Continúa la rebelión en Haití

Haití: “No dormiremos” hasta que Moise se vaya

Nuevamente el pueblo haitiano sale a las calles contra el gobierno del presidente Jovenel Moise señalado de corrupción al haber malversado fondos públicos.

Izquierda Web2
Editor en Jefe del portal IzquierdaWeb - Noticias de los trabajadores, las mujeres y la juventud.
Johan Madriz

A inicios de año la Corte Superior de Cuentas emitió un primer informe donde develaba la defraudación de 2 mil millones de dólares del fondo Petrocaribe (programa de subsidio al petróleo por parte de Venezuela). En éste se señalaba a la empresa Agritrans –que en su momento dirigía Moise– como una de las favorecidas por el desfalco. Recientemente en un segundo informe se ratifica su implicación y la de primeros ministros, exministros, funcionarios estatales y empresarios.

La cólera despertada por esta trama de corrupción es atizada por el aumento en los precios de los combustibles y bienes de consumo, la mala situación económica del país y las medidas de ajuste presupuestario impulsadas por el FMI. Mientras los políticos y empresarios deshonestos se enriquecen,la miseria embarga a la mayoría de la población, la infraestructura está en pésimas condiciones y las condiciones de vida van en desmejora.

Durante todo el año se ha vivido un ambiente de tensión, descontento y movilizaciones. En febrero se paralizó el país con gigantescas marchas exigiendo la renuncia del presidente. Tras estas jornadas surge el movimiento Nou pap Domi (No dormiremos) integrado principalmente por la juventud y que aglutina las acciones de protesta.

El 9 de junio multitudinarias marchas abarrotaron Puerto Príncipe al grito de “vamos al palacio a buscar el dinero de Petrocaribe, si no aparece lo vamos a quemar”. Desde el lunes 10 se han convocado huelgas y movilizaciones que enfrentan una dura represión de las fuerzas policiales.

El viernes anterior los manifestantes rodearon el Palacio Presidencial y lo recorrieron siete veces amenazando con que las acciones de protesta se radicalizarían en lo venidero. Mientras tanto, se levantaban barricadas por diversas vías de la capital con llantas y vehículos quemados y se atacan con piedras los edificios gubernamentales; misma suerte que corrió la sede de Radio TV Guinen, acusado de estar al servicio del gobierno.

Mirá también:  La canción de la rebelión puertorriqueña

Los enfrentamientos en las calles entre manifestantes y policías son violentos. Se han constituido grupos organizados que, bajo el amparo de la policía, realizan ataques a la población. Se les achaca a estos grupos el asesinato del periodista Pétion Rospide como una forma de desprestigiar la movilización. Ante este hecho el presidente salió rápidamente a repudiar la violenciapero al mismo tiempo celebraba el aniversario de la policía, que ha causado cuatro muertos y decenas de heridos desde que se reiniciaron las protestas la semana pasada.

A pesar de esta presión Moiseha reafirmado que no renunciará y que se mantiene en el cargo. Es más, ha llamado a la celebración de una Conferencia Nacional con “algunos actores de la sociedad civil”. De momento la convocatoria no ha resultado ya que los sectores más radicalizados se han negado a participar.

El gobierno se empeña en aplicar los ajustes solicitados por los organismos financieros internaciones y asegurar la intervención imperialista en el país através de la misión de la ONU-MINUSTAH (que ocupa el país con presencia militar desde 2004)y la operación del Core Group (Francia, Alemania, España, Brasil, Canadá y Estados Unidos) asegurando el saqueo semicolonial del país. Ante esta intransigencia los sectores movilizados avanzan en la conciencia de que no es solo el presidente, sino todo el sistema, el que tiene que caer:la “deuda externa debe anularse y exigir reparaciones históricas a Francia y EEUU, por las extorsiones e invasiones sufridas por el pueblo haitiano a manos de ellos desde la independencia”[i].

La salida a la crisis del país, producto de la expoliación y explotación capitalista solo puede ser solucionada por los de abajo, los sectores trabajadores y oprimidos decidiendo su futuro. Ha salido a la luz la propuesta de un gobierno de transición, en los hechos, una receta gatopardista de la burguesía para mantener el poder y librarse de una figura políticamente inviable. Por eso la salida no pasa por ninguna de las recetas que pueda impulsar la burguesía. No basta con cambiar al presidente si este continua siendo un representante de los empresarios y el imperialismo.

Mirá también:  Siguen las protestas masivas en Haití: reclaman la salida del presidente Moise

[i]Korn, Victoria. (2019). La corrupción de Moise, un pueblo alzado… sin soluciones a la vista. Extraído de https://www.alainet.org/es/articulo/200460

Print Friendly, PDF & Email

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre