precarización siglo xxi

La Justicia y Rappi contra los trabajadores

La política antisindical de la empresa Rappi volvió a reafirmarse. Optaron por pagar una multa antes que reincorporar a tres trabajadores despedidos por organizar un sindicato. Luego, la Justicia falló a su favor: no deberán reincorporar a los despedidos, que deberán devolver el dinero de la multa. Un fallo que legaliza la precarización laboral

Izquierda Web2
Editor en Jefe del portal IzquierdaWeb - Noticias de los trabajadores, las mujeres y la juventud.
Gala Chilavert


En el caso de las apps hay un vacío legal que saben aprovechar para ofrecer las más esclavistas condiciones a sus trabajadores, disfrazado con la negación de una relación laboral, donde los trabajadores se consideran “socios” que “trabajan para ellos mismos”.

Recientemente, para desmentir estas patrañas y mostrar cómo impactan en la realidad estas nuevas formas de explotación, los trabajadores de varias apps se unieron para crear un sindicato, la Asociación de Personal de Plataformas. Tres de los miembros de su Comisión Directiva son trabajadores de Rappi que luego de una reunión con representantes de la empresa fueron despedidos o “bloqueados”.

 

El derecho a organizarse contra la precarización extrema

Los “rappitenderos” son más de 13mil y la cifra va en aumento debido a la creciente desocupación o a personas que toman esta actividad como extra para llegar a fin de mes. En Glovo hay más de 5 mil personas trabajando y para Uber se calculan unos 3 mil.

¿Con  qué condiciones laborales se topan los trabajadores de las apps que los lleva a organizarse? Entre lo más destacado, está la denuncia a jornadas de trabajo que se extienden más allá de las 10 horas, los siete días de la semana. En Rappi se ganan 40 pesos por entrega y ellos deben comprar o alquilar su caja/mochila por 300 pesos,  aparte de inscribirse el monotributo.

Las empresas no pagan impuestos, cargas sociales ni aseguran un sueldo básico a sus trabajadores. Están expuestos a trabajar en la calle sin ART ni seguro. Lo gracioso, si es posible usar la palabra, es que algunas apps les pagan un plus por usar su propia bicicleta o vehículo.

Mirá también:  Hacer una campaña de guerra contra la reforma laboral

En un documento emitido por los representantes de los trabajadores, dicen:

“Queremos seguir trabajando. No nos queremos ir. Sin embargo, somos pocos los que podemos aguantar más de unos meses trabajando así. Por eso fundamos un nuevo sindicato. Porque se están aprovechando de nosotros. Porque nos prometieron ser nuestros propios jefes pero nos tratan como esclavos”.

Y de forma contundente agregan: “Si esta es la economía del futuro, ¿cómo puede ser que trabajemos en condiciones tan precarias? Si este es el futuro de la economía, vamos a tener que construir los sindicatos del futuro. Si no lo hacemos, los miles y miles de trabajadores que vendrán a trabajar en las plataformas no tendrán quién los defienda”.

Print Friendly, PDF & Email

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre