Grave caso de Misoginia en el fútbol

Macarena Sánchez, jugadora del equipo de primera división UAI Urquiza, recibió gravísimas amenazas de muerte por denunciar las desigualdades que sufren las mujeres en el ámbito de los clubes deportivos y el fútbol.

Izquierda Web2
Editor en Jefe del portal IzquierdaWeb - Noticias de los trabajadores, las mujeres y la juventud.


Por Lucía Gala González

 

El 5 de Enero Macarena Sánchez, jugadora del equipo de primera división UAI Urquiza, recibió una llamada de su Director Técnico informándole que no contarían con ella para la segunda etapa del torneo oficial de fútbol femenino. Junto a un equipo de abogadas feministas, presentó una intimación al club y a la AFA por la falta de profesionalización para los equipos de mujeres. Días después recibió amenazas de muerte.

El mensaje que recibió fue en medio de sus vacaciones, por lo cual no pudo volver a pisar el club para entrenar. El motivo de la desvinculación fue por “rendimiento deportivo”, pero el problema que se esconde detrás del caso de Macarena es la precarización laboral en la que se encuentran las jugadoras del fútbol femenino.

“El Club Deportivo UAI Urquiza utiliza diversos mecanismos fraudulentos que operan como pantalla para encubrir el vínculo laboral real que se establece con la jugadora reclamante, modalidad que se extiende hacia el resto del plantel profesional en general. Dichos mecanismos son una réplica exacta de aquellos utilizados para negar el reconocimiento de la relación laboral profesional de los hombres jugadores de fútbol, durante los años 30 en Argentina y que derivaron, con incontables luchas de por medio, en el reconocimiento de la profesionalización de fútbol masculino. Más de 80 años después, las mujeres futbolistas son víctimas de las mismas prácticas ilegales que buscan ocultar la profesionalización existente de la práctica deportiva, disfrazada de amateurismo.” Denuncia en un comunicado de prensa emitido el 29 de enero.

La repercusión fue inmediata y de tal magnitud, que la misoginia no se hizo esperar:

Mirá también:  Fútbol y Derechos Humanos | Banfield hace memoria

 

 

“El fútbol será feminista, disidente y profesional”

Así firmó su descargo Macarena cuando hizo pública su denuncia. Es que las mujeres que deciden dedicarse al deporte más popular del país, como en todo ámbito bajo este sistema capitalista-patriarcal, sufren desigualdades por simplemente ser mujeres. Conviven con la misoginia adentro de los clubes, sufren la –exagerada y desorbitante- brecha salarial y la negativa de derechos laborales. Todo esto se esconde detrás de la excusa de ser equipos “amateurs”, porque los profesionales adentro de los clubes más grandes serían sólo los masculinos.

Así como la misoginia no se hizo esperar, Macarena recibió cientos de mensajes de apoyo y solidaridad de colegas y activistas feministas. Pero se ausentó una muy importante, la de los Futbolistas Argentinos Agremiados.

En un hilo de Twitter convocó a otras jugadoras a que expresen las desigualdades que sufren en sus clubes. Allí llueven los testimonios que dicen que no las dejan entrenar en las canchas principales porque “hay que cuidarlas para los chicos”, no les pagan las operaciones de las lesiones que se hacen jugando y mucho menos los viáticos para ir a entrenar, tienen que costear su propia vestimenta o incluso les dan los descartes que los jugadores masculinos ya no usan.

A Macarena la dejaron libre a mitad del torneo y por reglamento no puede alistarse en otro club para competir en la segunda etapa. Pero a raíz de la dimensión que tomó su caso, es consciente de que corre el mismo riesgo que muchas de las Actrices Argentinas que se animaron a levantar la voz por sus derechos: el de no volver a ser contratada. A pesar de esto, no se detiene y anima a otras jugadoras.

Mirá también:  Querido Videla, “te extrañamos”

“(…) Es lo que elegí. Es como siempre me enseñaron de chica. Siento que si no lo hacemos ahora no va a surgir del lado de los dirigentes, lamentablemente. Siento que las chicas que ahora tienen 5 o 6 años, como tenía yo cuando empecé, en un futuro lo van a poder disfrutar y van a poder evitarse todo lo que pasamos nosotras.” reflexionó en una entrevista con Sabrina Faija. Una de las razones de la falta de profesionalización es, también, la falta de la categoría Inferiores en muchos clubes. Esto hace que las chicas que quieren jugar al fútbol recién empiezan a entrenar a los 15 años.

 

Print Friendly, PDF & Email

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre