Justicia por Diego Cagliero

El gatillo fácil y la doctrina Chocobar se cobraron otra vida

El pasado 19 de mayo Diego Cagliero de 30 años, murió tras ser baleado por la policía luego de una supuesta persecución en la localidad de Tres de Febrero. Su familia y varias organizaciones se organizaron para exigir justicia por Diego.

Ya Basta - UNSaM


El pasado 19 de mayo Diego Cagliero de 30 años, murió tras ser baleado por la policía luego de una supuesta persecución en la localidad de Tres de Febrero. Para la versión policial, Diego y cuatro amigos huyeron de la policía en una combi blanca, abriendo fuego contra los efectivos que intentaron detenerlo. También afirmaron los oficiales que estos tenían un arma de fuego y una de aire comprimido. Lo cierto es que tanto las pruebas fílmicas como los testimonios arrojaron otra luz sobre los hechos. Por un lado no fueron encontrados casquillos dentro de la camioneta, ni un lugar por donde efectuar los disparos por la estructura del vehículo. Además de la palabra de los testigos, que afirman que no había armas dentro de la combi, acusando a la policía de implantarlas luego. Incluso en el video captado por las cámaras de seguridad del distrito se puede ver a los acusados bajar con las manos en alto de la camioneta.

La fiscal Gabriela Disman dio lugar en principio a la versión policial, caratulando la causa como robo agravado por la persecución. Pero ante la presión de la familia y las distintas agrupaciones que denunciaron el caso como gatillo fácil, se sometió a investigación a 10 policías que participaron del operativo.

El intendente macrista Valenzuela, fiel al relato criminal del gobierno, felicitó el accionar de las fuerzas de seguridad en su cuenta de twitter. El mismo intendente que tiene como secretario de seguridad al ex capitán del Ejercito Juan Manuel Lucioni, denunciado por las organizaciones de Derechos Humanos de ser partícipe de homenajes a los represores de la última dictadura militar, condenados por delitos de lesa humanidad.

Mirá también:  Gravísima violación a la autonomía universitaria por parte de la gendarmería en Rosario

Este caso, como tantos otros, refleja la política represiva del gobierno, quien en estos cuatro años ha intentado reducir penas a los genocidas responsables de la dictadura militar como con el 2×1, felicitando a policías acusados de gatillo fácil como Chocobar y siendo el responsable de la desaparición forzosa seguida de muerte de Santiago Maldonado. Y esto ocurre casi en simultaneidad con el caso de San Miguel del Monte, donde la policía causó la muerte de cuatro pibes.

Es necesario que la juventud se siga organizando y denunciando los casos de gatillos fácil y brutalidad policial, así como exigiendo justicia por Diego Cagliero y el fin de la Doctrina Chocobar, impulsada por Patricia Bullrich y el gobierno, a quienes hacemos responsables de avalar la violencia contra los pibes y las pibas.

Print Friendly, PDF & Email

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre