El derecho a la vivienda es prioritario

Guernica como emergente de la crisis social

La ocupación en Guernica es la primera expresión social contundente de la crisis económica que vive el país bajo este gobierno. Una crisis de recesión que se arrastra desde el gobierno de Macri y que ha pegado un salto en el marco de la pandemia con el resultado de un agravamiento de las condiciones de vida de las amplias masas.



La larga continuidad de la pandemia

En el país vivimos aún la primera ola pandémica y el contagio se ha nacionalizado. A diferencia de algunas semanas atrás, provincias como Córdoba y Santa Fe han llegado a tener más de mil casos diarios, seguidas de cerca por Tucumán donde se alerta sobre la posibilidad de un desborde sanitario. Días atrás se advertía sobre la misma posibilidad en la ciudad de Rosario.

El rebote de casos en Europa a niveles semejantes a los del inicio de la pandemia ha llevado a Boris Johnson a alertar sobre un punto de inflexión peligroso por la aceleración del contagio en Gran Bretaña y al anuncio de nuevas medidas que de momento no implican la vuelta al confinamiento social.  Hacemos referencia a esto para poner el alerta sobre la posible continuidad de la pandemia por un largo plazo que podría extenderse durante gran parte del 2021, un hecho que desde luego genera incertidumbre y dificulta hacer previsiones.

Más allá de la complejidad que introduce la eventual continuidad de la pandemia, es un hecho aun cuando su irrupción puso un parate a diversas situaciones de rebelión que comenzaban a despuntar en distintos países del mundo (caso Líbano, Hong Kong, Chile, Ecuador, Colombia, etc.) las contradicciones que le dieron origen, no han hecho más que agravarse. E incluso, aún a pesar de la pandemia, en muchos países ha vuelto a irrumpir la lucha de clases de manera abierta, como lo volvió a demostrar recientemente el Líbano, como lo demostró la rebelión en Estados Unidos, o la reciente protesta en Bogotá con miles de jóvenes en las calles manifestándose contra la represión policial.

Una muestra de que, aun cuando el clima mundial tiene claros elementos reaccionarios, la situación de polarización da lugar a manifestaciones por derecha, pero también por izquierda.

Una crisis económica que alimenta la crisis social

El problema de fondo del gobierno continúa siendo la crisis económica que condiciona el funcionamiento del país por la escasez de dólares, moneda vital para las transacciones comerciales con el mundo. Un problema que pasó al centro de la coyuntura política la semana pasada con la medida de cobrar un anticipo del impuesto a las ganancias a la compra de dólares ahorro. Medida esta que no soluciona el problema de la penuria de divisas, pero que sí afecta a miles de trabajadores y trabajadoras que hacían uso de esa compra para cubrirse de la inflación cotidiana y de la devaluación del salario.

Otros índices de esta crisis son la caída del PBI del 19,1% en los meses de abril, mayo y junio respecto de los mismos meses del 2019. Una caída trimestral mayor a la registrada pos 2001, y que ha elevado la desocupación al 13%. Índices que hablan de la profundidad de la recesión, aunque la realidad del país dista de ser la de la crisis del 2001 (con desocupación de masas, los movimientos de piqueteros y los distintos “azos” en las provincias que antecedieron al Argentinazo, miles de personas ingresando diariamente a Capital Federal a cartonear y comer de la basura, y una crisis política y de régimen que llevó mediante la rebelión popular al renunciamiento histórico de De la Rúa). Recordemos que el último pronóstico del FMI respecto al PBI argentino es el de una caída del -9,9%. Baja, sin embargo, que no es mayor al pronóstico de caída mundial que hace el mismo organismo en el contexto de pandemia.

Guernica es por estas horas el mayor emergente de ese deterioro, con el valor de haber irrumpido en la escena política nacional y de colocar al gobierno social liberal de Alberto Fernández y al de Kicillof ante lo que podría ser la primera prueba de fuerzas por izquierda. Una prueba que, en el caso de fracasar las negociaciones en curso y tensarse al límite la situación, puede obligarlo a tener que decidir entre la defensa de la propiedad privada de unos pocos empresarios inmobiliarios mediante el uso de la represión,o ceder ante el reclamo al derecho a la vivienda de cerca de dos mil familias. Un desafío que no se había presentado de momento por izquierda, aunque sí por derecha como ocurrió semanas atrás con el motín policial.

La dinamización de la coyuntura política ha dado lugar a una serie de crisis que comienzan a poner mayores desafíos a la esencia de un gobierno de coalición del PJ cuyo punto de cohesión está encarnado en Alberto Fernández, un hombre del“centro-centro” del arco político. Un gobierno cuya sensibilidad política es más liberal que social como viene demostrando a lo largo de su mandato cediéndole siempre a derecha (caso Vicentin, concesión a la Bonaerense que rodeo la quinta de Olivos arma en mano, pago a los bonistas, “cepo” al dólar ahorro, apertura total de la economía en pandemia, etc.) pero que aun así se esfuerza por administrar las relaciones políticas y económicas sin terminar de romper los equilibrios o desafiar abiertamente la relación de fuerzas que existe hacia la izquierda, y cuya última gran expresión fue la movilización de diciembre del 2017 que jaqueó a Macri.

Mirá también:  Guernica: Sin propuestas concretas, Larroque miente, difama y demoniza a las organizaciones sociales

Esta orientación “centrista” empieza a ponerse en cuestión a medida que la crisis económica se profundiza, cuestión que tiende a obligar al gobierno a tomar definiciones. Alberto Fernández ha optado invariablemente por congraciarse con la burguesía y recuperar su simpatía(simpatía que quedo resentida bajo el gobierno de Cristina Kirchner que ejercía mayor arbitraje, más allá de que como repitió ella misma hasta el cansancio, pocas veces los burgueses ganaron tanto como bajo su mandato). Ese es el objetivo principal de este gobierno. Pero como hemos dicho en varias oportunidades, el gobierno de Fernández no es el de Macri, quien en su momento no dudó en ir al enfrentamiento contra los trabajadores (como se evidencio en las jornadas del 14 y 18 de diciembre de 2017). Alberto Fernández, hasta el momento, ha tratado de no chocar de frente con los trabajadores y los sectores populares que se sacaron de encima al gobierno anterior con la esperanza de revertir los años de deterioro económico y social.

Guernica: un desafío por izquierda al gobierno 

El 20 de julio se inició la ocupación de terrenos en desuso en el barrio Numancia de la localidad de Guernica (partido de Presidente Perón) que se extendió por cuatro días, hasta que la seguridad privada de una country lindero impidió a los tiros que las familias que llegaban siguieran asentándose en el lugar. Simultáneamente apareció la orden del juez Miguel Rizzo que ordenó evitar más asentamientos y prohibió el ingreso de materiales de construcción en la zona.

En la ocupación, lo primero que se destaca es su composición generacional. Allí el predominante componente joven habla de la realidad de una generación que se ve obligada a vivir hacinada y sin posibilidad de acceder a un terreno o una vivienda, o imposibilitada de continuar pagando alquileres por la sangría de despidos de miles de trabajadores informales en los meses de pandemia.

Junto con esto, a pesar de la participación de distintas organizaciones sociales (algunas pertenecientes a la coalición de gobierno como el Movimiento Evita, y otras independientes como el FOL, el FPDS CN, entre otras) en la toma, aparentemente, ha primado cierta espontaneidad probablemente fruto de la necesidad imperiosa. Este elemento podría ser muestra de algún elemento de desborde de algunos de los diques de contención como ser los punteros de los intendentes o las organizaciones sociales ligadas al gobierno y la Iglesia que cumplen el rol de la “burocracia sindical” conteniendo el reclamo y el malestar en los barrios.

Más allá de esto, es un hecho que la acción misma de la ocupación pone en cuestión por la vía de los hechos el sacrosanto derecho a la propiedad privada capitalista (de la que sólo goza una minoría) y la enfrenta a un derecho que debería ser esencial de toda persona, el derecho a la vivienda.

Ante este evento de masas que reclaman algo tan básico como tener un lugar donde vivir, Alberto Fernández hizo su gracia, típica a esta altura de su impronta: en un primer momento se refirió a Guernica como la expresión de la crisis de vivienda, para revertir completamente su postura hacia la defensa de la propiedad privada y el señalamiento de la ilegalidad de la acción.Señalamiento que, digamos de paso, no se le escuchó cuando la Bonaerense rodeó la quinta de Olivos con armas en la cintura para imponer su planteo reaccionario.

Finalmente, la medida de desalojo fue postergada para el 1, 2 o 5 de octubre, una decisión que da cuenta que una eventual represión a la ocupación podría conllevar un alto costo político. Mientras tanto el gobierno busca ganar tiempo para llevar adelante cierta negociación a cargo de Larroque (ministro de Desarrollo Social de la provincia) que de momento no tiene consistencia: al parecer se ofrecen promesas de relocalización, promesas de subsidios para alquileres, y más promesas a cambio de algo bien concreto: que se desocupe inmediatamente el predio.

Sin perder de vista que estamos ante un conflicto abierto y que en definitiva las relaciones de fuerza siempre se deben probar en la realidad, podríamos decir que se expresan tres salidas al problema habitacional planteado por los vecinos de Guernica. La salida del ala más abiertamente reaccionaria de la coalición de gobierno expresada por Massa, Berni, e intendentes (a los que se suma la justicia) que se resume en el pedido de  desalojo inmediato en defensa de la propiedad privada. Una medida que tiene como objetivo, además del desalojo en sí,asentar un “caso testigo” para evitar que se produzca un efecto imitación ante un problema que es de masas en Argentina. Otra opción es la de una salida mediada (cuya expresión esta encarnada en Fernández, Kicillof y Larroque). Un desalojo acordado que reafirme el carácter incuestionable de la propiedad privada sin hacer mayores concesiones y evitando a la vez una represión a gran escala que podría caer pésimo ante amplios sectores sociales. Esta salida busca evitar también chispazos los sectores más “progresistas” de la coalición oficialista. Por último, el triunfo de los vecinos que intentan resolver la falta de vivienda por la vía de los hechos, y que tienen el enorme valor entre otras cosas de introducir un contrapeso por izquierda en la coyuntura. La firme decisión de los vecinos de Guernica a luchar por defender su derecho a la vivienda y resistir al desalojo puede poner al gobierno ante un aprieto y forzarlo a retroceder y reconocer tan elemental derecho.

Mirá también:  Ahora: Manuela Castañeira y el Nuevo MAS en Guernica, contra el desalojo

Desde luego que un gobierno burgués reformista podría optar por la expropiación de los terrenos para satisfacer el derecho a la vivienda. O incluso, de manera pérfida, expropiar a la vez que indemnizar a los dueños de los terrenos. Esperar que Kicillof o Alberto Fernández opten voluntariamente por cualquiera de estas salidas sería como esperar peras de un olmo. Solo la firme decisión de luchar por parte de los vecinos de Guernica puede obligarlos a tomar este camino.

Guernica podría ser en el caso de fracasar el intento negociador, la primera prueba de fuerzas por izquierda para Fernández.

Todo el apoyo a la recuperación de tierras

La polarización se ha iniciado en Argentina con cuestionamientos por derecha al gobierno, los múltiples banderazos y la asonada policial son ejemplos de esto. Pero junto con esto,ha habido elementos de cuestionamiento por izquierda al gobierno, fundamentalmente con las movilizaciones por justicia para Facundo Castro y en la actualidad con la recuperación de terrenos para vivienda como el caso de Guernica.

Si en medio de tanta crisis económica y social no hay mayores expresiones de descontento de parte de los trabajadores y sectores populares es fundamentalmente por la contención a que llevan adelante las organizaciones sociales ligadas al oficialismo y la incalificable traición de las centrales sindicales que han avalado la vuelta a la producción y el trabajo a costa no sólo de la salud de los trabajadores sino también de las condiciones laborales y salariales.

Es por esto que debemos impulsar cada cuestionamiento que surja desde los de abajo, para disputar la coyuntura por la izquierda como lo hicimos en su momento con el caso de Facundo, y ahora con la defensa incondicional de uso de la tierra para viviendas en Guernica. Muchos trabajadores se encuentran ampliamente influidos por los prejuicios difundidos por los medios masivos de comunicación, el gobierno nacional y Cambiemos, de que la propiedad privada está por encima de todo y de que la forma legítima de hacerse de una vivienda es por la vía del trabajo. Pero todo trabajador sabe que, aún con trabajo, es prácticamente imposible acceder a un terreno o una vivienda. Así como también es sabido que las patronales han privado de ingresos a miles de trabajadores por la vía de los despidos.

Aun cuando la ideología burguesa que inocula prejuicios al interior de la propia clase trabajadora explotando, entre otras, las diferencias entre ocupados y desocupados, existe en el país un amplio repudio a la represión hacia los sectores populares. Es por esto que tenemos la doble tarea de clarificar que la discusión de fondo es el derecho a la vivienda por sobre la propiedad privada de los ricos, a la vez que debemos hacer sentir el rechazo a cualquier tipo de desalojo.

Debemos continuar desarrollando lazos de solidaridad con los vecinos de Guernica como hicimos desde nuestro partido haciéndonos presentes en el barrio para apoyarlos y ponernos a disposición de lo que necesiten, así como también fuimos parte de la conferencia de prensa el miércoles 23 en el obelisco junto con Manuela Castañeira.

Desarrollemos una gran campaña de denuncia contra el desalojo, contra el intento del Fernández de privilegiar el derecho a la propiedad privada capitalista por encima del derecho a la vivienda de miles y miles de trabajadores, y por la más amplia solidaridad para que los terrenos en desuso pasen a manos de los que necesitan viviendas.

Print Friendly, PDF & Email

Colaborá con la izquierda


Nuestra actividad se mantiene con el aporte solidario de los trabajadores, las mujeres y la juventud.

Suscribite para que podamos seguirte brindando la mejor información y análisis.

Me quiero suscribir




Recomendadas

Tensión social en EEUU

Lectura recomendada

¿Desgaste o lucha?

Edicions Internacionals Sedov germinal_1917@yahoo.es Valencia, julio de 2018 (“Ermattung oder Kampf?” Die Neue Zeit, año XXVIII, volumen 2, 1910) I Debido al trabajo de agitación oral al que tuve que dedicarme, respondo con bastante retraso al camarada Kautsky, Pero si mi artículo acerca de la huelga de masas y mi trabajo agitativo de abril no hubiesen conseguido nada más que abrir el partido a una discusión profunda sobre los problemas de táctica, y lograr también que la prohibición de la discusión sobre la huelga de masas se rompa ...

Trabajadores

Las Rojas

Últimas noticias

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre