Solidaridad y pandemia

Francia: Entrevista a una enfermera del Hospital Tenon, París

Habla una enfermera de París, parte de la primera línea de lucha contra la pandemia.




La salud es el primer sector que enfrentó a la pandemia actual. Los trabajadores de la salud se encuentran mobilizados, como lo pudimos ver el pasado lunes 11 con sus manifestaciones en Toulousse y Nantes, el primer día del desconfiamiento. Dentro de sus reivindicaciones principales se encuentra el aumento del personal y el aumento de los salarios. De esta manera, continúan denunciando la falta de preparación y la improvisación peligrosa de un gobierno que ha puesto la salud pública en riesgo. Mientras que el gobierno ha dejado abandonados a los hospitales fueron los médicos, los sanitarios y las enfermeras que trabajaron para salvar vidas. En este contexto realizamos esta entrevista para darle la palabra a una trabajadora de la salud. Sophie, enfermera de urgencias en el hospital Tenon desde 2011 nos ofreció su testimonio de la crisis en el sector.

Sophie: Cuando llegué el primer día a urgencias, el 8 de marzo, comenzamos a gestionarla situación como podíamos, sin separación de los lugares donde había pacientes con sospecha de covid19 y los que no. No nos dieron ninguna directiva. De manera delicada, día a día, ví el trabajo de los propios trabajadores de la salud y de todos los que podían tener alguna idea de cómo podíamos organizarnos. Finalmente hablamos de « plan blanco », de « formaciones » de cosas bastante teóricas pero cuando llegó el momento no estabamos preparados y hubo cosas que no estuvieron claras.

SoB: ¿Nos estuvieron listos? ¿Cómo lo percibiste?

Sophie: Mucho antes que la epidemia llegara a Francia ya había otros países afectados. Pero nadie nos dió un camino a seguir para cuando llegó a Francia. Imagino que cuando se trata de incendios o catástrofes hay protocolos. Pero esta vez tuve la impresión de que finalmente nosotros decidíamos, proponíamos. Empezamos de manera muy precaria, dividiendo las salas por sectores con biombos pero no podíamos aislar totalmente la parte de abajo.

SoB: ¿Tomaron estas decisiones ustedes solos?

Sophie: realizamos aportes desde las reflexiones que podíamos hacer. Por dar un ejemplo no había material de reserva para una catástrofe. Hubo que solicitar material que nunca pedíamos. Todo el mundo debió redoblar sus esfuerzos. Felizmente hicimos reuniones con regularidad respecto de la tarea que cada uno hacía al seno del hospital y pienso que eso nos aportó cierta seguridad a pesar de todo. Hubo una profunda solidaridad, una fraternidad. Ya no era el simple « hola » « ¿cómo estás ? » en los pasillos. A pesar de los años de servicio hubo algo diferente entre los colegas. Empezamos a cuidarnos los unos a los otros, ha florecido cierta humanidad y solidaridad entre nosotros.

SoB: ¿Qué pensás del desconfinamiento?

Sophie: Cuando supe que vamos a desconfinar, cuando vuelvo a ver la gente en las calles, me da la impresión de que es un mal sueño. Como si para la gente ya hubiera terminado mientras que en el hospital seguimos todavía en el mismo ritmo, estamos en el mismo ambiente. Es muy raro.

SoB : ¿Nos podrías comentar las dificultades particulares del hospital o las cosas que necesitan?

Mirá también:  Coronavirus y pobreza en la Ciudad de Buenos Aires

Sophie: Hemos visto la realidad del interior y las noticias del exterior… Confieso que es como una película de terror. Pienso que el mundo del después va a ser difícil. Hay gente que no ha podido hacer el duelo de sus familiares. Esto quedará como una gran pandemia en la historia. Siento mucha pena por aquellos que han perdido a sus familiares…hicimos lo que pudimos. Después está el problema político….Pienso que se hubieran podido evitar muchas muertes.

SoB: En muchos países, como en España, se habla de los contagios del personal médico. ¿Cómo es la situación aquí?

Sophie: No tengo las cifras pero hay muchas enfermeras y personal médico y doctores contagiados. Hay muchos que ya se han curado, algunos han muerto. Estamos en contacto con la enfermedad permanentemente.

SoB: Los aplausos, las pancartas en las ventanas…¿qué pensás de esas expresiones de solidaridad ?

Sophie: Me da mucho placer ver que la gente se junta para todo eso, para salir a sus ventanas, para mirarse a los ojos. Me pongo contenta de ver a las personas unirse de esa manera. Se han formado grupos, se han hecho nuevos vínculos. Puede que esas personas continúen sus caminos como si nada hubiera pasado, pero pienso que se han creado lazos y que hemos comprobado que cuando nos encontramos podemos lograr cosas. Este es un trabajo de vocación, comenzamos a las 6 de la mañana y terminamos tarde a la noche, es difícil para el cuidado de los niños. Después hablamos del primero de mayo, pienso que todos deberíamos ser mejor remunerados para tener mayor calidad de vida. Vemos muchos compañeros con « burn out », personas en tensión entre su vida personal y su carrera profesional.

SoB: ¿A pesar del aspecto trágico de la pandemia ¿han recibido donaciones y colaboraciones?

Sophie: Si, la mirada no es la misma. Hay muchísima solidaridad y mejor ambiente. Recibimos cremas, mascaras, jabones, comidas, café, tortas y cosas dulces, flores, palabras lindas, dibujitos, etc. Somos parte de un pequeño colectivo del 20avo(distrito de París) y recibimos cositas de todo el mundo. Nos donan lo que pueden.

Mirá también:  Impulsemos la solidaridad activa desde abajo


SoB: ¿Desearías agregar algo más?

Sophie: Esperando que todo esto se termine, me siento esperanzada cuando me acerco a las cosas que me hacen sentir viva. Esto me da orgullo de mi trabajo al ocuparme de los pacientes, ya que es duro verlos partir. Me mantengo optimista, debo hacerlo.

Print Friendly, PDF & Email

Colaborá con la izquierda


Nuestra actividad se mantiene con el aporte solidario de los trabajadores, las mujeres y la juventud.

Suscribite para que podamos seguirte brindando la mejor información y análisis.

Me quiero suscribir




DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre