañeros de adentro que hay un apoyo del gremio.

La perspectiva por ahora no es muy alentadora. Sigue habiendo rigidez por parte de las autoridades. Pero nosotros como Junta Interna vamos a seguir por este camino tratando de forzar, de incomodar hasta que nos den respuestas. Creemos que con una constancia cotidiana de compromiso del conjunto de trabajadores al interior vamos a poder, de alguna manera, destrabar el diálogo. El problema que tenemos es que el tiempo juega en nuestra contra porque lo que hacen las autoridades es jugar a dilatar para que el conflicto desgaste a los trabajadores.

Print Friendly, PDF & Email

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre