Represión de gendarmería

Justicia por Facundo Scalzo

La gendarmería lo asesinó disparándole por la espalda cuando iba hacia su casa en el barrio Rivadavia (CABA) junto a un amigo. Su familia lo esperaba, pero nunca llegó.

Luz Licht
Redacción Izquierda Web.


Los resultados de la autopsia de las últimas horas echan por tierra el intento de presentar el asesinato de Facundo Scalzo como un “enfrentamiento”. Facundo, un joven de 20 años iba camino a su casa,en el Barrio Rivadavia II del Bajo Flores, junto a un amigo en la tarde del miércoles pasado. Allí se toparon en el camino con el grupo de agentes de Gendarmería Nacional que comenzaron a los tiros. Al correr para resguardarse, Facundo fue alcanzado por cuatro disparos de balas de plomo, de los cuales dos impactaron en sus brazos y dos en su espalda, según confirma la autopsia.

El cuerpo de Facundo quedo allí tendido, para alejar a los vecinos y testigos que intentaban socorrerlo, los gendarmes dispararon al aire y rodearon al joven, golpeando a quienes intentaran acercarse. Incluso la pegaron bastonazos y patadas a Andrea, la madre de Facundo, a quien ni siquiera dejaron subir a la ambulancia del SAME (después de que tardara 50 minutos en llegar) para acompañar a su hijo.

Una vez llegado al Hospital Piñeiro, estando rodeada de decenas de gendarmes, comunicaron el fallecimiento a su mamá. El calvario estuvo lejos de terminar allí. Los medios de comunicación masivos reprodujeron la versión distorsionada de los hechos que informó gendarmería. Facundo se convirtió en un narco, un ladrón, justificando así su asesinado en el contexto de un “tiroteo”. Incluso llegaron a plantarle un arma, que se confirmó tras las pericias no había sido disparada ni pertenecía a los jóvenes.

La causa hoy se tramita en el Juzgado Criminal y Correccional 55, a cargo de la jueza Alejandra Allaud. En un comienzo los tres agentes, Juan Pablo Ruiz, Jorge Luis Pérez y Diego Arturo Rocha, fueron detenidos.  Sin embargo, los dos primeros, Ruiz y Pérez, luego de pagar una fianza de cien mil pesos, quedaron en libertad este lunes (22). Rocha continua preso, tras ser señalado como el autor de los disparos, y se le fijo prisión preventiva bajo la caratula de “homicidio calificado”.

Mirá también:  Huelga general: Un millón en las calles de Francia

Más allá de las especulaciones, las responsabilidades en el hecho continúan bajo investigación. Pero la impunidad que les otorgan las instituciones de estado, ya les permite pagar para esperar el proceso en libertad a dos de los responsables. En lo que va de esta última semana los casos de violencia institucional y gatillo fácil continúan replicándose.

Este caso no es una excepción, sigue confirmando la regla de una conducta sistemática de violencia de la policía y las fuerzas represivas contra las y los jóvenes de los barrios de trabajadores y populares en todo el país. Esta situación no hizo más que agudizarse por el rol de las fuerzas represivas y las tareas tomadas tras la pandemia. Lejos de tomar nota de la situación, el presidente Alberto Fernández se deshace en elogios a las fuerzas represivas cada vez que puede.

La vida de las y los pibes de los barrios populares y de trabajadores también importa. Para Facundo tiene que haber justicia. No puede seguir habiendo impunidad para los asesinos de uniforme, tal como decía Andrea, en una entrevista radial, en el programa “Hasta que vuelvan los abrazos”[1]:

«(…) Hoy a mi hijo no lo tengo por culpa de estos hijos de puta. Que se piensan que porque tienen uniforme pueden más. Porque vivimos en un barrio humilde se piensan que pueden más que nosotros, que somos todos negros, que somos todos villeros, que andamos todos en la misma. Y yo no ando en la misma con nadie. Yo trabajo. Yo trabajo y a mis hijos los tengo bien. Y voy a limpiar el nombre de mi hijo para que se deje de hablar lo que se habla. No voy a parar hasta hacer justicia por mi hijo.

Mirá también:  Represión: 8 choferes de Córdoba detenidos por manifestarse

(…) Y yo lo único que no quiero es que esto quede en la nada. Porque así como mi hijo hay un montón de chicos y hay un montón de madres que están en la misma situación que yo. Y yo no quiero que pase más nadie esto (…)».

En el marco de esa misma entrevista, la madre de Facundo señalo que a través de las redes sociales y cuentas de Gendarmería ella y su hijo son estigmatizados y agredidos con comentarios discriminatorios y violentos. Tal conducta no sorprende, si tenemos en cuenta que hablamos de los mismos asesinos de Santiago Maldonado.

[1]http://www.laretaguardia.com.ar/2020/06/que-todos-los-policias-paguen-por-los.html

Print Friendly, PDF & Email

Colaborá con la izquierda


Nuestra actividad se mantiene con el aporte solidario de los trabajadores, las mujeres y la juventud.

Suscribite para que podamos seguirte brindando la mejor información y análisis.

Me quiero suscribir




Recomendadas

Rebelión Antirracista en EEUU

Guerra, política y partido a la luz de la rebelión en EEUU

“La historia no funciona de manera tal que en primer lugar se imponen los cimientos, luego crecen las fuerzas productivas, las relaciones de fuerzas necesarias entre las clases se desarrollan, el proletariado se vuelve revolucionario, y luego todo esto se guarda en la hielera y se preserva mientras procede la preparación de un Partido Comunista, de manera que pueda alistarse mientras las ‘condiciones’ esperan y esperan; y luego, cuando esté listo, pueda arremangarse y comenzar a luchar. No, así no funciona la historia. Para la revolución se req...

Trabajadores

Las Rojas

Últimas noticias

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre