Endurecimiento del régimen | ¿Obsesión o memoria histórica?

Izquierda Web2
Editor en Jefe del portal IzquierdaWeb - Noticias de los trabajadores, las mujeres y la juventud.

 

por Ana Vázquez

“La obsesión eterna con los militares. Alemania, Italia y España pudieron exorcizar sus horripilantes fantasmas militares del pasado, inigualablemente mortíferos, sin que sus actuales Fuerzas Armadas tengan que cargar esos pavorosos crímenes en sus espaldas para siempre. Pero en la Argentina eso es del todo imposible: los fantasmas que derivan de la última dictadura militar tienen mayor entidad que los del nazismo, el fascismo y el franquismo. Los crímenes cometidos, para colmo, en nombre del Estado, entre 1976 y 1983, no llegaron, ni de lejos, a las dimensiones colosales de aquellos, pero es aquí, y no en Europa, donde nos quedamos empantanados con ese trauma.” (…) (Pablo Sirvén, La Nación, 29/7/18)

Martín Balza: El ex Jefe del Ejército siempre tiene quien le haga prensa

Cuando el decreto represivo nos da en la nuca, siempre aparecen los defensores de la “institucionalidad de las FFAA”, de las “FFAA democráticas”, de su “nuevo rol”, del “cambio generacional en las mismas” y un largo etc. Etcétera cuyo rol fundamental es la defensa del aparato represivo del Estado, esté bajo el gobierno que esté.

Desde ya que no es lo mismo bajo una dictadura. Pero tampoco seamos ingenuos y creamos que la “magia de la democracia burguesa” puede transformar lo que no quiere transformar porque es la esencia de su existencia: la defensa del orden burgués y de sus consiguientes ganancias capitalistas.

¿Narcotráfico, asaltos criminales, venta ilegal de armas? Claro que abundan. Y en los grandes negocios de estas atrocidades también están metidos los grandes capitalistas y sus defensores: las FFAA y de seguridad, con distintos nombres y apellidos, pero con el mismo fin. Pregúntenselo sino al mediático ex teniente general Martín Balza, que siempre aparece en los medios cuando se debate sobre las FFAA y sus jefes.(1)

Defender los negocios fraudulentos que dan pingües dividendos, cambiando de dueños a veces, eliminando a algunos otras, pero nunca persiguiendo a los que son socios, aliados incondicionales. Los más pobres y empujados a la marginalidad que actúan en esas operaciones, son los que “pagan el pato”, con su vida o la de su familia. O la destrucción de sus vidas como seres humanos, pensantes. Son una masa de personas embrutecidas y sometidas por las peores lacras humanas: los dominadores que se aprovechan de los más necesitados y excluidos.

El verso de la seguridad interior

Cuando surge alguna medida ultrarreaccionaria como este decreto, siempre aparece algún general democrático que intenta pintarle la cara a las FFAA (también sus defensores civiles). Como no hay muchas figuras que puedan cumplir ese papel porque evidentemente, por algo la memoria popular colectiva asocia a los militares con los Videla, Bussi, Rico…, el que siempre está listo para ese intento de limpieza dermatológica es el ex teniente general Balza. Y claro, Milani no da el perfil.

En este caso no acudió a un lavado de cara, sino que expresó que: “No estamos en condiciones de participar en acciones del marco interno”, “no estamos entrenados ni capacitados para las tareas de seguridad interior”. Una huida hacia adelante… con argumentos “profesionales”. (Perfil.com, 26/7/18)

¿Quién es este personaje? Se preguntan y nos preguntamos. Porque no sólo hay que escucharlo, hay que recurrir a su prontuario para entender un poco quién es.

Empecemos por reconocer que tiene sus ídolos: “’Son notas protocolares dirigidas a los ex jefes de Estado Mayor por el Día del Ejército y la Navidad. Si hubiera reparado a quién iban dirigidas, no las hubiera firmado’, señaló el ex jefe del Ejército teniente general (R) Martín Balza, al referirse a las dos cartas que le envió a Jorge Rafael Videla en mayo y en diciembre de 1989, con elogios al ex dictador y al Proceso.” (La Nación, 1/2/2000, negritas nuestras) A tono con sus felicitaciones a Videla es la alegría que demostró cuando Menem decidió su indulto: “es un nuevo amanecer”. (Ídem)

También sus fans. Jefe del Estado Mayor del Ejército durante la presidencia de Carlos Menem (4 de noviembre de 1991 a 10 de diciembre de 1999), no sólo de este mandatario recibió su respaldo político. “Asimismo, el asesor presidencial Federico Polak señaló que ‘la transformación del Ejército con Balza es más importante que dos cartas’. [Se refiere a las cartas a Videla] El ex vocero de Raúl Alfonsín consideró que la opinión del ex presidente ‘se orienta en la misma dirección’.” (Ídem) Ex presidente que lo ascendió a general de Brigada en 1987.

Tampoco el “gobierno de los derechos humanos” lo dejó de lado. Ocupó el cargo de embajador en Colombia durante las presidencias de Néstor y Cristina Kirchner y embajador en Costa Rica durante el mandato de Cristina Kirchner.

Pero su fuerte “chapa” democrática la acuñó con una declaración que hizo pública el 25 de abril de 1995, en una histórica declaración que se la tomó como una autocrítica. Cuando, en realidad, fue un llamado a la reconciliación para cerrar las heridas, para intentar reconstruir la relación pueblo-FFAA liquidada con la dictadura del Proceso. “Si no logramos elaborar el duelo y cerrar las heridas no tendremos futuro. No debemos negar más el horror vivido, y así poder pensar en nuestra vida como sociedad hacia delante, superando la pena y el sufrimiento.”

La de patriota por su participación en la guerra de Malvinas… donde todos los testimonios de soldados y familiares denuncian el maltrato de los altos mandos… contra los soldados. Aunque, desde ya, él siempre dijo defender a sus subordinados y criticó a sus superiores.

 

Ya lo vamos conociendo…

 

Su debate de hoy, de acuerdo a los tiempos que corren, es el de la defensa de la institución dentro de los márgenes democráticos. “Ojo!”, nos advierte, “no nos ensucien como siempre, queremos y debemos mantenernos alejados de las cuestiones de gobierno. Porque, si acá ustedes fallan como otras veces, ¿quién salva las papas en este país a la sacrosanta burguesía?”

Balza no es un general democrático, es un hábil político que aplica la “prevención” ante el peligro de la “incineración”. Incinerados ya están por la bronca popular de ayer y de hoy, por la “obsesión” popular, como si fuera un problema psicológico, no profundamente político y social. “Déjennos en los cuarteles, déjennos como salvaguarda última de este sistema putrefacto hasta que la cosa estalle”. Consejo de militar patriótico para la burguesía argentina y sus amos del FMI.

Con sus consejos o no, la pelea contra la intromisión de las FFAA en la represión a las luchas y sus distintas expresiones es una tarea hoy de primer orden. No nos tragamos los versos de ninguno de nuestros enemigos, aunque se pongan el disfraz de “democráticos profesionales”. Nunca van a defender los derechos y necesidades de los trabajadores, las mujeres y la juventud.

 

Notas

(1)          Involucrado en el tráfico ilegal de armas a Croacia y Ecuador durante la presidencia de Carlos Menem, causa por la cual estuvo detenido en 2001.

 

Print Friendly, PDF & Email

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre