Gatillo Fácil | Justicia por Cristopher Rego

Izquierda Web2
Editor en Jefe del portal IzquierdaWeb - Noticias de los trabajadores, las mujeres y la juventud.

Verónica R.

Un nuevo caso de muerte por gatillo fácil tuvo lugar el domingo 12 de agosto por la madrugada en el barrio de Parque Patricios de la Ciudad de Buenos Aires. Cristopher Rego iba manejando una camioneta que había comprado hace diez días con sus ahorros para trabajar, ya que estaba desempleado hace largo tiempo y había sido papá hace poco más de un mes. El joven de tan solo veintiséis años fue interceptado a la altura de la Avenida Amancio Alcorta por un control de la Prefectura que ni siquiera estaba señalizado, inmediatamente se dio cuenta que no llevaba los papeles del auto encima y tuvo miedo que se lo retuvieran. Siguió de largo esquivando el control, sin mediar palabra uno de los prefectos comenzó a disparar hacia el auto, dos de esos disparos causaron la muerte de Cristopher horas después en el Hospital Penna.

Los ocho miembros de Prefectura responsables del fusilamiento de Christopher, no se percataron de que estaban siendo filmados por las cámaras de seguridad que están apostadas en la zona y que estaban siendo vistos por vecinos del barrio que luego prestaron testimonio sobre lo sucedido. Así fue que los prefectos intentaron borrar las huellas del crimen, recogieron las vainas que habían quedado alrededor de la escena y se escaparon dejando al joven aún con un hilo de vida dentro del vehículo.

Horas después del asesinato de Rego, la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, informaba a través de su cuenta de Twitter la exoneración de los agentes que participaron en el operativo, pero no por haber matado a Christopher sino por no haber informado lo sucedido posteriormente. Que los efectivos hayan sido apartados de la fuerza no fue por la voluntad de gobierno, que más bien hubiese preferido salir a defenderlos púbicamente por su accionar y así seguir dándole continuidad al ensalzamiento de la doctrina Chocobar, sino que fue gracias al testigo que aportó el video de la cámara de seguridad donde se pudo ver claramente la brutalidad e impunidad con la que actuaron los prefectos. Al gobierno no le quedó otra que actuar en consecuencia a lo que se veía en las imágenes, ante estas pruebas resultada innegable el accionar de los prefectos, no había posibilidad de instalar ninguna historia alternativa para salvarlos.

A pesar de esta excepción que tuvo que hacer forzosamente el gobierno (y que todavía no sabemos hasta dónde llegarán con la investigación), la política de protección, encubrimiento y legitimación hacia las fuerzas represivas no retrocede, sino que avanza diariamente. Como para que quede bien claro de qué lado está el gobierno, apenas un día después del asesinato de Rego, la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, junto con la senadora de Cambiemos, Gladys González, estuvieron visitando en su casa al policía Luis Chocobar, responsable del asesinato de Pablo Kukok en el barrio de La Boca, para seguir extendiéndole incondicional apoyo. De esta manera el gobierno, aunque en el caso de Parque Patricios no haya podido, sigue avalando políticamente la doctrina del gatillo fácil que, según las cifras de la CORREPI, se ha cobrado ya la vida de setecientos civiles en lo que va del gobierno de Mauricio Macri.

El gobierno necesita de esta doctrina para colocar a las fuerzas represivas como legítimos garantes del “orden social” en el espacio púbico, sin esto se les dificulta la continuidad en la aplicación del brutal ajuste que vienen imponiendo sobre los trabajadores. El caso de Parque Patricios es sólo una muestra del poder que quieren otorgarle a las Fuerzas Armadas de aplicarse el reciente decreto 683/2018 que les da vía libre para actuar en la represión interior.

El pueblo argentino tiene una experiencia histórica acumulada luego de la última dictadura militar, a partir de la cual cualquier acción represiva o criminal a manos de las Fuerzas Armadas deviene en un repudio generalizado. El gobierno de Cambiemos quiere plantar una derrota sobre esta conciencia a través de su discurso y sus acciones legitimadoras de las fuerzas represivas, pero no viene resultando tan fácil porque ante cada ataque respondemos con movilización, somos miles en las calles activando esa conciencia que no se extingue.

Exigimos justicia por Cristopher Rego y castigo a los culpables. ¡Milicos en las calles nunca más!

 

Print Friendly, PDF & Email

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre