universidad

Entrevista a trabajadoras del Museo Etnográfico

Las trabajadoras vienen enfrentando la precarización laboral en el museo, que depende de la facultad de Filosofía y Letras de la UBA. “La perspectiva es que nosotros tenemos que seguir luchando por nuestros derechos”

Izquierda Web2
Editor en Jefe del portal IzquierdaWeb - Noticias de los trabajadores, las mujeres y la juventud.


Hace unos días, desde el Nuevo MAS y la Corriente Sindical 18 de Diciembre entrevistamos a Silvana y Verónica, integrantes de la Asamblea de Trabajadores del Museo Etnográfico “Juan B. Ambrosetti” que depende de la Facultad de Filosofía y Letras de la UBA.

Nuevo MAS Filo: ¿Cómo viene la situación de los trabajadores del Museo Etnográfico?

Verónica: Bueno, la situación viene hace muchos años con un grado importante de desorganización administrativa y problemáticas que tienen que ver con la precarización laboral y la ausencia de una política universitaria enfocada en pensar cómo tiene que ser la planta de trabajo de un museo universitario que alberga un patrimonio público, un gran patrimonio universitario. Que tiene que cumplir con determinadas funciones como los roles clásicos de la universidad, como la investigación, la docencia, la extensión, pero también con la particularidad de que tenemos un patrimonio importante: cerca de cien mil objetos que son responsabilidad de la Universidad de Buenos Aires, de la Facultad de Filosofía y Letras y que una de las funciones que tenemos como equipo de trabajo es cuidar ese patrimonio. Que esté en condiciones adecuadas para que pueda usarse para la docencia, la investigación y la extensión.

En ese sentido, no hay una política por parte de la facultad para pensar y desarrollar una estructura orgánico-funcional que contemple diferentes tipos de cargos para cubrir todas esas funciones que debería tener un museo universitario acorde al siglo XXI, pensando en las responsabilidades sociales que tenemos, la función social que tiene el museo y la función de preservación de patrimonio.

Con ese marco de decir: “No hay una política”, los trabajadores y las trabajadoras de este museo hace 10 años que nos venimos organizando en una asamblea reclamando justamente por los derechos que no son cumplidos hacia nosotros, son vulnerados hacia nosotros. Ese trayecto de mas de una década, o casi ya mas de una década, nos ha llevado a aprender un montón de cosas, a estudiar cuáles son nuestros derechos, cuáles son los reglamentos que rigen a la UBA, las distintas formas de contratación, las distintas formas de precarización, a analizar experiencias de otros museos, a intercambiar con gente de otros museos universitarios. Y en ese camino hemos ido logrando algunas cosas como tener una estructura orgánica formal aprobada formalmente, parcial, porque no abarca toda la estructura que debería tener el museo sino solamente las áreas administrativa, técnicas y profesionales no docentes. Pero esa estructura fue aprobada el 8 de marzo de 2016, van a ser cuatro años ahora en 2020. En una época pensábamos cuando se cumplieron los dos años sin financiamiento pensamos en hacer una torta y llevarla al consejo directivo para que soplaran las velitas.

Silvana: Lo podemos hacer el año próximo.

Verónica: Lo podemos hacer. Pero eso nos sirvió para organizarnos mejor, para tener como una guía de a qué aspiramos como trabajadores y trabajadoras. Y un montón de otras cosas que hemos ido haciendo, que no tienen que ver -por ahí- con los reclamos salariales o con alguna cuestión que tenga que ver con el pase a planta, sino con lograr otros objetivos que nos hemos ido poniendo; como por ejemplo, cobrar horas extras en la Noche de los Museos por nuestro trabajo, que todos los compañeros y compañeras tengan las mismas posibilidades para estudiar o para tomarse licencias por estudio, para tener “derecho a enfermarse”, para tener derecho a participar de las asambleas que se convocan en la facultad, que pareciera ser como es algo que está dado pero no está dado, sobre todo para los compañeros y compañeras que son contratados.

Silvana: Sí, porque además la asamblea no es solo de no-docentes. La asamblea es de todos los trabajadores del museo, que tengan diferentes categorías no tiene nada que ver.

Verónica: No importa la forma de contratación, digamos. Es una asamblea de docentes, no docentes y contratados.

Nuevo MAS Filo: Hace unos meses, en las facultad de Filosofía y Letras tomó mucha visibilidad el reclamo que venían haciendo. Cuál fue el reclamo central en la pelea que llevaron adelante este año.

Verónica: El reclamo central sigue siendo la aplicación de una estructura orgánica funcional y financiamiento de esa estructura, la apertura a nuevos cargos, los concursos, el pase a planta de los contratados. Ese es un pliego básico que llevamos repitiendo todos los años.

Mirá también:  #desPedidosYA: Llaman a movilizar contra la precarización de los deliverys

Además teníamos una situación con los compañeros contratados que estaban desde hace años muy atrasados salarialmente y sin derechos prácticamente. Entonces ese ha sido una demanda permanente a lo largo del tiempo, que esta Comisión Interna que tenemos en este momento, que están hace 3 o 4 años más o menos, tomó el tema; porque antes los contratados ni siquiera podían participar. Bueno, no había asambleas tampoco no-docentes, hubo muchos años en que la única asamblea que se hizo fue una asamblea que convocaron para sacar un comunicado en contra de la toma de los estudiantes. Te estoy hablando de 10 años atrás.

Era difícil porque no había ningún tipo de órgano de participación activo a nivel facultad para nosotros. Entonces esta Comisión Interna que tenemos ahora sí tomó el tema de los contratados. Hay alrededor de 500 trabajadores no-docentes y además hay un cúmulo de 50 trabajadores que son contratados y contratadas que cumplen funciones no-docentes, ósea en las distintas sedes. Entonces se tomó ese reclamo para que estos compañeros que cumplen funciones permanentes pasen a tener una equiparación salarial, porque frente al pase a planta y todos estos reclamos la respuesta ha sido: “la Universidad de Buenos Aires tiene congelada la planta de trabajo no-docente desde hace por lo menos 10 años”. ¿Esto qué quiere decir? Que no se abren cargos nuevos genuinos, sino que tenes que esperar que se muera alguien, se jubile alguien o renuncie alguien, es la única forma.

Que es la respuesta que dan las autoridades tanto de la UBA, como de la facultad. Entonces el reclamo sigue siendo el pase a planta, la aplicación de la estructura, porque está contemplado todos esos roles en la estructura de trabajo del museo, pero por mientras los compañeros y compañeras estaban cobrando 12.000 pesos. Lo que se logró este año, gracias ya a un camino que se venía haciendo de reclamos y demandas y todo eso, desde el museo, desde la Comisión Interna, desde el laboratorio de idiomas, desde distintas aristas y con muchas reuniones paritarias que se hicieron desde la facultad, se logró la equiparación salarial de los contratados del museo a una categoría 7 que es la categoría mínima del escalafón no-docente que la mayoría, por lo menos más de la mitad de los trabajadores del museo, tenemos esa categoría.

Entonces, uno dirá ¿lo logramos todo? No, no lo logramos todo, pero para esos 7 compañeros y compañeras fue un cambio sustancial en su posibilidad de seguir trabajando acá, de no tener 4 laburos para llegar a fin de mes, de poder tener un solo lugar de trabajo, aunque ninguno tiene un solo lugar de trabajo, la mayoría de los trabajadores de este museo tenemos mínimo dos lugares de trabajo para llegar a fin de mes, porque evidentemente la universidad pública está muy lejos de poder garantizar cargos como corresponde para llevar adelante de manera permanente las funciones del museo universitario.

Silvana: Sí, una de las cosas que no pudimos llevar a cabo fueron las profesionalizaciones que pedíamos también…

Verónica: Las venimos pidiendo desde el año 2013 o 2012.

Silvana: Porque la gente tiene título universitario como que automáticamente antes…

Verónica: Título universitario acorde a la función.

Silvana: Como que automáticamente antes podían moverse de un cargo al otro. De una categoría a la otra. Y es lo que venimos reclamando también.

Verónica: Todo lo que tiene que ver con lo estructural, no tuvo ningún tipo de respuesta, por lo menos no hubo por parte de las autoridades de la facultad, que se escudan en decir que el rectorado no aprueba mayores aperturas a ingreso de personal en la Facultad de Filosofía y Letras. En algunas ocasiones después de mucho reclamar se logró que se hicieran los pedidos formales, porque para una negociación en la UBA siempre hay que tener un número de expediente que, como en todo lo que es administración estatal, sin un número de expediente no existe. Que hubiera pedidos formales de la apertura y la ampliación la planta no fue algo permanente en esta gestión.

Mirá también:  Estados Unidos: 20.000 trabajadores de las telecomunicaciones van a la huelga

Nosotros como trabajadores nos mantuvimos activos en la medida de las posibilidades en seguir estos reclamos. A veces unificados a otros reclamos con reclamos mas grandes como el de la defensa de la educación pública y otras veces hemos estado bastante en soledad por nuestros reclamos y vamos a seguir haciéndolo.

Silvana: Hasta ahora seguimos reuniéndonos con la dirección, con la Comisión Interna para seguir viralizando los reclamos, como el tema de los contratados, del pase a planta y compañeras que están por jubilarse, por lo menos dar prioridad a la persona que esta por jubilarse, las compañeras que tienen mas vulneración de sus derechos, que sean las prioridades para el pase a planta, para que se puedan jubilar con algo que no sea la jubilación mínima.

Nuevo MAS Filo: ¿Cómo piensan las perspectivas a futuro?

Verónica: En la facultad los cambios a nivel nacional han influido porque el recorte presupuestario que sufrimos en los últimos años agravó potencialmente muchísimo más la situación en la que ya veníamos. Imagínense lo que cuesta económicamente sostener una institución como esta y preservar el patrimonio, hay que pensarlo en la ecuación económica. Lo que ha sucedido es que casi siempre lo único solventado por la universidad y la facultad fueron los servicios y los salarios, mientras que todo el resto, como el mantenimiento edilicio o la restauración del edificio siempre fue autogestionado, con fondos privados y públicos, pero externos a la institución; gestionados a través de la asociación de amigos.

Silvana: O con un proyecto de investigación, como el que tenemos ahora, de Ciencia y Técnica que nos equipemos algo con eso y  compramos materiales de conservación que son caros. Que termina ahora en el 2020, por lo que vamos a quedar sin financiamiento de vuelta. Es como cíclico en el que toda la carga está puesta en que nosotros podamos conseguir los fondos para poder solventar la estructura de mantenimiento y preservación de las colecciones. Es complejo.

Verónica: ¿Qué es lo que estamos pensamos para el futuro? La verdad, estamos en un contexto en el que veníamos derrapando para abajo mal. Yo por lo menos pienso eso, no hablo en nombre de nadie, pero pienso que por lo menos en este momento estamos ante una situación en la que no corren riesgo los compañeros de ser despedidos. Que recuerdo que eso en los últimos años era: “Despiden 10 acá, 50 allá”. Dentro de todo, la Universidad al ser autónoma, era como un mundo especial en el que los efectos de lo que ocurría en el país a nivel macro no se hacían sentir tanto, pero si seguíamos en el mismo camino iba a llegar en poco tiempo la situación de ajuste extremo en la universidad y eso iba a tener sus serias repercusiones en el trabajo que hacemos.

Salvando eso, la perspectiva es que nosotros tenemos que seguir luchando por nuestros derechos, vamos a seguir en las instancias en las que haga falta para poder hacerlo, trabajamos coordinadamente con otros museos, con otros trabajadores de otras instituciones de la universidad. Es esto, organización de los trabajadores, de las trabajadoras y se van dando saltos, aunque sean poquitos, con la organización y con la lucha.

Silvana: Dentro de estas reuniones que teníamos con las diferentes autoridades, teníamos también reuniones con la decana pero eso lo dejábamos para mas adelante por el cambio de autoridades, es una de las cosas que teníamos previstas también para este año para saber cómo estaba la situación. Quedará para el año que viene con el vice-decano, porque ahora en enero cierra el museo de hecho, así que en febrero retomaremos.

Nuevo MAS Filo: Muchas gracias por la entrevista y decirles que desde el Nuevo MAS y la Corriente Sindical 18 de diciembre vamos a acompañar sus reclamos en todo lo que haga falta. Vamos a estar ahí en la calle con ustedes.

Silvana y Verónica: Buenísmo. Muchas gracias a ustedes.

 

Print Friendly, PDF & Email

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre