Reforma laboral en cuotas

La estafa del “blanqueo” de Macri y los empresarios

Con el silencio cómplice de la CGT, el oficialismo busca aprobar un proyecto contenido en la reforma laboral. Con él, hacen más fácil “negrear” a los trabajadores. Alrededor del 35% del empleo total es en negro.

Izquierda Web2
Editor en Jefe del portal IzquierdaWeb - Noticias de los trabajadores, las mujeres y la juventud.


Por Tofi Mazú

 

En el día de ayer, martes 9 de abril, el macrismo volvió a someter a discusión el proyecto de “blanqueo” de trabajadores en negro, que había sido presentado por Eduardo Basualdo; esta vez, con algunas reformas. En esto último se apoyaron los dirigentes sindicales para explicar por qué decidieron finalmente no asistir al plenario de comisiones tras el cual el proyecto se pondría sobre tablas. Se ve que la burocracia sindical se está “haciendo la dura”, porque el propio Macri se encargó de negociar un soborno a los dirigentes de nada más ni nada menos ni nada más que 13 000 millones de dólares, que serían destinados supuestamente al Fondo Solidario de Redistribución, a cambio de que apoyaran el proyecto. Pero el “faltazo” del que todos los diarios hablan es otro típico show de la CGT, que en verdad no ha hecho otra cosa que allanarle el camino a Macri, servirle de muletas y hacer todo tipo de misas y ningún paro general para que no se caiga del sillón de Rivadavia.

 

Un blanqueo para salvar a la patronal

Bajo el camuflaje de una ley contra el empleo en negro es, en verdad, parte de un conjunto de medidas que integran la reforma laboral que pretende aplicar Macri, con la receta del FMI. El oficialismo, si no puede implementar la reforma en bloque, busca entonces aprobarla en pedazos, mientras el empresariado la aplica por lugar de trabajo. El proyecto de “blanqueo” es directamente patronal y nace, entre otras cosas, para intentar frenar la cantidad de denuncias ante la Justicia contra empresarios “negreros”.

Mirá también:  Plenario del Sindicalismo Combativo en Córdoba

Primero que nada, el proyecto estipula que si un patrón “regulariza las relaciones laborales” con sus empleados, entonces será exento de pagar el 100% de la deuda por capital, intereses, multas y punitorios. Pero, mientras tanto, al trabajador recientemente “blanqueado” no se le restituirá lo que le corresponde por esos años. Mientras el empleador simplemente se ve obligado a cumplir con la ley, sin hacerse cargo de haber mantenido en la precarización e informalidad a sus empleados; el trabajador sólo percibirá hasta 5 años de aportes, sin importar el hecho de que puede haber estado “en negro” muchos más años. Para los empresarios, todos los perdones. Para los trabajadores, la explotación pura y dura.

A modo de indemnización por haberlos mantenido en la informalidad, a los trabajadores se les pagará el 25% del salario mínimo, por mes vivido en la informalidad (la vergonzante suma de 3000 pesos más por mes). Esto es un retroceso respecto a la ley vigente, que estipula que dicha indemnización debe ser el triple del mejor salario que haya cobrado el empleado.

 

 

La trampa de la AgNET

En la jornada de ayer también se debía tratar la puesta en pie de la Agencia de Evaluación de Nuevas Tecnologías, la AgNET. Y ahí cobra su importancia el asunto de los 13 000 millones de dólares. Este proyecto busca también salvar a los empresarios, en particular a las que lucran con la salud, para revertir las demandas por servicios no prestados. Es por eso que la burocracia sindical está tan interesada en esta cuestión y el macrismo lo usa como medio de negociación, pagando una parte de la deuda que el Estado tiene con las entidades que regulan la relación con las prestadoras de coberturas médicas.

Mirá también:  La lucha por los 122 es la lucha por todos los trabajadores y por la salud pública!

Mientras el gobierno lanza estos proyectos pro – patronales y utiliza la salud de los trabajadores como medio de negociación, la burocracia sindical se mantiene firme en una sola cosa: no hacer ningún paro general y tratar de contener la bronca por el deterioro de las condiciones de vida de la clase obrera. Daer y sus aliados, como buenos felpudos de Macri, eligen seguir negociando a espaldas de las y los trabajadores, para sostener a este gobierno fracasado hasta octubre.

 

 

 

Print Friendly, PDF & Email

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre