fallecimiento de Robero Ruiz

La desidia patronal mata a un obrero en Ecocarnes

Las pésimas condiciones de trabajo e insalubridad se cobran una nueva vida obrera: la del compañero Roberto Ruiz. Los obreros de Ecocarnes reunidos en asamblea definieron la paralización de la fábrica para exigir justicia por su compañero.

Izquierda Web2
Editor en Jefe del portal IzquierdaWeb - Noticias de los trabajadores, las mujeres y la juventud.


El viernes pasado, un grupo de trabajadores de Ecocarnes fue alcanzado por amoníaco cuando intentaban soldar un conducto dañado que transportaba el líquido. Las pésimas condiciones de trabajo e insalubridad se cobran una nueva vida obrera.

Los trabajadores hospitalizados son seis en total y todos corrieron riesgo de perder la vida como el compañero Ruiz.

Manuela Castañeira, que estuvo acompañando la lucha de los trabajadores de esta fábrica contra los ataques de la burocracia sindical, se expresó:

“Un derrame de amoníaco en Ecocarnes causado por la desidia de la patronal provocó la muerte de Roberto Ruiz y dejó afectados a otros 5 trabajadores. Toda nuestra solidaridad con sus familiares y amigos.

Estos ‘accidentes’ podrían evitarse si se dejara de pensar solo en las ganancias y se invirtiera lo necesario en seguridad. Apoyamos toda medida que tome la Comisión Interna de Ecocarnes para que los responsables de esta tragedia obrera vayan presos y para que se indemnice a las familias.”

Para los economistas que hablan de “costos laborales”, para los periodistas que machacan con “la industria de los juicios”, para los empresarios que nos presentan a los trabajadores como una “mafia” que pone palos en la rueda a los pobres empresarios, Roberto Ruiz es un número más. Ahora suma a la estadística de las muertes de trabajadores en accidentes evitables. Peor aún, sería uno de los responsables de la actual situación económica.

Según el Ministerio de Empleo y Seguridad Social, hubo en 2017 un total de 618 muertes por crímenes de clase de este tipo. Siguiendo con los fríos números que son poco más que una terrible sumatoria de tragedias, más de 500 mil accidentes es el total registrado ese año que inhabilitaron a seguir trabajando a su víctima; arriba de 600 mil en total. Fueron también más de 600 los que no pudieron seguir cumpliendo funciones. Pero esta triste estadística no toma en cuenta más que a los trabajadores registrados. Como es sabido, quienes trabajan en negro hacen las labores más riesgosas y peor pagas. Una de las ramas de mayor siniestralidad, la de la construcción, es a la vez una de las que mayor cantidad de mano de obra en negro tiene. En total, son cuatro millones y medio los trabajadores que no entran en estos números.

Mirá también:  Alberto Fantini: un sindicalista bien PRO patronal

Pero los medios, los empresarios y sus abogados políticos y sus economistas en sus cómodos puestos y con sus cómodos y elegantes trajes nos siguen hablando de que los “costos laborales” son muy altos. La reforma laboral busca precisamente hacer más baratos los accidentes para los patrones, que no pierdan tanto dinero porque un trabajador perdió un dedo, una pierna, un ojo y la vida misma. Se ahorran dinero con las medidas de seguridad, se lo ahorran con el mantenimiento de las máquinas y herramientas de trabajo… consecuentemente con eso, no tendrían por qué perder dinero por las consecuencias de su propia e insaciable sed de ganancias. No podemos más que manifestar nuestra más sincera repugnancia por los patrones y sus mercenarios a sueldo en los juzgados, los diarios, la televisión y el gobierno.

“Me matan si trabajo y si no trabajo me matan”, dijo un famoso artista de izquierda en los 70’. Esa sigue siendo la realidad de millones de trabajadores, que ponen la vida para la ganancia de unos pocos mientras esos pocos lloran en todos los rincones por los “riesgos” de su capital. El Estado les extiende su pañuelo a esas pobres víctimas de la voracidad de los trabajadores mientras prepara reformas laborales para satisfacer sus reclamos. Por supuesto, las consecuencias de ésta no podrán ser más que un empeoramiento brutal de los números de obreros accidentados, mientras mejoran los de la cotización de la bolsa, del dólar y de las ganancias empresarias. Porque hay estadísticas que importan y estadísticas que no.

No son accidentes, son crímenes de clase. Y los principales delincuentes no viven en las villas, están en los barrios privados, usando saco y corbata.

Mirá también:  Cómplices

Comunicado de la Corriente sindical 18 de Diciembre

Sus ganancias, nuestras vidas
Paro total en Ecocarnes por asesinato laboral

El año nuevo arrancó con la dura noticia de la muerte de Roberto Ruiz, quien venía peleando por su vida desde el viernes 26 de diciembre luego de inhalar amoníaco mientras intentaba reparar una pérdida. En los mismos hechos resultaron afectados otros cuatro trabajadores. Toda nuestra solidaridad con sus familiares, compañeros de trabajo y amigos.

Este jueves 2, los trabajadores se reunieron en asamblea donde definieron el paro total del frigorífico y nuevas asambleas hasta tanto la patronal garantice las condiciones de seguridad laboral necesarias y haya justicia por Roberto.

Desde la Corriente Sindical 18 de Diciembre, apoyamos las medidas resueltas y seguiremos acompañando la lucha de los trabajadores contra la desidia asesina de la patronal que no duda en ahorrarse unos mangos en el mantenimiento de las instalaciones a costa de nuestras vidas.

Lo de Ecocarnes, lamentablemente, no es un hecho aislado. En el último tiempo, venimos siendo testigos de hechos similares en Fate o Fadete, por nombrar algunos ejemplos de la zona norte. Se hace cada vez más necesario que los trabajadores tomemos en nuestras manos el control de las condiciones de seguridad laboral, porque no va a venir ni de la mano de los empresarios ni de las ART la tranquilidad de trabajar en condiciones que no expongan nuestras vidas.

¡Todo el apoyo a los trabajadores de ECOCARNES!
¡Control obrero sobre la seguridad e higiene laboral!
¡Justicia ya por Roberto Ruiz!

Print Friendly, PDF & Email

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre