Movimiento Obrero

Ford Pacheco: 500 obreros pierden sus puestos de trabajo

L.C.


Los trabajadores de la emblemática planta de Ford Pacheco vienen sufriendo un ataque brutal por parte de la patronal. Con el cese de la producción del Focus -uno de los dos modelos que se producía en dicha planta, junto a la Rangerse han perdido cerca de 500 puestos de trabajo. A eso se les suman más puestos del sector de Ranger, que la empresa está eliminando.

Así fue que el pasado lunes 13 de mayo se vieron imágenes terribles. Colas de compañeros que rebotaban en los molinetes, haciendo fila para averiguar con los de “personal” cuál era su suerte. Compañeros con legajos intachables, que dejaron los mejores años de su vida ahí adentro, su salud, ahora son desechados como las piezas defectuosas que ya no sirven. Ahí está el caso de un compañero de más de 30 años de antigüedad de la planta de pintura, que producto de toda esta situación agarró el retiro voluntario… falleció 3 días después de un paro cardíaco.

Esta semana la empresa suspendió a todo el personal argumentando falta de materiales; sin embargo, lo que buscan es que no se repita lo que pasó el lunes anterior, asegurándose que los compañeros de Ranger que se quieren sacar de encima reciban el telegrama en sus casas y no se acerquen a la puerta de la fábrica.

Lo que en fábricas más chicas se traduce en un simple despido, en las terminales automotrices, por el nivel de concentración obrera y por la tradición de lucha que particularmente tienen los obreros de Ford, la patronal y la burocracia optan por las suspensiones, es decir, despidos diferidos en el tiempo. El acuerdo consiste en un año de suspensión, dividido en 3 cuatrimestres, cobrando el primer cuatrimestre el 75% del salario básico, el segundo el 70% y el último el 65%. Después del año, el despido liso y llano.

Como parte del operativo contención, se abrieron nuevos retiros voluntarios hasta el 31 de mayo. Con una campaña de terror, al estilo “agarrá esto porque te vas a ir sin un mango”, los delegados y la empresa salieron a apretar a los compañeros para que firmen su desvinculación.

La empresa está ante una oportunidad histórica de barrer con conquistas que vienen de hace décadas, subproducto de la toma de la planta en 1985.

La burocracia inquisidora

Según Pignanelli -Secretario General de SMATA- en lo que va del año se perdieron más de 7 mil puestos de trabajo en la industria automotriz. Viene haciendo estas declaraciones y observaciones en los medios, como si fuera un periodista especializado; no como si dirigiera una de los sindicatos más importantes del país.

Desde el año pasado, el SMATA pasó a la oposición al gobierno nacional y junto a Moyano, la CFT, y las CTAs armaron el “Frente Sindical por el Modelo Nacional”. Sin embargo, su oposición es más política que otra cosa. Dejan pasar todos los ataques del gobierno y las patronales, en cada una de las terminales y fábricas que dirigen.

Mirá también:  HOSPITAL EL CRUCE – Con la fuerza y movilización masiva de los trabajadores se logró frenar el recorte de Macri, Vidal y el FMI

Así hicieron hace dos meses con el cierre de MetalPar, donde quedaron 600 trabajadores en la calle y los delegados apretaban a la gente para que agarraran las indemnizaciones y se fueran a sus casas. No ha sido capaz de hacer una movilización de todo el gremio para denunciar los despidos y las suspensiones. En oportunidad del paro del 30A y de las pocas movilizaciones de la burocracia que hubo, llevaron al aparato, no movilizan al conjunto de la base. Sólo hicieron un despliegue monumental el año pasado cuando movilizaron a todo el sindicato a la basílica de Luján. Y ahora preparan otra movilización del conjunto del gremio para el sábado 8 de junio, más lejos aún del centro político que Luján, a San Nicolás, para renovar la . Quieren domesticar a los trabajadores para que se resignen, no luchen y voten a Fernández-Fernández en octubre.

Mientras, dentro de las fábricas, arman las listas de los “herejes”. Aprovechan la ofensiva de las patronales para sacarse de encima compañeros que los cuestionan, que “no acompañan al gremio” o que simplemente no les caen bien.

Frente a este panorama tan desolador muchísimos compañeros valiosos se inclinan por el retiro voluntario; ante la falta de perspectiva de lucha, de poder romper con la subyugación a la que están sometidos, optan por irse de la fábrica. A esos compañeros y a los que cayeron suspendidos les decimos que no arreglen, que resistan, que se organicen.

Print Friendly, PDF & Email

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre