universidad de san martín

El Nuevo MAS conquistó una secretaría del CEHum UNSAM

Hacia un balance necesario, de cara al avance de la izquierda en humanidades

Izquierda Web2
Editor en Jefe del portal IzquierdaWeb - Noticias de los trabajadores, las mujeres y la juventud.
Ian Fer  Secretario de Extensión del CEHum


El pasado 8 de noviembre finalizó el escrutinio de las elecciones del centro de estudiantes de humanidades de la Universidad de San Martin (CEHum). Dando por ganador con el 55% de los votos a la actual conducción, el frente de todos, compuesto por la José Martí y el MUI, seguidos por el FEI, (PO+PTS) con el 30% de los votos y con el 14% el Ya Basta – Las Rojas – Nuevo Mas, en sus primeras elecciones por fuera del FEI.

A modo de pequeño balance, cabe aclarar algunas cuestiones para entender críticamente la situación en la escuela de humanidades y avanzar en la construcción de un centro de estudiantes participativo, democrático, feminista y de lucha.

Pasado un año desde que La Martí sacara el 72% de los votos, podemos dejar en claro que hubo un retroceso considerable del kirchnerismo en el centro. Esto se debió a los métodos errados para interactuar con el estudiantado a lo largo de todo año, acortando los canales de comunicación y participación sólo a los amigos de la dirección y a agrupaciones afines. Se despolitizó, se construyó un centro inmóvil y sin capacidad de escuchar finalmente las quejas y reclamos de lxs estudiantes. Y para colmo, la sumatoria de dos agrupaciones al frente que conduce La Martí (MUI y FUNK) dio el peso superestructural para imponer medidas contra la asamblea general; algo así como un pequeño aparato para poder aprobar por asamblea el vigente estatuto que ya hemos denunciado [1]. Otro fallo fue el ignorar como una gran cantidad de estudiantes se expresaron contra la represión a lxs docentes de Chubut realizada por Arcioni (PJ). En este caso, salieron a lavarle la cara al PJ denunciando sólo al gobierno nacional. Por otro lado, y más allá del propio desgaste de ser oficialista, hubo un completo abandono de consignas históricas del movimiento de estudiantes. Se negaron a dar la pelea por fotocopiadora de y para les estudiantes, reemplazándola por un capitulador “Fotocopias a precios accesibles”. Se ignoró la pelea de muchxs estudiantes de historia para poder cursar en el turno noche, estudiantes que tienen que dejar de cursar por el horario anti obrero de la dirección e incluso se militaron las elecciones de forma superficial [2], sin propuestas que realmente puedan ayudar a les estudiantes, en medio de esta crisis económica, a continuar con sus estudios. Y mucho peor fue el completo abandono del turno mañana, donde la carrera de psicopedagogía sufre el ajuste más que cualquier otra teniendo estudiantes que no tienen dónde cursar, y una modalidad semipresencial que encubre la falta de presupuesto.

Mirá también:  Elecciones UBA: El ¡Ya Basta! plantea defender y renovar el CEFyL

Asi, el péndulo giró a la izquerda y las agrupaciones rojas tuvimos mayor recepción, colándose un discurso de lucha y reevindicaciones históricas. Ésto dio lugar a un repunte de la izquierda en comparación con el 26% que sacamos el año pasado en total.

Con respecto al FEI (PO-PTS) hicieron una campaña a la negativa, cargada de denuncias pero con poco que proponer. Centraron su campaña en psicopedagogía pero sin brindar ningún tipo de propuesta y sin conocer las principales problematicas que también afrontan las otras carreras.

Antes de comenzar las elecciones, el pts y po denunciaban que la participación de los estudiantes sería nula debido a que se realizaría un congreso en la facultad y se presentaron como los “salvadores frente a la lista antidemocrática oficialista”, una verdadera falacia que solo escondía su falta de militancia en todo el año y su amor a la maniobra, cuando en realidad terminaron votando muchos más estudiantes que el año pasado. Cabe aclarar que si bien los antidemocráticos realmente fueron las agrupaciones de la conducción (La Martí), el FEI votó a favor del mismo estatuto que denunciamos y que le quita poder de decisión y acción a la asamblea general, una miopía política del PO, que no sólo votó a favor del mismo, sino que encima terminó ausente en la semana de elecciones y sin secretaría.

La necesidad de los balances es clara, la izquierda avanzó considerablemente, y se pone en la palestra la posibilidad de recuperar el centro, pero también la necesidad de un balance crítico de los años que el

FEI dirigió el centro y se encontraba completamente vaciado; 6 años de listas únicas y de ausencia total son testigos de ésto. Para avanzar hacia la recuperación, tenemos que ser asertivos en el camino y las propuestas que nos lleven a ello. Para la construcción de un centro verdaderamente democrático, participativo, feminista y de lucha; y no un espacio en blanco donde lxs estudiantes no se puedan referenciar como fue durante tanto tiempo. Y no porque la Martí haya hecho de eso algo mejor, convirtieron una herramienta gremial en una cáscara vacía de contenido político, un suministro de mates y agua caliente, una oficina de pequeñas gestiones superficiales al servicio de la gestión y la intendencia para su propaganda electoral [3].

Mirá también:  El Nuevo MAS apoya la toma del Astillero Río Santiago

Desde el Nuevo MAS – Ya basta! – Las rojas nos presentamos solos por primera vez en la UNSaM, luego de las maniobras del PTS y el PO para dejarnos fuera de la lista y rompiendo la unidad. Durante toda la semana pusimos mucho esfuerzo militante para interpelar a lxs estudiantes. Fuimos a dar el debate con un discurso constructivo, apelando a la participación y la democratizacion del centro. Salimos con consignas históricas y con consignas especificas de las carreras que estamos cursando; proponiendo renovar el centro y fortalecerlo, reivindicando las luchas que estan ocurriendo en Chile, Ecuador, Libano, que enmarcan a la juventud en una nueva primavera de explotadxs y oprimidxs, y denunciando el pacto social que viene a imponer el gobierno de Fernandez y la futura complicidad de la conducción del centro con dichas medidas. Así conseguimos el 14% de los votos de gente que realmente se sintió interpelada y representada por nuestra plataforma. Fue un paso para delante, rompiendo las expectativas de las otras agrupaciones y demostrando que tenemos la politica para interpelar y llegar al conjunto de lxs estudiantes. Somos concientes que es un paso pequeño pero firme y con carácter propio, alejándonos del vaciamiento del FEI y la despolitización de la actual conducción de La Marti, continuaremos  poniendo la secretaría recuperada al servicio de las luchas del estudiantado, lxs trabajadores, la juventud y el movimiento de mujeres y lgttbi.

 

[1] El año pasado la conducción intentó imponer una reforma de estatuto similar a ésta, pero no pudo movilizar al estudiantado en la asamblea (éramos menos de 10 personas). Éste año fue aprobado por una asamblea de 23 personas.

[2] Acá también se vio el aprovechamiento de esa nueva incorporación a la conducción; los militantes del MUI fueron el sector más dinámico dentro de ese frente, ya que tuvieron que militar para que entrara su secretaría acordada. Pero la Marti «no metió tercera» en ningun momento, salvo cuando algún que otro punteo le daba bajo.

[3] Katopodis se presentó más de una vez a fotografiarse en la universidad y a hacer campaña con el recorte de presupuesto.

Print Friendly, PDF & Email

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre