Justicia patriarcal | Exigimos libertad para Soledad

Izquierda Web2
Editor en Jefe del portal IzquierdaWeb - Noticias de los trabajadores, las mujeres y la juventud.


Durante el pasado fin de semana se dio a conocer a situación que atraviesa Soledad, quien se encuentra en una arbitraria prisión preventiva desde hace un mes en la Comisaría 2da de Berazategui, a disposición del Juez Damián Vendola del Juzgado de Garantías Nro.4 tras haber defendido a su hija de una violación por parte de quien fuera su agresor y pareja.

Tal como en el caso de Higui o de las Hermanas Jara, se trata una vez más de la justicia patriarcal mostrando su peor cara: la criminalización como respuesta  a cualquier mujer que no tolere pacientemente la violencia a la que sufre; la respuesta de cárcel a la mujer que se aparte del rol de sumisión que el patriarcado forzosamente le asigna.

Desde las Rojas exigimos que Soledad espere su juicio en libertad, garantía que posee en los marcos de esta justicia patriarcal pues desde el primer momento se sometió a derecho, y exigiremos consecuentemente su absolución por entender, en conjunto con otras organizaciones de derechos humanos y colectivos feministas que se trata de un caso de legítima defensa.

Reproducimos el comunicado de difusión del caso:

“Una mujer está en prisión por defender a su hija de ser violada por su pareja.

Soledad está presa desde el domingo 2 de septiembre de 2018 por haber  defendido a su hija de 14 años de ser abusada sexualmente por su padrastro.

Luego de nueve meses de violaciones sistemáticas intramaritales y de amenazas de abuso y acoso explícito a su hija, Soledad la defendió cuando su marido intentó violarla dentro de un auto en el que se encontraban lxs tres, ahorcando a su pareja con el cordón de su campera. Acto seguido, se entregó a la comisaría 4ta de Berazategui.

Mirá también:  Crisis en la Iglesia Católica chilena

Hoy se encuentra a la espera de que el Juez Damián Vendola resuelva si confirma su prisión preventiva, tal como lo pidió el Fiscal Carlos Riera. El juez definiría esta situación entre el lunes 1 de octubre y martes 2 de octubre de 2018.

Lo vivido por Soledad es un caso de legítima defensa de terceros establecido en el código penal. Se dan todos los requisitos que exige el artículo 34: defendió a su hija de un ataque contra su integridad sexual. Ese ataque de su pareja hacia la niña era una agresión  ilegítima, no provocada por Soledad; y la defensa fue racionalmente necesaria, porque  Soledad estaba dentro de un auto con su hija y el agresor, cuando este intentó violar a la adolescente (quien además no podía escapar por sus propios medios porque tenía un pie enyesado y no podía correr). En la desesperación y utilizando, no sólo un medio de defensa racional sino, el único medio a su alcance con la intención repeler la agresión, Soledad se arrancó el cordón de la capucha de su campera y ahorcó a su marido. Soledad sólo pensó en defender a su hija de la violación, no en matar a su pareja.

A Soledad –como a la mayoría de las mujeres que se defienden– se le exige otras respuestas mágicas, hipotéticas y fuera de su alcance, como bajarse del auto y que su hija también se bajara y escapar de su pareja, a quien, sin dudas, seguirían viendo y quien las había amenazado con matarlas.

Llama la atención que si bien el código penal presume que “cualquier persona que mata a alguien que ingresa a su propiedad por la noche” actúa en legítima defensa, no presume lo mismo de una mujer que se defiende en un contexto de violencia machista o que defiende a su hija de un violador. En esos casos el  Código penal habilita a generar “cualquier daño” (y esas son las palabras textuales) a quien ingresa al domicilio por la noche sin consentimiento del dueño. Sin embargo, pareciera no habilitar a una mujer a defenderse o a defender a su hija de un ataque contra su integridad sexual.

Mirá también:  Mar del Plata | Absuelven a los femicidas de Lucía Pérez

Las feministas seguimos denunciando lo problemático que resulta que la interpretación de estos hechos esté en manos de fiscales y jueces, en su mayoría hombres, que resuelven los casos sin perspectiva de género, y nos declaramos en estado de alerta y movilización ante este caso que nos duele y nos conmueve.

Frente a estos hechos desde Limando Rejas, Chana, Aquelarre y UEPLAS (colectivos pertenecientes a FUTURA) estamos elaborando una presentación judicial para acompañar en el marco de la causa penal donde se investigan los hechos. Llamamos a todas las organizaciones y organismos de Derechos Humanos a sumarse al pedido de sobreseimiento y libertad inmediata de Soledad.

Esta es una nueva injusticia de la justicia patriarcal.

Exigimos la inmediata libertad de Soledad, presa por defender a su hija.

Basta de encubrir violaciones.

Basta de criminalizar a las mujeres por defenderse.”

 

Print Friendly, PDF & Email

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre