Izquierda Web2
Editor en Jefe del portal IzquierdaWeb - Noticias de los trabajadores, las mujeres y la juventud.

Las movilizaciones del jueves 9 y el sábado 11 han confirmado que el movimiento social no se tomó pausa durante las vacaciones. Por el contrario, los niveles de movilización se mantienen cercanos a los de diciembre y los huelguistas siguen determinados a continuar con la pelea.

 

El gobierno cede unas migajas y la burocracia canta victoria

La novedad de las últimas horas pasa por un comunicado del primer ministro Édouard Philippe quien anunció que el gobierno cederá “temporariamente” en la aplicación de la edad pívot a los 64 años. Recordamos que esta medida buscaba establecer una nueva edad de “equilibrio” en la que se necesitaran 64 años para obtener una jubilación plena, en vez de los 62 actuales.

Inmediatamente, Laurent Berger de la CFDT y Laurent Escure de la UNSA salieron a adjudicarse esta disposición como si fuera un triunfo a consecuencia de su entrada en la pelea contra la reforma jubilatoria. Estos burócratas se mostraron favorables desde el primer momento a la implementación del sistema universal por puntos que quiere establecer el gobierno de Macron. Sin embargo, a mediados de diciembre salieron a desmarcarse indicando que la edad pívot era un límite que no podían tolerar.

Lo cierto es que esta teatralidad que llevan adelante principalmente la CFDT y el gobierno, es un operativo que intenta legitimar la reforma, pero que encuentra una enorme oposición entre la base de los huelguistas. Tanto es así que entre los trabajadores se sabe que la CFDT no ha sido parte de la pelea en ningún momento y su retirada tampoco influye en la organización de la lucha. Por parte de la UNSA, si bien su secretario general se muestra cercano al gobierno, desde los sindicatos locales salen a desconocer lo dicho por él. Esto es particularmente importante en el sector ferroviario, en el que esta central tiene un importante porcentaje de implantación.

Mirá también:  Manuela Castañeira en "A Dos Voces" #NoAlPresupuestoDelFMI

 

Los trabajadores siguen dispuestos a dar la pelea hasta el final

Como decíamos anteriormente, las manifestaciones de esta semana han mostrado que existen grandes reservas de fuerza entre los trabajadores para continuar la pelea hasta el final. Esto es lo que se vota en numerosas asambleas en los lugares de trabajo y lo que se canta en las marchas.[1] Existe una enorme cantidad de iniciativas que se desarrollan cada día, que van desde bloqueos, asambleas, movilizaciones, piquetes de huelga y eventos de apoyo para los fondos de lucha, que van por fuera del calendario oficial trazado por la intersindical.[2]

Podemos mencionar que los sectores que siguen encabezando la pelea son fundamentalmente los trabajadores de la SNCF y de la RATP (ferroviarios y transporte urbano), junto a docentes y otros sectores públicos. La movilización cuenta con mucho menos incidencia en el sector privado, aunque de todas maneras la oposición de la población a la reforma jubilatoria sigue siendo ampliamente mayoritaria.

Por su parte, desde la intersindical compuesta por la CGT, FO, Solidaires y FSU, han anunciado que no se conforman con las promesas del gobierno y ya han llamado a nuevas marchas para el martes 14 y el jueves 16.

 

Por el retiro total de la reforma jubilatoria

Entendemos que en estos momentos es fundamental continuar con la pelea hasta obtener del gobierno el retiro íntegro del proyecto de reforma jubilatoria. Anteriormente, habíamos alertado de la maniobra del gobierno para intentar desmovilizar, pero esto no parece acalllar los ánimos de los trabajadores que si han llegado a este punto de más de 40 días de huelga no piensan rendirse sin haber obtenido nada a cambio.

Mirá también:  Ecuador: Un retroceso del gobierno que abre una negociación poco clara

A su vez, en estos momentos empieza a haber un cierto desgaste que se expresa en la incertidumbre ante el pago de los salarios de fin de enero, que traerían los descuentos de los días no trabajados. Es por eso que se impone la necesidad de exigirle al gobierno el reintegro de los descuentos. Y en segundo lugar tanto las centrales sindicales como los partidos políticos que tienen enormes reservas de dinero y declaran su apoyo a los huelguistas, deben poner a disposición de los trabajadores en lucha una ayuda financiera que será clave para poder continuar adelante con el conflicto.

La pelea iniciada el pasado 5 de diciembre sigue abierta y el movimiento social se mantiene en la lucha por el retiro total de la reforma jubilatoria.

 

 

[1]    Se está popularizando el canto “et on ira jusqu’au retrait”, es decir, “e iremos hasta el retiro” (de la reforma).

[2]    Al respecto se puede consultar el sitio paris.demosphere.net que da cuenta de la mulitiplicidad de iniciativas que se desarrollan en la región parisina.

Print Friendly, PDF & Email

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre