Héctor ‘Chino’ Heberling: “La lucha de la clase obrera es histórica y no se acaba con 100 días de acampe”

Este miércoles 24 de Abril, la lucha por la reincorporación de los trabajadores despedidos de Pilkington cumplió 100 días, con un acampe heróico frente a la fábrica que lleva más de tres meses, soportando duras condiciones y los aprietes de la patronal y la burocracia del vidrio.

Reproducimos a continuación la intervención de Héctor ‘Chino’ Heberling, dirigente de la Corriente Sindical 18 de Diciembre y del Nuevo MAS en el acto por los 100 días de lucha frente a la fábrica:

Buenas tardes compañeras y compañeros. Yo no diría que es un acto, sino más bien es una reunión de todas y todos los que bancamos esta gran lucha de la Pilkington, y hay que hacer un balance, que va a ser algo reflexivo. El conflicto se da en un momento, que todos ustedes saben, en donde estos últimos meses hubo pocas luchas, los despidos cayeron en medio del verano, las vacaciones, las vacaciones de todos, en un marco en el que la burocracia y la gente que no era despedida no luchaba, se iba a la casa.

Entonces cuando ya empezaron los rumores de los telegramas empezaron las conversaciones, con Robert vacacionando muy lejos de la Argentina, y ya el fin de semana anterior hubo una reunión donde nos encontramos con que había algunos que no querían luchar. Pero fue la voluntad, la decisión y la claridad, no solamente el empuje de los compañeros que querían seguir peleando por su puesto de trabajo, sino el empuje del partido que dijo “hay que plantar bandera en la Pilkington, hay que darle un mensaje a todos los trabajadores de que hay que luchar contra los despidos y no irse a la casa”.

Porque este partido juvenil, con los que hoy están acá y el resto que está militando en el resto del país, en las otras regionales, viene y está acá para empezar a levantar esa tradición del clasismo que está olvidada, que es que hay que pelear a brazo partido contra los patrones sea en la circunstancia que sea. Esa tradición de lucha, democrática, solidaria, con fuerza, con empuje, es el corazón de la Corriente 18 de Diciembre, que tiene ese nombre porque fue el día en que parte de la clase trabajadora, esa vanguardia, luchó contra el gobierno por una reivindicación muy sentida, que era contra la reforma laboral y previsional. Por eso le pusimos ese nombre y por eso con ese discurso, con esa propaganda hemos ido a la gran cantidad de conflictos que se han desarrollado desde hace un año y pico.

Y también tenemos otra tradición, que tiene que ver con reivindicar la tradición de izquierda, pero la de la izquierda revolucionaria, la izquierda honesta, por eso hemos ido a todos los conflictos aunque no tengamos ningún conocido, hemos ido a apoyar a los mineros de Río Turbio, con los que hemos quedado amigos, nos jugamos con todo porque era una lucha obrera justa y ahí está el partido firme para apoyarlos y encarar esas reivindicaciones. Esa misma orientación es la que llevamos acá en la Pilikington, por eso han sido gran ejemplo, no solamente para todos los trabajadores en general, para la vanguardia en particular y para la izquierda más en particular, porque no hacen lo que hacemos nosotros, ellos se van a sus casas.

Son 100 días compañeros, no hay ningún conflicto hace varios años acá en Argentina que dure 100 días. Y eso lo hicimos sobre la base de estos tres grandes compañeros, obreros de pura cepa, que le vale un gran ejemplo al resto de los trabajadores. Sabemos que es muy difícil poner la cara, poner el cuerpo y jugarse, pero ahí tenemos a nuestros compañeros. Y este partido tiene que estar orgulloso de ellos. Porque son la forja de un nuevo movimiento obrero, el movimiento obrero revolucionario que empuja a este partido, que lucha contra la burocracia, contra la patronal, contra este gobierno y contra viento y marea.

Ese es el ejemplo que hemos intentado llevar a otros lados y ya tenemos en nuestro haber esa experiencia. Todos ustedes que han estado acá durmiendo en el acampe, y han ido a los cortes, se han empujado con la policía, han volanteado y han hecho fondo de lucha, esa experiencia, esa militancia cotidiana y diaria que es una educación, por eso estamos acá compañeros, porque parte de la lucha es una educación para el partido, para la militancia, para forjar los militantes que llevemos la revolución a todos los confines de este país. Porque como bien dijeron los compañeros, esta es una lucha más, pero la lucha de la clase obrera es histórica y no se acaba con 100 días de acampe, se acaba el día que luchemos y hagamos la revolución en la Argentina.

Esa orientación, ese camino se hace todos los días y es grandísimo que estos compañeros puedan seguir continuando y explicándole, obrero por obrero, activista por activista, conflicto por conflicto, esta experiencia, porque evidentemente es completamente distinta a la que vive el resto de la clase obrera. Y eso es lo más importante compañeros, sentar bases firmes, claras, de cómo hay que actuar en la militancia obrero revolucionaria.

Esto compañeros, tiene una tarea ahora, que no solamente tiene que ver con seguir uniendo a la Pilkington para dar vuelta la tortilla, será parte de una gran pelea general, porque evidentemente no se gana en un solo lado, se gana cuando hay un ascenso del movimiento obrero. Eso puede estar mañana o pasado, pero hay que trabajarlo en organización, en ganar más compañeros, más juventud, más compañeras del movimiento de mujeres, porque va a haber una unidad, una unidad de todos los sectores oprimidos y explotados, a eso es a donde apunta el partido.

Hay que revindicar a la zona norte, que se ha jugado el todo por el todo, es la zona obrera, donde el partido tiene puestas muchas fichas porque es el movimiento obrero industrial, tenemos compañeros en muchas fábricas, donde trabajamos constantemente, ahí está el compañero de Fate, que viene de algunos golpes, pero también es un ejemplo de este partido, como de esos golpes se han levantado y siguen batallando en esa fábrica Fate de la zona norte.

Esa es la tradición que quiere de alguna manera forjar este partido, y lo estamos logrando, con mucho esfuerzo, pero lo estamos logrando. Esta juventud, que en otra época otro partido decía “la juventud maravillosa”, ésta es la juventud maravillosa, la que se compromete con la lucha de la clase obrera, para forjar esa unidad obrero estudiantil. Porque ellos saben también que la liberación y el mejoramiento de los estudiantes va a ser parte de una lucha general.

Esa juventud ha dado signos de madurez, aunque sean todos muy chicos, han dado signos de fortaleza, de que el compromiso es real, es de corazón, viene desde adentro, y esa amistad, ese compañerismo, esa fraternidad no se logra solamente en los libros o leyendo, se logra en los hechos, estando en el acampe, comiendo un guiso, volanteando o estando en el corte, esa es la unidad, forjar duramente la militancia, porque las luchas van a ser más duras, más difíciles y en eso estamos, desde la dirección, más que seguros, de que vamos a estar a la altura de las circunstancias. Porque este partido se la banca, ¡y vamos para adelante compañeros!”

Print Friendly, PDF & Email

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre