crisis energética

El apagón masivo: un fracaso de la gestión capitalista del país

El apagón masivo es tan enorme que impacta. Se trata de un evidente fracaso de la gestión capitalista del país. Se ha llenado los bolsillos a las empresas de energía con tarifazos y exenciones impositivas de todo tipo mientras no se hacía ninguna inversión real en infraestructura acorde con lo necesario.

Redaccion
Equipo de redacción del portal IzquierdaWeb.


Ya es costumbre. Pasa desde hace años, y hay una especie de resignación: viene el verano, viene el calor, vienen los cortes. Es una especie de fatalidad meteorológica. La posibilidad de un colapso invernal es nueva y pone un nuevo techo respecto a qué tan mal se puede estar.

El gobierno nacional venía hablando de una avalancha de inversiones y obra pública para aumentar la oferta de energía. Y se negaba en redondo a aceptar una “crisis energética”. Hay crisis energética, y muy notoria. La explicación se puede resumir en pocas palabras: en la última década y media la producción de energía aumentó menos que la producción en general. E incluso en medio de una crisis recesiva como la que vive Argentina, con buena parte de la producción paralizada, la inversión total es insuficiente en relación a la demanda. Pero esa cuenta incluye un montón de problemas más, como algunas usinas térmicas muy viejas, instalaciones de tendido domiciliario que superan los 50 años de antigüedad y el uso de generadores a combustible que son obsoletos y/o carísimos. Incluso las nuevas instalaciones, injertadas en un contexto de desidia general, no pueden no colapsar. En última instancia, se les exige más de lo que pueden dar debido a un contexto general de desinversión. En este contexto general es que el origen del apagón masivo de hoy parece haber sido en Yacyretá.

 

Ahora bien: ¿por qué el aumento de la generación de energía fue tan bajo respecto del índice general? Sencillamente, porque no hay inversión suficiente. Desde ya, del lado de las compañías privadas, sobre todo Edesur y Edenor, la inversión en mantenimiento es muy baja, y la inversión en generación nueva, casi inexistente. Las nuevas plantas de generación de energía eléctrica han corrido casi íntegramente por cuenta del Estado. Sí: los tarifazos y sus millones fueron a los bolsillos empresarios, no a la inversión.

Mirá también:  Manuela Castañeira en C5N | "Crisis es la de los trabajadores"

 

Una clase dominante en apagón

En el fondo, y bien mirada, la crisis energética es una confesión de múltiples fracasos. Las “obras” del macrismo han sido (en relación al conjunto de la economía) más parecidas al arreglo de un bache que al “desarrollo sustentable”. Eso significa que se ha dejado de lado la puesta en pie de infraestructura (energía y transportes, esencialmente) que le dé sostenibilidad, competitividad y productividad al conjunto de la economía. Es exactamente lo que Milcíades Peña llamaba, hace 50 años, “pseudoindustrialización”, como hemos señalado reiteradas veces en estas páginas. La industria crece en determinados bolsones y nichos con ventajas competitivas especiales (agroindustria), pero es incapaz de un desarrollo integrado, profundo y sobre bases sólidas. Y la propia clase capitalista no atina a ver la crisis energética como parte de ese problema, sino como un muerto que hay que tirarle a éste o al próximo gobierno.

Y esta crisis es, también, la confesión del fracaso del modelo de gestión “mixta de hecho” de la energía, donde conviven concesionarios privados con un Estado que regula tarifas y subsidios. Esta fórmula de equilibrio inestable podía tener su razón de ser en los primeros años de la gestión Kirchner. Pero, como muchos otros instrumentos de ese período, su utilidad pasó a ser cada vez menor hasta que ahora se revela como lo opuesto del principio, un descalabro en todo sentido: económico, político y de gestión del servicio.

Mirá también:  La marcha del sindicalismo combativo en Córdoba

¿La solución, entonces, es estatizar? Más que una solución, es casi el único camino que queda, pero en sí misma no arregla ninguno de los problemas esenciales. Como hemos dicho en otras ocasiones, la cuestión de fondo es el carácter de una clase dominante, la burguesía argentina, que está completamente desentendida de las necesidades estratégicas y estructurales no ya del conjunto del país y de la población, sino incluso de la propia sostenibilidad de la economía capitalista argentina a largo plazo. Su personal político, a su manera y con sus mediaciones, refleja esta incapacidad histórica, o en todo caso tiene esos límites.

Print Friendly, PDF & Email

1 COMENTARIO

  1. Salto grande era la única generadora que funcionaba, Atucha y Río tercero no generan por estar paradas, tampoco funcionaba el Chocon, por falta de mantenimiento, ni las centrales de gas, como Costanera.
    Tampoco andan Cabra Corral ni Río Hondo,
    Por eso, un corto al comenzar la distribución automática en Entre Rios, hizo cortar el suministro.
    No se puede hablar de electricidad en meses,
    Pero no se preocupen, hay elecciones.

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre