wikileaks

El gobierno de Ecuador entrega a Assange al imperialismo

En un giro político entreguista evidente, el presidente Lenin Moreno decidió quitarle al fundador de Wikileaks su condición de refugiado político y lo entregó a la policía inglesa. El imperialismo tenía a Assange en la mira luego de años de filtración al público de documentos secretos que pusieron en evidencia sus crímenes de guerra en Medio Oriente y en general el chiquero de los secretos de la política capitalista. Exigimos la inmediata libertad de Julian Assange.



 

El sitio oficial de Wikileaks ya venía advirtiendo sobre la inminente detención en Londres de su fundador y director, que se encontraba refugiado en la embajada ecuatoriana desde hacía ya siete años. En un tweet del día de ayer advertían que Lenin Moreno se aprestaba a presentarse ante sus jefes de Estados Unidos el 16 de abril próximo. Tanto Estados Unidos como el Reino Unido venían exigiendo su extradición para juzgarlo.

Los argumentos que el presidente ecuatoriano esgrime para justificar su decisión son poco menos que increíbles. En un video difundido hoy habla de “declaraciones descorteses y amenazantes de su organización aliada en contra de Ecuador, y sobre todo la transgresión de los convenios internacionales… Ecuador soberanamente da por terminado el asilo diplomático otorgado al señor Assange en el año 2012”. La habladuría sobre su “cortesía” parece explicar que lo que mueve a un presidente a quitarle su derecho de asilo político a la cabeza visible de Wikileaks es menos una decisión política y más el desagrado por sus modales. Respecto a la violación de los tratados internacionales también hay poco que decir: se trata de acuerdos entre Estados, no entre individuos. Nadie puede violar un tratado que no ha firmado.

“Soberanamente” parece haber sido una palabra dictada para intentar esconder el evidente e inocultable carácter cipayo y entreguista de esa decisión. Lenin Moreno se arrastró servilmente a los pies de Trump y el imperialismo yanqui, que había visto sus pérfidos mecanismos de funcionamiento real puestos a la vista de millones por las filtraciones de Assange.

Si bien la explicación que da el ex presidente Correa respecto a la decisión tomada por el mandatario actual parece tener cierta base real, aún así explica poco. Wikileaks habría filtrado recientemente documentos que probaban movimientos financieros espurios por parte de Lenin Moreno, que tendría cuentas ilegales en Panamá, llamados INAPapers. Sin embargo, las cosas son evidentemente más complejas. La entrega de Assange es una política de defensa de los intereses del imperialismo yanqui (e inglés) y sus crímenes, no puede ser reducido a la discusión local entre Correa y su ex aliado. Lenin Moreno se alinea con el giro a la derecha en la región, a la política de terminar con la formalidad de los enfrentamientos orales con los Estados Unidos para alinearse de forma total, incondicional y rastrera.

Mirá también:  El Nuevo MAS Córdoba se movilizó contra el golpe en Venezuela

Lenin Moreno sabe muy bien las implicancias de la entrega de Assange. Reino Unido es un aliado clave de los Estados Unidos en cuanto a política internacional, fue uno de los primeros seguidores de las invasiones de Iraq y Afganistán, sus intereses están hoy profundamente imbricados. Pues bien: quien es hoy presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, sostuvo abiertamente en 2010 que Julián Assange debía ser ejecutado. Bill O’Reilly, vocero en la televisión del imperialismo estadounidense hizo extensivos sus deseos de ejecución a todos los miembros de Wikileaks.

Si bien las filtraciones del portal en cuestión son múltiples y muy variadas, las más sensibles son las que pusieron en evidencia los crímenes de guerra de los Estados Unidos en las guerras de Medio Oriente. A través del sitio Wikileaks se han hecho algunas de las más grandes filtraciones de documentos secretos de la historia.

En 2010 se hizo pública de forma coordenada con varios grandes diarios la filtración de casi 400 mil documentos del Pentágono sobre sus crímenes en Iraq. Allí, se hablaba de más de 60 mil civiles asesinados por las fuerzas aliadas encabezadas por Estados Unidos, del uso sistemático de la tortura y el asesinato sobre la población civil por parte de las fuerzas armadas iraquíes aliadas a las fuerzas invasoras y múltiples de crímenes de igual envergadura. Los “Diarios de la Guerra de Afganistán”, filtrados el mismo año, hicieron también conocer al público las múltiples atrocidades de las tropas del imperialismo en la zona. También hicieron público un video en el que un helicóptero Apache disparaba sobre un reportero de la agencia Reuters y varias personas desarmadas más. La agencia había pedido al Estado norteamericano tener el registro del asesinato, el aparato militar había negado su existencia hasta que Wikileaks lo filtró. Podríamos seguir hablando interminablemente de las muy numerosas puestas a la luz pública de los crímenes y vejaciones del imperialismo que fueron puestas en evidencia por el portal de Assange.

Mirá también:  Venezuela | La ofensiva golpista tras la careta de una supuesta “ayuda humanitaria”

La necesidad del imperialismo de sacarse de encima semejante molestia es evidente. Con Wikileaks se puso en evidencia para todo aquel que lo quiera ver el mecanismo de funcionamiento de la democracia imperialista yanqui, de lo que esconden al público respecto a la brutal opresión que representan.

La entrega de Assange es un ataque de grandes proporciones a la libertad de expresión y comunicación. Se trata de ponerle un bozal a la prensa en defensa de los intereses de los grandes capitalistas y sus gobiernos. Exigimos la inmediata libertad de Assange y denunciamos al cipayo Lenin Moreno como el rastrero agente de Trump que es.

 

Print Friendly, PDF & Email

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre