Un aporte a la lucha de los vecinos

Hay que poner a Guernica a la ofensiva

Desde el pasado 15 de octubre rige la orden de desalojo, hasta el viernes 30 inclusive. Esta vez el gobierno de Kicillof, en complicidad con la justicia provincial, ha optado por no suspender la amenaza de echar a las familias de Guernica con la fuerza policial, y en el marco de esa amenaza permanente, fuerza a una negociación bajo sus propios términos poniendo el conflicto a la defensiva.

Juan Cañumil y Maxi Tasán

toma de guernica

Recientemente escribimos que la lucha que llevamos adelante en Guernica debe partir de dos ejes fundamentales:a) que son los vecinos los que en asamblea deben decidir soberanamente los pasos a seguir y no cualquier otra instancia; b) que la lucha debe ser por conquistar el predio de Guernica con todo lo que significa esta experiencia de lazos entre vecinos rechazando el desalojo y dando un ejemplo que cuestione la idea del gobierno de Alberto Fernández, Kicillof y Larroque de que la propiedad privada está por encima de las necesidades sociales.

En este caso queremos hacer un aporte a la estrategia para la conquista definitiva de las tierras recuperadas de Guernica para los vecinos, que hace 3 meses luchan incansablemente por un terreno para vivir.

La suspensión en dos ocasiones del desalojo, aunque parcialmente, fue un triunfo de los vecinos. Sin embargo, hoy la situación ha cambiado. Desde el pasado 15 de octubre rige la orden de desalojo, hasta el viernes 30 inclusive. Esta vez el gobierno de Kicillof, en complicidad con la justicia provincial, ha optado por no suspender la amenaza de echar a las familias de Guernica con la fuerza policial, y en el marco de esa amenaza permanente, fuerza a una negociación bajo sus propios términos poniendo el conflicto a la defensiva.

Una negociación a “punta de pistola” cuyo resultado ha sido una provocación absoluta: el ofrecimiento de dos hectáreas y media de tierra para 78 familias, y “centros transitorios” (bastante parecidos a campos de refugiados, diríamos) para unas 130 familias. El gobierno a la vez que amenaza con usar la fuerza policial para desalojar un terreno abandonado que no tiene dueño, tuvo la caradurez de hacer una propuesta que supone que en Guernica no hay miles de familias sino sólo 250. Pero además de esto pretende mandar a la gente a campos de refugiados como si las y los vecinos fueran ciudadanos de última categoría, gente descartable a la que hay que meter amontonados bajo un mismo techo en medio de la pandemia.

Pero los vecinos de Guernica resisten y de han dado una contundente respuesta rechazando la provocación del gobierno de manera unánime en las asambleas de los barrios 20 de Julio, San Martín, La Unión y La Lucha, y luego en asamblea general. Un acto de defensa del derecho a la vivienda que es el mayor baluarte de este conflicto, demostrando la valentía y el coraje que hay que tener para conseguir que Guernica sea reconocida como territorio conquistado para que miles de familias y niños tengan acceso a un techo y  un futuro. Guernica ha demostrado estar de pie a pesar de que el gobierno la quiera de rodillas.

Mirá también:  ¡No al desalojo de Guernica!

No es sólo la tierra lo que está en debate. Hay una experiencia colectiva que surgió de la iniciativa espontánea de muchos trabajadores y trabajadoras que tras perder sus trabajos y ver caer sus ingresos en el marco de la pandemia, ocuparon el terreno en desuso y comenzaron a resolver el problema de la falta de vivienda por sus propios medios. Un aprendizaje que aun siendo intangible es un elemento de experiencia de lucha que vale oro: que la única solución real a los problemas de los de abajo aparece cuando ellos mismos toman los asuntos en sus manos, y no esperando que se lo resuelva un gobierno como el de Alberto Fernández que ha demostrado ser defensor incondicional de la propiedad privada de los multimillonarios.

Y junto con esto, el hecho de que los vecinos y vecinas han logrado la organización y administración de los asuntos del barrio expulsando a quienes quieren poner en riesgo la integridad física de alguien de la comunidad sin que la policía tenga ningún control en el territorio. Algo que no es para nada habitual ver enningún barrio del país y que es una conquista inmensa de esta lucha que debe ser valorada junto con el derecho a la tierra, y no como algo meramente secundario.

Hay que hacer una gran jornada de lucha para poner a Guernica a la ofensiva

En estos momentos, la lucha se encuentra en un impasse. Con la orden de desalojo pendiendo sobre la cabeza de los vecinos, pero sin ninguna propuesta por parte del gobierno que dé una solución concreta a la totalidad de los vecinos, la situación se encamina a un embudo de difícil resolución.

En la madrugada del jueves 15, nuestra organización junto a otras, realizó cortes en distintos puntos de la zona norte, CABA y La Plata, un hecho que fue reflejado en varios medios de comunicación. Esta acción podría multiplicarse de manera exponencial si entre todas las organizaciones que intervienen, sumando a organismos de derechos humanos, sindicatos, centros de estudiantes y otras organizaciones sociales y políticas, llevamos adelante una acción nacional por Guernica. Opinamos que sería un error completo actuar sobre los hechos consumados, es decir actuar sólo si el desalojo se lleva adelante de manera violenta.

La única forma de dejar de negociar con un arma en la cabeza es demostrar la fuerza y el apoyo que tiene Guernica en la sociedad. Es verdad que Guernica no está sola, pero hay que mostrar eso en la calle ya. Demostrar que somos miles y miles los que no nos vamos a bancar que este gobierno reprima, ni que desaloje intentando dividir a los vecinos, ni que traten a las familias como a animales. Es también la manera de que la voz que se escuche sea la de los vecinos y aquellos que son solidarios con la lucha, y no que monopolicen la palabra las provocaciones que salen de boca de Berni y Larroque, las dos caras del desalojo y de la defensa de la propiedad privada.

Mirá también:  Guernica como emergente de la crisis social

Desde luego que es imposible resolver a nuestro favor el conflicto por la vía del enfrentamiento físico directo con la policía del Kicillofsin tener en cuenta las correlaciones políticas que incluyen,por ejemplo, los costos que puede tener para el gobierno una represión ante una sociedad que no tolera fácilmente acciones represivas contra los sectores populares y de trabajadores.Si el gobierno no ha avanzado en la represión no es porque sea bueno, sino porque el costo de reprimir sería muy alto, al punto tal que han suspendido en 2 ocasiones la orden de desalojo. La relación de fuerzas nose mide en cantidad de “cuerpos” exclusivamente: este sólo criterio daría por perdido cada lucha que se plantea cuando es sabido que la policía es técnica y numéricamente superior. Guernica cuenta a su favor con el apoyo de sectores importantes de la sociedad, a los que aún no se ha recurrido para que se expresen. No explotar esa fuerza social deja en manos del gobierno la iniciativa política. Una jornada de cortes de un día pondría a Guernica a la ofensiva nuevamente.

En este sentido como lo hemos expresado más de una vez, disentimos con la mayoría de las organizaciones presentes en la lucha de Guernica que dicen que no hay que llevar adelante ninguna acción salvo que el gobierno desaloje; esta es una posición defensiva que debilita la lucha, y resta fuerzas incluso al momento de una negociación que se lleva adelante bajo amenaza de desalojo.La fuerza que verdaderamente existe en Guernica es la que se expresa en cada asamblea que ha rechazado las provocaciones e intentos de divisiones del gobierno. Las organizaciones debemos impulsar una gran jornada de lucha para visibilizarla solidaridad que existe en amplios sectores de la sociedad realizando cortes en los principales puntos del Gran Buenos Aires y el país, para demostrar que los vecinos y vecinas no están solos y que pueden ganar.

Print Friendly, PDF & Email

Colaborá con la izquierda


Nuestra actividad se mantiene con el aporte solidario de los trabajadores, las mujeres y la juventud.

Suscribite para que podamos seguirte brindando la mejor información y análisis.

Me quiero suscribir




Recomendadas

Internacional

Lectura recomendada

Engels antropólogo

Portada: Emilse Roja DESCARGAR EL LIBRO EN PDF   “La simple caza de la riqueza no es el destino final de la humanidad, a lo menos si el progreso ha de ser la ley del porvenir como lo ha sido en el pasado. El tiempo transcurrido desde el advenimiento de la civilización no es más que una fracción ínfima de la existencia pasada de la humanidad, una fracción ínfima de las épocas por venir. La disolución de la sociedad se yergue amenazadora ante nosotros, como el término de una carrera histórica cuya única meta es la riquez...

Trabajadores

Las Rojas

Últimas noticias

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre