Crimen racista en Brasil

Evaldo: basta de genocidio de la población negra

Desde Socialismo o Barbarie Brasil, Sueli Alves escribe sobre el crimen de Evaldo Dos Santos Rosa, acribillado por el ejército de Río de Jainero bajo intervención militar. Se suma a una larga lista de crímenes racistas bajo el gobierno de Bolsonaro



Por Sueli Alves

 

El domingo 7 de Abril murió Evaldo Dos Santos Rosa en una acción del Ejército en Guadalupe, ciudad de Río de Janeiro. Evaldo estaba con su familia, yendo a una fiesta cuando su auto fue baleado por una patrulla del Ejército. Según la pericia, fueron 80 tiros hacia un único blanco con la “justificación” de que los ocupantes del vehículo habían sido confundidos con delincuentes. “Fue un engaño”, afirmó un comunicado de la fuerza.

En el tiempo que lleva la intervención militar en Río de Janeiro, 6041 personas murieron de forma violenta, con altas tasas de homicidios de personas negras. Ante cada caso explícito de ejecución por parte de un Estado genocida de la población negra, hay un silencio ensordecedor por parte de los gobernantes de este país.

El Ministro de Justicia, Sergio Moro, no se pronunció aún a cerca de este caso, pero lleva adelante en el Congreso un “Proyecto anti crímenes” que legitiman acciones como las que dieron muerte a Evaldo, pues libera militares en caso de que cometan crímenes por “temor”, que sean sorprendidos o aleguen emoción violenta. O sea, el ministro y el gobierno quieren dar autorización legal para matar a la población negra y periférica pobre que es la más afectada por las violentas acciones policiales.

El presidente Jair Bolsonaro, que sobre temas menos relevantes hace declaraciones en su Twitter, hasta ahora tampoco se pronunció sobre el caso. Una postura criminal que da un más aval para que casos como este sigan ocurriendo. Wilson Witsel, gobernador de Río de Janeiro, se limitó a decir que no podría emitir ningún juicio de valor respecto a lo ocurrido…

Mirá también:  Brasil: La Justicia le niega el habeas corpus a Lula

No olvididaremos al albañil Amarildo (Rocinha), torturado y muerto por la policía de la UP, a los 5 jóvenes de la masacre de Costa Barros en Río de Janeiro, que fueron asesinados cuando celebraban el primer sueldo recibido por uno de ellos, del joven Rodrigo Alexandre (de la fabela Chapéu Mangueira), quien tenía un paraguas que fue confundido con un fusil, y tantos otros casos de violencia policial contra la población negra.

No existe casulidad o azar, en todos los casos son negros que viven en la periferia. Esos son los principales blancos. Es necesario que Bolsonaro, Witsel, y el Comando del Ejército, sean inmediatamente responsabilizados por la muerte de Evaldo.

¡Fuera el Ejército de las calles de Río de Janeiro!

¡No al paquete genocida de Moro!

¡Basta de Bolsonaro!

¡Vamos a derrotar a este gobierno en las calles!

Print Friendly, PDF & Email

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre