Política y crimen

El crimen de Fabián Gutiérrez y sus usos

La causa judicial, la campaña mediática y los usos políticos del caso Fabián Gutiérrez en medio de una de las crisis más grandes del país y del mundo en décadas.

Luz Licht
Redacción Izquierda Web.


Fabián Gutiérrez, de 46 años, fue hallado muerto a diez cuadras de su domicilio del Barrio Aeropuerto Viejo, del Calafate (Santa Cruz) este sábado 4 al mediodía luego de un operativo de rastrillaje. A cargo del mismo estaba el propio juez de la causa, Carlos Navarrete, quien informó el hallazgo del cuerpo en la casa de uno de los cuatro jóvenes involucrados y detenidos por el crimen. Desde hacía dos días que el ex secretario privado de Cristina Fernández era buscado por sus familiares.

No pasó mucho tiempo desde que trascendiera la noticia hasta la aparición de las más insólitas especulaciones acerca de las causas del crimen. A los discursos mediáticos que tendían un manto de sospecha sobre un supuesto “crimen por encargo” de motivaciones políticas, no tardó en sumársele un comunicado de Juntos por el Cambio. Los medios de comunicación fueron «serios» y simplemente dejaron plantada la insinuación de que se trataba de un crimen político para que quisiera creerlo pudiera hacerlo. El macrismo se lanzó simplemente a una campaña pública en la que ya habían resuelto una causa judicial mucho más rápido que cualquier juez o fiscal a una distancia de miles de kilómetros.

La autopsia tuvo lugar el día domingo 5, se determinó que la causa de la muerte fue por una “asfixia mecánica”. La hipótesis manejada por el juez es de un estrangulamiento en el contexto de la exigencia de dinero de la caja fuerte a Gutiérrez por parte de los jóvenes que se encontraban en el domicilio donde hallaron el cuerpo en el contexto de una reunión privada. El juez Navarrete habla de un móvil económico del asesinato e imputó a los cuatro detenidos por “homicidio agravado por alevosía”, dada la intervención de más de una persona en el hecho.

A partir de los datos de este peritaje y de los trascendidos en relación a la escena del crimen, también el abogado de la familia de Gutiérrez, Gabriel Giordano, salió a respaldar esa hipótesis. A su vez, en sus declaraciones mediáticas pidió que la información sobre el crimen “se enmarcara en un hecho de carácter local” y agregó “no se puede seguir especulando al respecto”. Dado el procedimiento que dicta el sistema judicial provincial, la causa está bajo secreto de sumario y es el juez quien está a cargo directamente de la investigación. Por la información oficial que se conoce al momento, habría indicios del carácter no premeditado o planificado del crimen.

Mirá también:  Lavagna, la nueva-vieja carta de una patronal abrumada

No obstante, Patricia Bullrich (PRO), Alfredo Cornejo (UCR), Maximiliano Ferrari (CC-ARI), en su comunicado hablaron de la “gravedad institucional que entraña el homicidio de Gutiérrez” por las declaraciones que brindó como testigo en la «causa de los cuadernos», por la que fue imputado como colaborador. Por ello, se argumentaba que era necesario el pase inmediato de la investigación a la justicia federal. Y porque la fiscal interviniente, Natalia Mercado, es hija de Alicia Kirchner (aunque dado el rol que le asigna el procedimiento local es totalmente secundario). Parte del texto acusaba al gobierno de no haber brindado la debida protección y cuidado a un testigo de una causa tan importante. Incluso Bullrich, en declaraciones a la prensa denunció que habría una posible “manipulación de las pruebas” dado el tiempo que tardaron en anunciar el hallazgo del cuerpo, calificó al hecho como un “secuestro, desaparición y asesinato”.

Para rematar, respondió a los dichos de Alberto  Fernández que se referían al comunicado como “canallesco”, alegando que debía recordarle al presidente que “usted fue uno de los primeros en vincular a nuestro gobierno con la desaparición de Maldonado”. Es difícil agregar algo ante semejante muestra de cinismo.

Dando clases de cómo funciona la posverdad, fue el periodista Jorge Lanata otro de los encargados de ponerle el cuerpo y la voz a la cruzada política de dar una lectura a cerca de un hecho criminal (que con el correr de las horas y pruebas se demuestra a todas luces ordinario) para explotar y dar rienda suelta en su base social “gorila” a lo más bajo de la política, dar pie a especulaciones y fantasías irrisorias y al simple. Por ello en la editorial de su programa del domingo, deslizó enfático: “lo mataron buscando el tesoro K”.

Mirá también:  Cristina en la Rural: Mucho ruido y pocas nueces

Si, en una suerte de trama policial y de fantasía con tesoros de piratas en la Patagonia argentina, el periodista habla de tesoros como motores de un crimen que logró que Gutiérrez “muera sin contar detalles de la bóveda ante un juez”… Pero después de la fantasía, fue más concreto y ligó este hecho con la causa del espionaje ilegal que salpica al mismísimo ex presidente Mauricio Macri, miembros de su gobierno, ex funcionarios y hasta periodistas. Por ello hablo de una suerte de revancha que trama el oficialismo y busca meter periodistas presos, “los chorros están sueltos y van por la venganza” concluyó.

Que la gestión del estado capitalista es un chiquero de corrupción no pueden caber dudas. Que los servicios de inteligencia usados por Macri son una de las cosas más turbias de la realidad nacional, tampoco. Nadie está limpio entre el personal de gobierno de los ricos. Sin embargo, buena parte de la clase dominante siente repugnancia por verse obligados a recurrir una y otra vez al peronismo para que estabilice su propia dominación y el macrismo viene a tratar de expresar ese estado de ánimo de algún modo. Las campañas mediáticas y seudo judiciales son una simplificación de los problemas del gobierno de la nación burguesa entre dos polos: el gobierno capitalista «antipático» del peronismo es menos cuestionado por su gestión efectiva de las cosas que por una polarización falsa entre la «inmoralidad» criminal de un lado frente a la «moral republicana» y la «institucionalidad» del otro. El ejercicio de la «democracia» deja de ser la fiscalización pública masiva de la gestión de las cosas, reservada a los ricos y sus agentes, para convertirse en vacío marketing seudo político, enchastrando de causas judiciales y campañas mediáticas para embrutecer la «opinión pública».

 

Print Friendly, PDF & Email

Colaborá con la izquierda


Nuestra actividad se mantiene con el aporte solidario de los trabajadores, las mujeres y la juventud.

Suscribite para que podamos seguirte brindando la mejor información y análisis.

Me quiero suscribir




Recomendadas

Rebelión Antirracista en EEUU

Guerra, política y partido a la luz de la rebelión en EEUU

“La historia no funciona de manera tal que en primer lugar se imponen los cimientos, luego crecen las fuerzas productivas, las relaciones de fuerzas necesarias entre las clases se desarrollan, el proletariado se vuelve revolucionario, y luego todo esto se guarda en la hielera y se preserva mientras procede la preparación de un Partido Comunista, de manera que pueda alistarse mientras las ‘condiciones’ esperan y esperan; y luego, cuando esté listo, pueda arremangarse y comenzar a luchar. No, así no funciona la historia. Para la revolución se req...

Trabajadores

Las Rojas

Últimas noticias

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre