paro general

La India: La huelga más grande del mundo

250 millones de trabajadores se manifestaron por las calles de La India en lo que fue la huelga más grande del mundo. Convocada por más de diez entidades sindicales, organizaciones estudiantiles y campesinas, la medida de fuerza paralizó el transporte, el sistema bancario y el comercio.

Izquierda Web2
Editor en Jefe del portal IzquierdaWeb - Noticias de los trabajadores, las mujeres y la juventud.
Marcel Ling


Entre las exigencias de los huelguistas al gobierno del primer ministro Nasendra Modi se encuentran: El establecimiento de un salario mínimo de 21 mil rupias (17 400 pesos argentinos), cobertura de salud para todos los trabajadores, sistema previsional universal, retrotraer la decisión del gobierno de privatizar las empresas estatales y de explotación de los recursos naturales.

“El gobierno ha fracasado y no ha podido hacer frente a la crisis económica. Al mismo tiempo, está dedicado a privatizar y a vender propiedades del sector público, recursos naturales y otros bienes de la nación. Todo ello perjudica los intereses nacionales y el desarrollo del país”, dice el comunicado de “Centre of India Trade Union”, una de las siglas gremiales convocantes de la huelga.

Por otro lado la huelga general también se solidarizó con la lucha que llevan adelante los ciudadanos musulmanes contra la Nueva Ley de Ciudadanía, en la que otorga la nacionalidad a inmigrantes de países vecinos pero excluye a quienes sean musulmanes. Una ley completamente xenófoba que ha despertado hace meses las continuas movilizaciones de millones de activistas. La represión gubernamental ha dejado el saldo de 25 muertes en los últimos meses.

Salva la constitución, retira la ley de ciudadanía” cantaban en inglés multitudes movilizadas  en Nueva Delhi, alternando con cánticos contra el primer ministro.

El rechazo a las medidas de ajuste y xenófobas llevadas adelante por Modi no para de crecer desde hace meses y no parece que se fuera a detener. La clase obrera india es una de las más grandes del mundo  y se ha puesto de pie.

Mirá también:  Despedidos de Pilkington presentes en el corte de Panamericana

En puntos muy distantes del que es un verdadero subcontinente por su extensión y población, se suceden crecientes enfrentamientos entre huelguistas y manifestantes contra las fuerzas de seguridad del semi fascista Modi.

En Bengala occidental la manifestación bloqueó el movimiento de ferrocarriles, logrando detener el transporte urbano, mientras la policía respondía con una brutal represión. En diversos puntos callejeros hay barricadas de defensa anti policial de autobuses prendidos fuego. En la otra punta del país, en el estado sureño de Kerala, se registraron movilizaciones masivas con una sucesión interminable de banderas rojas. En Andhra Pradesh el gobierno ha recurrido a los arrestos masivos de líderes sindicales y estudiantiles para tratar de parar el crecientemente masivo movimiento.

El gobierno, como es usual en la extrema derecha, ha recurrido también a la represión para estatal. Las patotas de extrema derecha xenófoba se han ensañado particularmente con el centro del movimiento contra la Nueva Ley de Ciudadanía: las universidades.

En Nueva Delhi, los grupos de choque reaccionarios ingresaron por la fuerza a la Universidad Jawaharlal Nehru para golpear estudiantes indefensos con barras de hierro. Un cordón policial observó pasivamente cómo el grupo fascistoide actuaba impunemente, en connivencia evidente con ellos.

Pero en vez de amedrentar a los manifestantes, la represión para estatal sólo logró ampliar los lazos de solidaridad entre quienes se enfrentan a Modi: los huelguistas incorporaron a su pliego de reivindicaciones la exigencia de justicia por los estudiantes golpeados. La huelga general rompe las barreras de los intereses corporativos para asumir como propias banderas de todos los oprimidos, en este caso la minoría musulmán víctima de represión, persecución y xenofobia.

Mirá también:  Antifa: por el rescate y relanzamiento de la lucha antifascista

La huelga ha demostrado ser la forma más efectiva de enfrentar a Modi. Pero las centrales sindicales, vinculadas de una u otra forma al PC y el Partido del Congreso (la oposición del sistema), han hecho de un modus operandi su costumbre de convocar las huelgas más grandes del planeta para después llamar a la vuelta al trabajo. De las masas que se han puestos en movimiento depende el curso del gigante puesto en movimiento.

Print Friendly, PDF & Email

Colaborá con la izquierda


Nuestra actividad se mantiene con el aporte solidario de los trabajadores, las mujeres y la juventud.

Suscribite para que podamos seguirte brindando la mejor información y análisis.

Me quiero suscribir




Recomendadas

Rebelión Antirracista en EEUU

Guerra, política y partido a la luz de la rebelión en EEUU

“La historia no funciona de manera tal que en primer lugar se imponen los cimientos, luego crecen las fuerzas productivas, las relaciones de fuerzas necesarias entre las clases se desarrollan, el proletariado se vuelve revolucionario, y luego todo esto se guarda en la hielera y se preserva mientras procede la preparación de un Partido Comunista, de manera que pueda alistarse mientras las ‘condiciones’ esperan y esperan; y luego, cuando esté listo, pueda arremangarse y comenzar a luchar. No, así no funciona la historia. Para la revolución se req...

Trabajadores

Izquierda Web radio

Las Rojas

Últimas noticias

Izquierda Web

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre