Persecución a los docentes

La justicia acusa de falso testimonio a docente torturada en Moreno

Corina de Bonis, la docente del partido de Moreno que fue secuestrada y a la que se le escribió “ollas no” con un punzón en el abdomen, será citada a indagatoria por falso testimonio junto a la vicedirectora del Centro de Educación Complementaria (CEC) n° 801 que recibió amenazas telefónicas. Un embate judicial contra los docentes y el reclamo de justicia por Sandra y Rubén, trabajadores muertos por la explosión de una garrafa producto de la desidia del gobierno de Vidal.

Izquierda Web2
Editor en Jefe del portal IzquierdaWeb - Noticias de los trabajadores, las mujeres y la juventud.
Pablo Pérez

El fiscal Emiliano Buscalia, a cargo de la Unidad Federal de Investigación (UFI) N° 5 del departamento de Moreno, citó a indagatoria a Corina de Bonis, docente del CEC n° 41, y a María Fuentes, vicedirectora del CEC n° 801, acusadas de falso testimonio y falsa denuncia. La indagatoria será el próximo 2 de mayo.

Para quien no recuerde, el episodio donde Corina de Bonis fue secuestrada y torturada con un punzón en su estómago, donde los atacantes escribieron “ollas no”, se dió en el marco de la lucha por justicia por Sandra Calamano y Ruben Rodriguez. La vicedirectora y el portero de la Escuela Primaria 41 murieron por la desidia estatal del gobierno provincial que produjo que una garrafa estallara en la escuela asesinando a Sandra y Rubén. Después de este hecho la comunidad educativa de Moreno comenzó una huelga de varias semanas donde, además del cese de actividades, las y los docentes organizaban ollas populares para paliar el hambre de los estudiantes. Corina, hoy acusada por la justicia provincial, formaba parte de esta iniciativa durante el conflicto.

Siete meses después de la muerte de los trabajadores arriba mencionados, no se ha iniciado ninguna obra para mejorar la infraestructura de los centenares de escuelas que se encuentran en situación crítica. En lo que sí ha avanzado el gobierno es en investigar a la víctima del secuestro y tortura para hoy acusarla de falso testimonio.

La acusación por la cual la fiscalía puede pedir entre 1 mes y cuatro años de cárcel se basa en pericias psicológicas según las cuales la denuncia sería falsa porque Corina tiene un “relato estereotipado” de los hechos. Sin embargo, la misma pericia sostiene que las sensaciones que transmite de lo transcurrido son genuinas, al igual que las cicatrices en su cuerpo. Más allá de esto último, los investigadores dejaron en claro que no tienen elementos para determinar qué ocurrió aunque nieguen sin fundamento el relato de la víctima.

Mirá también:  ¿Por qué no sigue el paro docente?

El hecho en sí fue denunciado por Roberto Baradel el 12 de septiembre del año pasado cuando expresó que a Corina la habían subido a un auto cerca de su casa en Moreno y durante el traslado en el que la llevaban encapuchada le escribieron con un elemento cortante la frase “OLLAS NO”.

Hoy, con el crímen contra Ruben y Sandra todavía impune y sin una investigación de lo sucedido con Corina de Bonis, el gobierno y la justicia arremeten contra la víctima y contra la comunidad docente del partido de Moreno que protagonizó una dura lucha por justicia. En un acto profundamente antiobrero, es ahora la justicia que no le dieron a los trabajadores de la escuela explotada, la que va a juzgar a la docente y la vicedirectora.

Print Friendly, PDF & Email

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre