Una entrevista con Clarence Thomas


Los trabajadores portuarios de la costa Este y Oeste van a dejar de trabajar hoy exigiendo que se detengan los asesinatos racistas por parte de la policía. Hablamos con uno de los organizadores de la protesta acerca de la acción y de por qué los trabajadores deben ponerse a la cabeza de la pelea en contra de la violencia policial.

Entrevista por Eric Blanc en Jacobin, 9 de junio

Traducción: Florencia Alegría

Para hacerles honor a George Floyd, Breonna Taylor y todas las víctimas de la represión policial, los estibadores de ambas costas van a realizar acciones hoy al mediodía, para coincidir con el funeral de George Floyd en Houston. En la Costa Oeste, miembros de la ILWU (International Longshore and Warehouse Union) pararán de trabajar y harán unos ocho minutos y cuarentaiséis segundos de silencio.

Eric Blanc, de Jacobin, habló con uno de los organizadores de la protesta, Clarence Thomas (ex Secretario Tesorero de ILWU Local l0), acerca de la medida y la necesidad de que los sindicatos se pongan a la cabeza en la lucha en contra de la violencia policial y el racismo. Como la resolución que hace el llamado a esta acción explica, “todas las vidas importarán cuando las vidas negras importen porque un ataque a uno es un ataque a todos”.

E.B: ¿Por qué ILWU decidió organizar este parate en el trabajo hoy?

C.T: Luchar en contra de los asesinatos policiales y la supremacía blanca es una cuestión de clase. No nos olvidemos que la inmensa mayoría de la gente negra, y la vasta mayoría de las víctimas de la violencia policial, son de la clase trabajadora.

Por muchos años ya, ILWU, y el Local 10 en particular, se ha manifestado en contra del racismo policial hacia los afroamericanos. Y entendemos que la manera de poder detener estos asesinatos es cuando hay consecuencias económicas. La clase trabajadora tiene poder de fuego y necesitamos usarlo.

Pensamos que la forma más efectiva de parar el terror policial es que la clase trabajadora tome realice acciones en los puntos de producción: si la clase trabajadora va a hacerse oír, el trabajo debe cerrar. Es por eso que hoy a las 9 am. (hora del Pacífico), todos los portuarios locales en la Costa Oeste van a hacer unos ocho minutos y cuarentaiséis segundos de silencio en memoria de George Floyd, Breonna Taylor y todas las víctimas del terror policial. También tengo entendido que la ILA (el sindicato portuario en la Costa Este) va a estar realizando una acción similar.

Creemos que los obreros deben aspirar a estar en la vanguardia de todas las luchas sociales, porque entendemos que el movimiento obrero tiene la responsabilidad de pelear por aquellas más allá de la membresía. Piensen acerca de la demanda por las ocho horas de trabajo y la eliminación del trabajo infantil, esos fueron reclamos que los sindicatos hace un siglo ganaron para toda la clase trabajadora. Es ese tipo de espíritu el que debemos revivir hoy.

Esa es la tradición del movimiento sindical militante. Y es por esa razón que hay un esfuerzo concertado desde los poderosos para que los trabajadores olvide su propia historia, separarnos de la verdadera historia de nuestra clase y nuestra militancia. Aprender acerca de nuestro verdadero pasado revela las contradicciones reales entre los intereses de los obreros y quienes poseen los medios de producción.

E.B: ¿Pensás que el movimiento obrero está haciendo lo suficiente para pelear en contra de la represión policial y la injusticia racial?

C.T: No. El obrero no puede seguir en silencio ante el racismo policial. Cada vez que una persona negra o de color es asesinada por la policía, los trabajadores y los sindicatos necesitan parar sus lugares de trabajo. Protestar es una cosa, la resistencia en serio y las acciones en los puntos de producción son algo más.

Los sindicatos deberían estar elevando demandas para desfinanciar la policía y revocar la membresía de las asociaciones policiales en nuestros consejos laborales. La policía en muchas ciudades son parte de los consejos laborales centrales. Creemos que esto es una grave contradicción porque los policías no son parte del movimiento obrero. Siempre que hay una huelga, se llama a la policía para defender a los patrones, intimidar a los trabajadores, proteger a los carneros. Siempre defienden a los poderosos y a los privilegiados.

Mirá también:  EE.UU: El nefasto rol de los sindicatos policiales

Desafortunadamente, los obreros han olvidado que los policías son el refuerzo de los patrones. Piensen acerca de Minneapolis, que encendió está rebelión nacional. En 1934, Minneapolis tuvo una huelga general liderada por los Teamsters, en la que dos camioneros en huelga fueron asesinados por la policía en el Viernes Sangriento. Y en San Francisco en la huelga general de 1934, dirigida por los trabajadores portuarios, tuvimos el Jueves Sangriento, cuando la policía le disparó y asesinó a dos manifestantes.

Muchas veces, los sindicatos simplemente no saben acerca de la historia de los asesinatos policiales. No saben cómo los “comunes y corrientes” en lugares como Minneapolis y San Francisco se enfrentaron a la Guardia Nacional, la policía, los vigilantes, y al Ku Klux Klan en los años 1930 y 1940. Los que gobiernan este país no quieren que los trabajadores sepan de nuestro poder, que tenga conciencia de clase.

E.B: Pareciera que ILWU es definitivamente más una excepción que la regla entre los obreros. ¿Podés contarles a nuestros lectores más acerca del historial anti-racista de ILWU?

C.T: Estoy orgulloso de decir que ILWU, y el Local 10 en particular, ha estado en la vanguardia del movimiento obrero cuando de luchar en contra de la supremacía blanca y el asesinato policial se trata.

En 1967 el Dr. King habló en una reunión de ILWU Local 10 y se volvió un miembro honorario. Tomamos medidas en los lugares de trabajo para repudiar el apartheid en Sudáfrica. Y en 2010, cerramos los puertos para exigir justicia por Oscar Grant, un joven negro asesinado por el oficial de BART (Bay Area Rapid Transit), Johannes Mehserle, en Año Nuevo. Hasta donde yo sé, esa fue la primera vez que se organizó un parate en contra del terror policial racista, en la historia del movimiento obrero moderno. Y hace cinco años que cerramos los puestos el Día del Trabajador para decir no a la represión desatada en contra de los afroamericanos.

Una de las razones clave por la que ILWU Local 10 es el único local predominantemente afroamericano en la Costa Oeste (y una de las razones principales de nuestra larga pelea en contra del racismo) es que en 1934 líderes comunes y corrientes de la huelga, como Harry Bridges (que era un inmigrante de Australia) y Henry Schmidt (que era un miembro del Partido Comunista) notaron que los negros estaban siendo utilizados como carneros y se dieron cuenta de que necesitaban el apoyo de los trabajadores negros para ganar la huelga. Así que Harry Bridges fue a hablar a las iglesias negras en la comunidad y dijo: “Queremos ofrecerles un nuevo acuerdo, un verdadero nuevo acuerdo. Si la comunidad negra apoya la huelga, vamos a luchar por su inclusión en el sindicato y por sus derechos”.

Fue un golpe en contra de la supremacía blanca y el mayor punto de inflexión. Mucho antes que acciones certeras se esparcieran, Bridges y otros de izquierda comprendieron que la discriminación era una herramienta de los patrones, que se usa para dividir a la clase trabajadora. Los radicales comprendieron que los intereses de los trabajadores blancos estaban inextricablemente conectados con los intereses de los trabajadores negros. Comprendieron la intersección entre la raza y la clase. Desde entonces, los trabajos como portuario han representado buenos trabajos sindicalizados no solo para la clase trabajadora en general, sino para la clase trabajadora negra en particular.

E.B: ¿Hacia dónde pensás que deba dirigirse el movimiento?

C.T: Hay un extendido entendimiento, entre los jóvenes y otros, de que necesitamos combatir la supremacía blanca. Pero una cosa es manifestarse, y otra cosa es construir un movimiento. Y necesitamos se capaces de involucrar a la clase trabajadora en la pelea. Los jóvenes deben saber que no importa cuánta gente haya afuera en las calles, para realmente conquistar grandes cambios transformadores, necesitás trabajadores. Necesitamos organizarnos en nuestro propio nombre, independientes del partido Demócrata y el Republicano.

Entonces, ¿qué hacemos ahora, que capturamos la atención de la clase dominante y del mundo? Tenemos que comenzar a organizar y movernos para tomar el poder, para conquistar cambios reales. Y ese tipo de cambios significa pelear por demandas transicionales como desfinanciar la policía. Como quitar los sindicatos policiales de nuestro Consejo Laboral Central, el desfinanciamiento es un primer gran paso.

En ciudades a lo largo del país, seguimos viendo recortes a los servicios sociales, a las escuelas, los hospitales, pero nunca vemos recortes en los departamentos de policía. Tienen el más avanzado equipo de vigilancia militar, mientras que a los trabajadores de los hospitales se los fuerza a usar bolsas de basura y reusar máscaras. Eso debería decirte algo.

También quiero que sus lectores sepan acerca de un nuevo gran avance iniciado por el Local 10. Este año, ILWU va a estar parando su trabajo durante el Juneteenth, junio 19, el feriado que celebra el fin de la esclavitud en los Estados Unidos. ILWU va a cerrar todos los 29 puertos en la Costa Oeste por ocho horas para exigir el fin de la supremacía blanca, el terror policial y los planes de privatizar el puerto de Oakland, que le arrebataría sus vitales trabajos a la clase trabajadora afroamericana en el Área Costera. Llamamos a que los sindicatos a lo largo del país se sumen a esta acción en el Juneteenth. Ya es hora. Los obreros deben comenzar a ponerse a la cabeza de la lucha en contra de el terror policial racista.

Print Friendly, PDF & Email

Colaborá con la izquierda


Nuestra actividad se mantiene con el aporte solidario de los trabajadores, las mujeres y la juventud.

Suscribite para que podamos seguirte brindando la mejor información y análisis.

Me quiero suscribir




Recomendadas

Rebelión Antirracista en EEUU

Lectura recomendada

Deutscherismo y estalinismo

“Para que el concepto de la personalidad adquiera un sentido real y el desdeñoso concepto de las ‘masas’ deje de ser una antítesis que se alza ante la idea filosófica privilegiada de la ‘personalidad’, es necesario que las propias masas conquisten por sí mismas una etapa históricamente más elevada por medio de la palanca de la revolución o, mejor dicho, de una serie de revoluciones” (León Trotsky, Mi vida). El 80° aniversario del asesinato de León Trotsky es una oportunidad para volver sobre su vida y su obra, así como sobre el balance de la c...

Trabajadores

Las Rojas

Últimas noticias

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre