"Contenedores inteligentes"

El gobierno porteño a la carga contra indigentes y recicladores

Horacio Rodriguez Larreta, jefe de gobierno de Ciudad Autónoma de Buenos Aires, inauguró este lunes 18 contenedores “inteligentes” que sólo pueden ser abiertos por tarjetas magnéticas de uso exclusivo de los residentes de la calle Corrientes. En un contexto donde la tasa de pobreza e indigencia no paran de ascender, Larreta prohibe a cartoneros trabajar y a indigentes buscar comida en los residuos

Pablo Pérez



El pasado lunes 15, Horacio Rodriguez Larreta inauguró la “nueva calle Corrientes” que será peatonal entre las 18 y las 2 de la noche. El evento contó con la participación de figuras del gobierno porteño y con un nuevo ataque a los pobres de parte del gobierno del slogan “Pobreza cero”. A partir de esta semana el centro porteño contará con 18 nuevos contenedores denominados “inteligentes” que impiden la utilización a cualquier persona que no resida en los frentes de donde se ubican los mismos.

Estos contenedores colocados a lo largo de 6 cuadras sobre la avenida Corrientes sólo se abren con una tarjeta magnética que por el momento sólo existen 150 copias repartidas a los “frentistas”, es decir, a quienes residan o posean comercio sobre la mencionada avenida. Las tarjetas registran la hora de utlización que debe ser entre las 20 y las 21, caso contrario se procederá a multar al residente.

El hecho forma parte de una prueba más de que el gobierno de Cambiemos es un gobierno de empresarios que pretende atacar al conjunto de los de abajo en todos los frentes. Ya sea mediante recesión y despidos, inflación y rebaja de las condiciones laborales o en este caso impidiendo a cartoneros y personas en situación de calle buscar en la basura lo mínimo para su supervivencia.

Es que los nuevos contenedores esconden un profundo odio de clase hacia los mas vulnerables del sistema. Lo que está de fondo (y ni tanto) es que quienes revuelven en la basura en busca de comida, ropa u otros artículos no lo podrán hacer más condenandolos al hambre más extremo y a la erradicación de los mismos del centro porteño. Esto además de impedir a los cartoneros y recicladores llevar adelante su labor ya que, de mas esta decir, no contarían con tarjetas magnéticas.

En las propias palabras a Cadena3 de Eduardo Macchiavelli, ministro de Espacio Público de la Ciudad, “esto es para evitar que la gente se meta y saque basura. Y así va a mejorar mucho la limpieza de la avenida” a lo que agregó que si “funciona, posiblemente vayamos progresivamente a todos los contenedores para cambiarlos por los contenedores easy”.

Es decir, desde el gobierno ven con claridad que cada vez más personas son arrojadas por sus políticas bajo la línea de pobreza e indigencia y su respuesta frente a este desastre social es impedir la última fuente de sustento de sus necesidades. Lejos de implementar políticas que de mínima sirvan de paliativo hacia esta creciente franja de la población, más lejos aún que la creación de puestos de trabajo dignos y de aumentos salariales acorde a la canasta básica familiar, de lo que se trata es de esconder la basura bajo la alfombra o, en este caso, en un contenedor bloqueado.

Para graficar el cinismo de Horacio Rodriguez Larreta, se puede analizar que en los tres años que lleva al frente del gobierno porteño la cantidad de personas bajo la línea de indigencia (11000 pesos mensuales) se duplicó: si en enero de 2016 habían 100.000 personas sin cubrir la canasta básica alimentaria, a finales del 2018 ya ese número alcanzaba las 204.000 personas segun los propios datos del gobierno de la ciudad. Frente a esta situación crítica la salida que ofrecen es dejar a estos cientos de miles de personas sin siquiera poder alimentarse de lo que otros dejan en un hecho sin antecedentes en la región.

Entre la recesión que deja a miles en la calle y la inflación que pulveriza el salario o el dinero que puedan obtener de las changas, el gobierno le suma el liso y llano impedimento de que se pueda urgar entre la basura con la excusa de mantener “limpia” la avenida. Pero los problemas sociales no pueden ser ocultados y lo que sale a la luz cada vez más es que Macri no se aguanta más.

Print Friendly, PDF & Email

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre