Falleció Jaime Torres a los 80 años | Un músico de su pueblo y su cultura

Izquierda Web2
Editor en Jefe del portal IzquierdaWeb - Noticias de los trabajadores, las mujeres y la juventud.

Por Nano Menyón

“En el folclore latinoamericano creo que hay caminos que están trazados y se trabaja en una desigualdad, frente a otra música que no es mala pero que responde a una sociedad de consumo, y es la que predomina hoy en día. Aún así, creo que la música es uno de los caminos que ayudan a extender los brazos, muchas veces puede haber un contenido político, pero está la insistencia de ser uno mismo y no querer parecerse al otro, y deseo lo mejor para las generaciones que vienen.”

Jaime Torres, entrevista al diario El País de Tarija, Bolivia, 11/12/2015

El pasado 24 de diciembre no sólo nos dejó un gran luchador y revolucionario como Osvaldo Bayer sino también un gran exponente cultural de entre los que Bayer defendió: a las 8:15 de la mañana, muere el músico Jaime Torres en Buenos Aires a los 80 años.

Torres nació el 21 de septiembre de 1938 en el seno de una familia colla y desde muy chico vivió en los conventillos de Buenos Aires. Esto no le impidió hablar quechua y aprender las tradiciones de su cultura; aunque, claro está, él y su familia sufrieron mucha discriminación el tiempo que vivieron ahí: “Yo era niño y en la escuela le pregunté a la maestra sobre el 12 de octubre y me dijo: ‘Para que no se equivoque, el 12 de octubre es el día que llegó la civilización’. Eso me produjo una gran rebeldía frente a la enseñanza que seguimos recibiendo. Es que por mirar los pajaritos hacia afuera dejamos de vernos a nosotros mismos”.

Desde niño aprendió a tocar el charango, impulsado por su familia, bajo la tutela de Mauro Núñez, un multifacético artista boliviano, ampliamente reconocido en su país. Sin despegarse nunca de sus raíces americanas, recorrió una enorme cantidad de escenarios alrededor del mundo. Tras el éxito que supuso la Misa Criolla, inició una dilatada carrera que incluye el Teatro Colón de Buenos Aires, pasando por la Filarmónica de Berlín, la Sala Octubre de Leningrado (hoy San Petersburgo) y el Lincoln Center de Nueva York. Incluso fue parte de la ceremonia inaugural del Mundial de Fútbol de 1974, en Alemania.

Torres entendía al folclore andino no como una pieza de museo, sino como una expresión cultural viva, y su accionar fue consecuente en eso: en 1975 impulsa a creación del Tantanakuy (en quecha: encuentro de todos), un encuentro cultural en Humahuaca que reune artistas y estudiosos de la región andina en pos de celebrar, ensalzar y difundir la cultura originaria. Pero tampoco tuvo rechazo a fusionar su arte con otras expresiones; son conocidas sus apariciones junto a bandas de rock nacional como Divididos, Catupecu Machu y Bersuit Vergarabat, e incluso en su amplia obra discográfica se encuentran discos como Altiplano, donde comparte y fusiona el folclore con jazz, y Electroplano, una genial fusión con música electrónica e instrumentos digitales.

Jaime Torres fue un gran exponente de su tradición y su cultura, que siempre afirmó sus raíces sin temerle a las futuras expresiones musicales y artísticas. Por no haber claudicado nunca su arte frente a las tendencias puramente comerciales, desde IzquierdaWeb realizamos esta humilde nota a modo de homenaje.

Print Friendly, PDF & Email

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre