próximo gobierno

El significado de un abrazo

Una puesta en escena de "unidad nacional" que evidencia profundos intereses comunes.

Redaccion
Equipo de redacción del portal IzquierdaWeb.


Ayer, Fernández y Macri se dieron no uno sino dos abrazos en el marco de la misa en la basílica de Luján. Todos los medios y los políticos tradicionales festejan esto como señal de “la política que viene”.

Sin embargo, lo que debe importar a los trabajadores es el significado que está detrás del abrazo. La transición ha sido pacifica; la patronal ha podido despedir y hundir el salario sin que vuele una mosca. Ni Macri ni Fernández se han hecho cargo. Uno porque se va y el otro porque aún no llega…

El abrazo es la simbolización de la gobernabilidad. Nos “peleamos” pero en realidad no tanto porque estamos juntos en garantizar la Argentina capitalista.

Matices existen entre ambos gobiernos, sobre todo en la táctica, en las formas y en los sectores patronales que se pretende beneficiar, pero no en el fondo de los asuntos; en el programa general.

Fernández no viene para tomar ninguna medida anticapitalista, nada que cuestione los derechos de propiedad de los ricos. Viene a enderezar lo que Macri hizo demasiado mal en materia económica y de las demás, pero esto tiene el límite claro de no tocar ninguna de las reglas de juego fundamentales.

Lo que viene es ajuste, disimulado, mediatizado, pero ajuste al fin. Lo que viene es plazo de gracia para pagar la deuda, pero pago de la deuda al fin. Lo que viene es política por la “preocupación por el hambre” pero los paliativos no se harán a costa de los empresarios sino de los demás trabajadores. Los “privilegiados” que tienen un trabajo, no los que se enriquecieron groseramente bajo el macrismo.

Mirá también:  Agroindustria | Víctima del ajuste, se suicidó un compañero en su lugar de trabajo

La expectativa de los de abajo es que todo va a mejorar con Fernández. Pero sería un error esperar cambios de fondo más allá de cuestiones cosméticas o simbólicas; más allá de los intentos de que la confictividad social le estalle en las manos.

El abrazo de Fernández y Macri, auspiciado por la Iglesia, sólo refleja que a pesar de los matices y las peleas para la TV y en la justicia patronal, ambos trabajan para los capitalistas.

Print Friendly, PDF & Email

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre