movimiento obrero

El triunfo de los trabajadores de Ran Bat

El miércoles 28, los trabajadores de Ran Bat volvieron a su puesto de trabajo después de 23 días de lucha. Alrededor de las 10 de la mañana finalmente se abría el candado que mantenía cerrado el portón de la fábrica de baterías del Parque Industrial de Burzaco. El triunfo sobre el lock out patronal de los hermanos Alejandro y Rubén Navarro generó un ambiente de profunda alegría  y emoción.

Izquierda Web2
Editor en Jefe del portal IzquierdaWeb - Noticias de los trabajadores, las mujeres y la juventud.
Nuevo MAS Sur


No era para menos: pasaron de un intento de cierre a imponerle prácticamente todas sus reivindicaciones a la patronal y a constituirse en un ejemplo de que luchando en las calles, con objetivos claros, se puede ganar.

Una “transición” con elementos de crisis de gobernabilidad

El conflicto comienza el 5 de agosto, cuando los trabajadores llegaban a la planta y se encuentran que la misma estaba cerrada. La patronal aprovechaba un momento de dificultades económicas para intentar doblegarlos. Podía haber sido un caso más de las decenas de cierres o quiebras de empresas que ocurren a diario. Sin embargo, unos pocos días después, el gobierno de Macri sufre un mazazo impactante en las urnas que lo deja herido de muerte y abre la actual crisis que estamos transitando (al momento de escribir esta nota, el ministro de economía Lacunza acaba de hacer una conferencia de prensa anunciando larenegociación de los pagos de la deuda). La situación es sumamente atípica: Macri posee los atributos formales del poder pero  casi nadie duda (ni los empresarios, ni los bancos, ni el FMI) de que el foco de la autoridad comienza a girar alrededor de Alberto Fernández, a pesar de que el 27 de octubre aun quede lejos.

Durante estas semanas, Fernández ha intentado que Macri haga el “trabajo sucio”: que devalúe el peso, que pulverice el salario con la inflación, y de esa manera bajar las expectativas de los trabajadores con el próximo gobierno, dadas las dificultades económicas en las cuales asumiría.

Fernández cuenta con una importante legitimidad otorgada por las urnas, encarnando una poderosa corriente de voto castigo al gobierno. Esta situación, sumada al “operativo contención” montado por las direcciones sindicales traidoras y el peronismo para que no vuele una mosca, intenta ser aprovechada para que el calendario electoral se cumpla a rajatabla y se procese sin ningún tipo de traumatismos sociales. Mientras tanto, la situación social se deteriora día a día

Mirá también:  Gran paso adelante de los trabajadores de Télam: La justicia ordena reincorporar a 160 despedidos

Los elementos de “indefinición política”, sumados al deterioro social, y la posibilidad cierta de estar a las puertas de una nueva corrida cambiaria, hace que tanto el gobierno como la oposición seanconscientes de que, a pesar de la aparente calma social, la situación es sumamente frágil…

Una experiencia independiente

En este marco es que se da la lucha de los trabajadores de Ran Bat, que aún siendo una fábrica con varias dificultades (un plantel de trabajadores relativamente pequeño de 35 laburantes) y sin el más mínimo apoyo del sindicato (intervenido por corrupción) y la Federaciónde Químicos, desarrollaron una experiencia de lucha independiente muy importante. Quizás uno de los valores más importantes es que los compañeros se jugaron desde el primer momento a pelear por recuperar los puestos de laburo y el reingreso de la totalidad de los despedidos. No buscaron el atajo de algún tipo de indemnización ni la salida individual. Eso marcó una fortaleza importantísima en la determinación para conseguir el objetivo propuesto.

Su plan de lucha comenzó con un acampe que se mantuvo durante todo el conflicto, y se fue desarrollando con la creación de una comisión de mujeres, medidas de protesta en la calle con varias movilizaciones a la Secretaria de Trabajo de Almirante Brown, volanteos en el Parque Industrial, recorridas fondo de lucha y difusión en lugares de estudio logrando una interesantísima unidad obrero-estudiantil y un contundente corte del Puente Pueyrredón, con el que lograron salir en varios medios televisivos, incluso durante varios días.

Un punto muy alto de su pelea fue el hacer conocer los altos niveles de plomo con los que trabajan y la desidia patronal frente a esa situación, que afecta no solo a los trabajadores, sino al resto del Parque Industrial y a la comunidad.

De esta manera, la determinación de lucha de los compañeros logró “colarse” en la transición política que estamos atravesando, y el martes 27, se firmó un acta-acuerdo en la Secretaria de Trabajo consiguiendo la reapertura de la fábrica, la reinstalación de todos los trabajadores y el pago de todos los salarios adeudados. Pero los trabajadores fueron aún más lejos y pasaron a la ofensiva sobre la patronal consiguiendo también que se pasaran a planta permanente a los trabajadores que se encontraban contratados y un compromiso por parte del Municipio para hacer las inspecciones de salubridad para controlar las condiciones de trabajo y evitar la contaminación por plomo. Un triunfazo en toda la línea.

Mirá también:  La Rebelión del Astillero Río Santiago en fotos

 

Lo que viene

 

Desde nuestra organización celebramos junto a los trabajadores este enorme triunfo y estamos orgullosos de acompañarlos en esta experiencia.Es evidente que las semanas transcurridas templaron un colectivo de trabajadores distinto al que existía antes del conflicto. Los compañeros crecieron en organización, en conciencia  y en conquistas. Ahora hay que seguir luchando dentro de la fábrica para que todo lo prometido en el acta se cumpla. Pero también se desprenden tareas que trascienden la planta: la experiencia de lucha de Ran Bat tiene que ser mostrada como un punto de referencia de que, ante la crisis que atraviesan los trabajadores, se puede hacer algo más que esperar al 10 de diciembre.Hay que sacar las lecciones de este proceso y llevarlas a otros sectores que hoy se encuentran en situaciones parecidas, como Ansabo, Expreso Lomas, por citar algunos de la zona. Hay que hacer ver que la lucha en la calle rinde sus frutos, mientras exigimos a la CGT y la CTA que convoquen a un paro general de 36 hs. y a un plan de lucha por todos los reclamos obreros. Hay que seguir tejiendo lazos solidarios con otros sectores de trabajadores y demostrarles que, como dijeron al entrar a la fábrica esta mañana varios trabajadores de Ran Bat, “No hay que bajar los brazos, hay que pelear hasta el final. Porque si se pelea, se puede ganar”.

Print Friendly, PDF & Email

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre