Que sea activo y de 36 horas

La CGT se despertó de su siesta: Paro general el 29 de mayo

No habrá acto, ni movilización, ni oradores, ni documento. Nada. Es evidente que temen al acosador fantasma del “ponele fecha” del 7 de marzo del 2017. Hay que hacerlo activo e imponer un paro de 36 horas.

Redaccion
Equipo de redacción del portal IzquierdaWeb.


La realidad amerita mucho más. Las cifras de la creciente crisis social son cada vez más alarmantes. 32% de pobreza, decenas de miles de nuevos desocupados, un dólar que no para de subir y realidad creciente de desgobierno económico que amenaza minuto a minuto con llevar al abismo a miles de trabajadores más. Mientras tanto, la CGT durmió la siesta durante meses para despertarse con la idea de que lo mejor era  levantarse para defender… a los empresarios. Ese fue el formato de la última movilización convocada por los traidores el pasado 4 de abril.

No habrá acto, ni movilización, ni oradores, ni documento. Nada. Es evidente que temen al acosador fantasma del “ponele fecha” del 7 de marzo del 2017. Por eso precisamente tampoco habrá atril. Suponemos que no tienen deseos de que se repita algo similar a su venta por internet como recuerdo de ese evento de rabia obrera contra sus “dirigentes”.

La cúpula cegetista está enteramente comprometida con proceder a un armado electoral de los empresarios que les dé un margen aún mayor para seguir entregando a los trabajadores a los empresarios y el gobierno de turno. Con esta convocatoria intentan, por un lado, buscar su propio lugar en el futuro armado del PJ; por el otro, descomprimir la bronca que se siente en cada lugar de trabajo.

La política de la CGT fue durante todos estos años de gobierno de Cambiemos dejar hacer y deshacer a Macri para que el peronismo gobierne sobre las cenizas. En el camino hicieron jugosos acuerdos con el gobierno: hubo este año 32 mil millones de pesos de fondos asignadas a ellos por Macri. Mientras tanto, exigen al gobierno que se le ponga un freno a las denuncias a las obras sociales… ¿Quién denuncia a las obras sociales? Quien más que los propios trabajadores estafados por estos burócratas inescrupulosos enriquecidos a costa de los trabajadores sindicalizados. Es decir, los Daer y compañía exigen a Macri que los defienda… de sus propios afiliados.

Mirá también:  Olé, olé, que el feminismo dirija la CGT

Lograron durante todo este tiempo sumir en la frustración a millones para que así la salida electoral sea, en apariencia, la única viable. Pero si los trabajadores no imponen su agenda, cualquier candidato ganador será uno del FMI (aunque negocie y re negocie mil veces el acuerdo) y la agenda de los de abajo será eclipsada por el ajuste y la crisis. Y no está de más olvidarse que la “alternativa de unidad” que eventualmente armará el peronismo, tendrá a estos traidores en sus filas.

Print Friendly, PDF & Email

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre