Ante los nuevos desafíos

Empresarios, burócratas y gobierno contra los trabajadores

Ana Vázquez
Redacción Semanario Socialismo o Barbarie.


“Cuando Menem perdió la interna con Duhalde y se hizo evidente que su reelección era imposible, Guelar (Diego, embajador en EEUU en 1997 y en 2002) descubrió los encantos del Cabezón (Eduardo Duhalde). Y luego los del sucesor Ruckauf, de quien no tardó en convertirse en ‘asesor internacional’. (…) El gobernador Ruckauf –y detrás de él Duhalde- le ofrecían al débil y vacilante gobierno de la Alianza un pacto de gobernabilidad. Una suerte de toma y daca. El peronismo bonaerense asumiría un ‘cogobierno’ a cambio de salvar del desastre inminente al Banco (Provincia) y a la provincia de Buenos Aires.”

El Palacio y la calle, Miguel Bonasso, “El Plan ‘A’”, p. 40, Ed Planeta, 2002

 

Este proyecto de pacto que nos explica el autor del libro citado es en el 2001 antes del estallido del Argentinazo, que conmovió las estanterías prolijas de la gobernabilidad burguesa. Y unos cuantos salieron a buscar aliados en el campo de los representantes de los partidos políticos patronales “opositores” para no naufragar políticamente y salvar sus negocios también, desde ya.

Nosotros, durante estos últimos cuatros años de macrismo, tuvimos encima a la burocracia sindical soplándonos al oído una y mil excusas para no salir a luchar. Más aún después del susto de las Jornadas de diciembre de 2017.

Algunos fueron más directos y cruzaron el charco, como Ramón Ayala de la UATRE; otros “coquetearon en la previa”, como Hugo Moyano, inaugurando un monumento a Juan Domingo Perón; otros, bolsillo de por medio, tuvieron cordiales relaciones con el gobierno de Macri en diversos momentos puntuales, como cuando estaba en juego la devolución de fondos de las obras sociales (Héctor Daer y Cía). La razón profunda e implícita: salvar a rajatabla la gobernabilidad patronal-capitalista.

Pero su apoyo, explícito o encubierto, era desde afuera, como casta privilegiada con lazos con el gobierno, pero no siendo parte directa de él.

Con el novel gobierno peronista la cosa es distinta. No desaprovecharon oportunidad para decirlo con total claridad. Como en la oportunidad en que Alberto Fernández se refirió a José Ignacio Rucci en el encuentro con las cúpulas sindicales. Tampoco cuando se reunieron en el edificio de Azopardo: “somos parte del próximo gobierno”. No es una formalidad esta frase. Es de un profundo contenido. El contenido es que la burocracia, como aparato social privilegiado es parte indisoluble del aparato estatal y actúa junto con él. Porque son uno solo, sin mediaciones molestas.

Mirá también:  "Sinceramente, los mismos de siempre"

Todos se alinearon como los patitos atrás de Alberto, no sólo para la marcha del martes 10, sino para seguir a rajatabla sus planes desde las decisiones de la Casa Rosada. Eso no quiere decir que alguno (o algunos) como Hugo Moyano siga protestando porque el jefe de Estado no puso a su “hombre” en el Ministerio de Transporte. ¡En todas no puede sacar el Quini, don Hugo!

Esta semana va a haber novedades en las anunciadas reuniones empresariales-sindicales. Veremos qué nos anuncian.

 

Todos contra nosotros

Esta unidad Estado-burocracia fortalece al aparato férreo de los sindicatos y federaciones del movimiento obrero. Pero tiene, en la otra punta del ovillo, una posibilidad no visible aún, pero real, que se puede anudar en sentido contrario. Si tenemos la posibilidad y la capacidad para saber agarrarlo y utilizarlo a favor nuestro.

Lo que está a la luz del día es que, cuando estalle una lucha, a la entente gobierno-burocracia sindical la vamos a tener con  armas y bagajes en contra nuestra.

Pero también, por oposición, los trabajadores vamos a tener que prepararnos para esa pelea de una forma distinta, utilizando todas las herramientas que estén a nuestro alcance para que ésta sea dura, larga y construyendo alternativas a la putrefacta burocracia. Nos va a exigir sacar el jugo a nuestra experiencia, aprendizajes anteriores (arrebato de micrófono a Wasiejko en FATE, asambleas masivas, plenarios de delegados independientes y activistas), intuición, para pegar un salto hacia adelante. Porque también hay una nueva generación en nuestro país que está construyendo nuevos caminos, como los y las residentes de CABA.

 

Que nuestro odio cotidiano a la burocracia se transforme en construcción de alternativas por abajo

Esos son algunos de los desafíos que tenemos en esta nueva etapa de gobierno fernandista. Pero esos desafíos tienen la contracara que, aunque serán más duros, podremos elevar la puntería para no sólo actuar en consonancia con nuestra sólida conciencia sindical, sino elevarnos hacia la conciencia política.

Mirá también:  Editorial | 4,7%

Conciencia política que nos permita enfrentar un gobierno peronista-fernandista, que no va a dudar en tirar todo sus más eficientes expertos (como Gustavo Beliz, secretario de Planeamiento Estratégico [!!]) y experiencia acumulada de generaciones en el poder, para desestabilizarnos, intentar quebrarnos y que renunciemos antes de lograr lo que pretendamos. Conciencia de clase obrera que tenemos la posibilidad de construirla y fortalecerla para enfrentar a un enemigo que no sólo está en el sillón de la oficina de Personal, sino en el del sindicato y en el de la Casa Rosada.

Para ellos no va a ser fácil. Menos para nosotros. Pero, no significa que no seamos capaces y enfrentemos las nuevas medidas “novedosas” y las incógnitas que tenemos por delante apoyándonos en la gran experiencia de lucha que están haciendo las nuevas y en algunos casos también no tan nuevas, generaciones en todo el mundo. Y aportando la nuestra, que no es poca cosa.

Los luchadores y la izquierda tenemos que estar a la altura de las circunstancias. De lo contrario, el gobierno de AF y sus “muchachos” nos va a pasar por arriba.

Con nuestra unidad, aprendizaje y fortaleza no lo vamos a permitir. Haremos el aguante por nosotros y por el futuro de las nuevas generaciones de trabajadores, mujeres y jóvenes.

 

 

 

Print Friendly, PDF & Email

Colaborá con la izquierda


Nuestra actividad se mantiene con el aporte solidario de los trabajadores, las mujeres y la juventud.

Suscribite para que podamos seguirte brindando la mejor información y análisis.

Me quiero suscribir




Recomendadas

Rebelión Antirracista en EEUU

Lectura recomendada

Deutscherismo y estalinismo

“Para que el concepto de la personalidad adquiera un sentido real y el desdeñoso concepto de las ‘masas’ deje de ser una antítesis que se alza ante la idea filosófica privilegiada de la ‘personalidad’, es necesario que las propias masas conquisten por sí mismas una etapa históricamente más elevada por medio de la palanca de la revolución o, mejor dicho, de una serie de revoluciones” (León Trotsky, Mi vida). El 80° aniversario del asesinato de León Trotsky es una oportunidad para volver sobre su vida y su obra, así como sobre el balance de la c...

Trabajadores

Las Rojas

Últimas noticias

1 COMENTARIO

  1. Por que no fueron a enfrentar al gobierno de Macri, de la misma forma que se están armando para enfrentar a AF? Por que se amparan ahora en la defensa de los trabajadores par salir con los tapones de punta contra AF y antes no lo hicieron?
    Será pq ahora la izquierda no va a estar sola ya que se unirá en la desestabilización a la derecha, que tanto daño ha hecho.. En las discusiones que ustedes plantean, la discrepancia con el anterior gobierno resulta tibia en comparación a la disputa que tuvieron con el gobierno de CFK, que aún ahora lo siguen enunciando para inferir que hará el nuevo Presidente. Lo que queda claro, es que si bien, sus planteos, están más cerca de las necesidades reales de la mayoría, que las del gobierno, las formas y el blanco siguen siendo punto principal de la no aceptación de la mayoría al FIT

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre