El cambio por decreto en el sistema de asignaciones familiares

Un nuevo golpe al salario

Redaccion
Equipo de redacción del portal IzquierdaWeb.

Redacción Izquierda Web

En el Boletín Oficial se publicó el decreto 702/2018, el nuevo régimen que prevé enormes recortes para las asignaciones familiares y comenzará a regir a partir de septiembre. Este ajuste implica la “actualización” de pisos y techos para acceder a este derecho. Las exigencias del Fondo de ajuste se disfrazan con las supuestas intenciones de evitar la evasión por parte de los empresarios. Es difícil disfrazar semejante ataque al bolsillo de los trabajadores cuando el gobierno celebra un ahorro de 5.000 millones por año.

El decreto eleva el piso a partir del cual se cobra la asignación familiar que será a partir de los 2.816 pesos y el tope de 83.917 pesos. Se eliminó también la categoría del adicional para zonas diferenciales, aquélla que considera el incremento en el costo de vida en zonas del interior de nuestro país. Para esos trabajadores, lejos de verse beneficiados por el criterio “federalista”, con el recorte van a sufrir una merma de hasta el 75% respecto al monto que percibían hasta ahora. Con este ajuste los trabajadores también dejan de percibir en su salario la asignación prenatal y la ayuda escolar anual. Veamos algunas cifras:

“Por ejemplo, para los salarios más bajos la asignación por hijo es de $1.578 pero puede alcanzar los $3.407 en determinadas provincias o regiones. Al unificarse en $1.578, se reduce hasta en un 54% el monto del beneficio.

Para la siguiente escala de ingreso salarial o familiar, la asignación es de $1.063, pudiendo alcanzar los $2.802 en ciertas regiones. Aquí la diferencia es de $1.739 por hijo, equivalente a una merma del 63%.

En el siguiente nivel de ingreso, el salario por hijo es de $640 pero el valor diferencial puede alcanzar los $2.532. La diferencia es de $1.892, un 75% menos. Y en los ingresos más altos, hasta el nuevo tope de $83.917 mensuales, el salario por hijo se unifica en $328, un 75% menos que los $1.286 de valor diferencial máximo.”[1]

En este afán de recortar para alcanzar la meta de déficit que plantea el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional, el criterio de clase es harto evidente. Mientras se sigue atacando a los trabajadores, sus ingresos y derechos, pidiendo que “hagan un esfuerzo” por la patria, los empresarios con la política tributaria de Cambiemos vieron reducidos los montos de las cargas sociales y se prevé se reduzcan más al mediano plazo. A su vez, las patronales agrarias no pagan impuestos por algunos granos.

A medida que el salario baja con los embates de la inflación (la cual acrecentó su impacto con la devaluación que aplicó el gobierno), con los tarifazos del transporte y de los servicios que no terminan, este nuevo golpe a la economía diaria hará que la misma siga en su dinámica cuesta arriba para quienes viven de su trabajo, mientras los empresarios reciben más y más beneficios. De esta forma, el gobierno garantiza que los únicos perjudicados por el recorte y ajuste permanente sean los de abajo. Por parte de las centrales sindicales y sus dirigentes la respuesta ante esta escandalosa medida es al momento el silencio y la quietud.

[1]https://www.clarin.com/economia/economia/recortes-asignaciones-familiares-afectan-padres-400000-chicos_0_Bkq-msoVX.html

Print Friendly, PDF & Email

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre