Izquierda Web2
Editor en Jefe del portal IzquierdaWeb - Noticias de los trabajadores, las mujeres y la juventud.

El día de hoy, 14 de marzo, se cumple un año del brutal asesinato de la Concejal por el PSOL en Río de Janeiro, Marielle Franco, defensora de los derechos humanos, negra, feminista, lesbiana y originaria de las favelas de Río de Janeiro, y de su chofer Anderson Gomes. Marielle fue la quinta concejal más votada de Río en las elecciones del 2016 y constantemente llevaba la voz del pueblo negro y de las mujeres a la Cámara Municipal, denunciando la violencia policial en las periferias cariocas.

La activista fue asesinada por los tiros provenientes de un coche que la siguió durante cuatro kilómetros hasta una calle más solitaria del barrio Estácio, donde los asesinos abrieron fuego. Desde ese momento se ha mantenido la hipótesis de ser un crimen político, una acción que tiene todas las características de una ejecución.

 

¿Cuáles eran las principales luchas de Marielle Franco?

Marielle había emprendido un camino de lucha por los derechos humanos, contra el autoritarismo estatal y el narcotráfico, y en defensa de los derechos de las mujeres y de la población afrodescendiente. En las elecciones municipales de 2016, Franco había obtenido el quinto lugar con unos 46.000 votos, habiendo sido electa, de esta manera, Concejala.

Fue coordinadora de la Comisión de Derechos Humanos de la Alerj (Asamblea Legislativa del Estado de Río de Janeiro) entre 2013 y 2016. Como Concejala, presentó casi 20 proyectos de ley. Uno de los aprobados, fue la ley para crear más casas de parto para mejorar la atención de madres y recién nacidos. Entre el resto, destacan una campaña permanente contra el acoso y violencia sexual, un estudio con datos de la violencia de género en la ciudad de Río de Janeiro, asistencia gratuita para reformar casas de familias de renta baja o la inclusión de un día de lucha contra la homofobia, día de la Mujer Negra, un día contra la prisión de la juventud negra y otro de la visibilidad lésbica.

Defensora de los derechos de las mujeres y de la población LGBTI+ con el objetivo de “legislar para los más subrepresentados”. Durante la manifestación de noviembre de 2017 contra el proyecto de ley de modificación de la Constitución para prohibir integralmente el aborto, inclusive en situaciones de violación, Marielle Franco declaró en una entrevista, que esta  propuesta representaba un retroceso en la vida de las mujeres, principalmente para las negras, más vulnerables a ser violadas y más expuestas al aborto clandestino.

Mirá también:  CFK, neoliberalismo y... ¿un (nuevo) fin de las ideologías?

El 10 de marzo del 2018, Franco denunció en redes sociales la violencia de la intervención de la Policía Militar en algunas favelas de la ciudad. Horas antes de su asesinato, se encontraba en una actividad en Lapa que tenía por objetivo reunir a las mujeres negras para discutir su resistencia a la intervención militar y al racismo.

 

A un año del asesinato, detienen a dos policías en Brasil: Todo apunta a Balsonaro

Las pruebas e hipótesis que se han tenido del asesinato de Marielle y Anderson tienden a señalar grupos paramilitares vinculados con la policía. Las balas usadas para este acto brutal eran del equipamiento policial.  El día martes 12 de marzo del 2019, se realiza la detención de los acusados de ser los autores materiales del hecho: el sargento retirado de la Policía Militar (PM) Ronnie Lessa, de 48 años, fue el autor de los trece disparos, y Elcio Vieira de Queiroz, de 46 y expulsado de la PM, conducía el vehículo desde el que atacaron a Franco, según información de la fiscalía.

Ante esto, queda aún por conocer quién fue el autor intelectual del asesinato y el motivo, la detención de los supuestos autores materiales podría revelar la implicación de la policía de Río de Janeiro, como dato importante se tiene la información de que los presos ya habían sido informados por alguien de la policía sobre los mandos de prisión y estaban tratando de escapar. También, el delegado encargado de las investigaciones intentó poner como hipótesis probable de que el asesinato sería un crimen de odio y no un asesinato político, con un grupo político interesado en eliminar a Marielle.

Un hecho que llama la atención es que uno de los acusados vive justo  en el mismo sector habitacional donde vive el presidente Jair Bolsonaro, y que  uno de los hijos del presidente Bolsonaro era novio de una hija de uno de los detenidos.

Mirá también:  Debate en Europa sobre el movimiento de mujeres | Mirá nuestra intervención

Existen una variedad de hechos que relacionan la familia Bolsonaro con las milicias, como lo fue revelado hace unas semanas, Flávio Bolsonaro, entonces diputado estadual, empleaba en su gabinete familiares directos del miliciano Adriano Nóbrega, del grupo Oficina del Crimen, grupo paramilitar mafioso que controla buena parte de la zona oeste de Río, donde funciona casi un Estado paralelo.    La madre de Nóbrega Raimunda Veras Magalhães, y su esposa, Danielle Mendonça, fueron asesoras de la banca en Río de Flávio Bolsonaro, hijo del presidente. Nóbrega, hoy prófugo, tenía su propia representación legislativa a través de Bolsonaro.

Además, Flávio Bolsonaro les hizo un homenaje oficial en la Asamblea Legislativa a Nóbrega y Alves por sus méritos combatiendo el crimen. Hoy son los claros responsables de un asesinato político y muchos más de índole criminal común, jefes de grandes grupos del crimen organizado de Río.

 

¡Justicia para Marielle Franco!

Desde Las Rojas repudiamos el asesinato de Marielle Franco, un crimen político. Creemos que es un paso importante la detención de los autores materiales del hecho, sin embargo, consideramos que es necesario seguir hasta que se haga total justicia, deteniendo al autor o los autores intelectuales.

Por los hechos mencionados anteriormente, se requiere que se haga el debido proceso de investigación para hacerle justicia a Marielle Franco. Es necesario reforzar los procesos investigativos y no concluir con solo la detención de los autores materiales, y que el parlamento federal insta a una comisión de investigación que agilice el poder de las milicias paramilitares en los palacios, que claramente interfieren en la política.

Además, es de gran importancia seguir en las calles para combatir a ese gobierno reaccionario y corrupto, para exigir justicia para Marielle y defender los derechos de las mujeres, la población LGBTI+ y afrodescendiente. A este llamado nos sumamos Las Rojas desde todos los países donde nos ubicamos para impulsar desde el movimiento de mujeres la lucha contra los gobiernos reaccionarios y misóginos, así como contra sus políticas de ajuste y de ataques a los derechos democráticos.

 

Print Friendly, PDF & Email

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre