movimiento obrero

    El 24, Jornada Nacional de Lucha del sindicalismo combativo

    Salgamos a las calles contra Macri, el FMI y el "Pacto Social" de Alberto Fernández

    Héctor
    Dirigente de la lucha ferroviaria contra la privatización en los 90'. Dirigente del Nuevo MAS.


    El pasado sábado 14 de setiembre se realizó en el camping que tiene el Sutna en Pilar el “Plenario de trabajadores ocupados y desocupados”, impulsado por el Plenario del Sindicalismo Combativo. El mismo contó con la presencia de alrededor de 1.000 participantes, con la novedad de que se hicieron presentes algunos de los movimientos de desocupados que protagonizaron el acampe frente al Ministerio de Desarrollo, que denunciaron la “emergencia alimentaria” como meras migajas que no solucionaban el problema de fondo.

    Desde la Corriente Sindical 18 de Diciembre-Nuevo Mas participamos del plenario con una nutrida delegación compuesta por delegados y activistas de distintos gremios como el Sutna, vidrio, metalúrgicos, Smata, plástico, carne, petroleros, alimentación, judiciales , estatales y docentes, destacándose los compañeros despedidos de la Pilkington y del Hospital Posadas que siguen dando pelea por su reincorporación.

    El plenario tuvo sus alcances y sus límites. En el haber tiene el valor de reunir a un sector importante de la vanguardia obrera antiburocrática, antipatronal e independiente de las fuerzas patronales, donde se definió un curso de acción para que los trabajadores intervengan en la crisis con su propio programa y reivindicaciones, enfrentando el ajuste en curso a cargo de Macri, denunciando la completa colaboración de la burocracia y el peronismo que dejan pasar el ajuste en aras de la gobernabilidad y planteando la necesidad de un paro general para que la crisis no la paguen los trabajadores.

    Pero más importante fue la definición de delimitación tomada frente al futuro gobierno de Fernández-Fernández, denunciando la intención que tiene de imponer un “Pacto Social”, con el cual pretenden formalizar “un acuerdo de precios y salarios por 180 días” con la patronal, la burocracia y el FMI, bendecido por la Iglesia, donde el “pato de la boda” somos los trabajadores ya que la clave del mismo es mantener a rajatabla el salario por el piso, para garantizar las ganancias patronales y el pago de la deuda externa a los acreedores y al FMI.

    Esta definición tiene su importancia frente a algunos sectores, que planteaban la necesidad de ampliar el espacio incorporando otros sectores “que luchan contra el ajuste”. Este planteo meramente sindical, sin delimitación del Frente de Todos tiene el problema de que en esta coyuntura donde no abundan las luchas debido a las expectativas que tienen los trabajadores que votaron por Fernández porque “vamos a estar mejor” -ilusión que también es promovida por la burocracia para hacer la plancha-la clave para que salgan a la pelea pasa por convencer que no pueden esperar soluciones “de arriba”, que la lucha es ahora y va acontinuar después del 10 de diciembre y para lograr eso no hay otra manera que dialogar y desnudar el futuro rol de Fernández.

    De cualquier manera,no podemos descartar una profundización de la crisis y un aumento de las penurias de los trabajadores, en particular los desocupados y sectores populares, circunstancia que puede producir un cambio en el escenario, en el cual hay que tener la sensibilidad de reconocer que sectores están a la vanguardia, impulsando la unidad de ocupados y desocupados tomando en cuenta que claramente el centro debe estar centrada en los trabajadores ocupados, que a diferencia del 2001 no solo han recompuesto sus fuerzas sino que no se encuentran para nada derrotados, mientras que los movimientos de desocupados en su inmensa mayoría han sido cooptados dejando de ser un movimiento independiente y de lucha dirigido clientelarmente por una burocracia ´´piquetera´´.

    Mirá también:  El “déficit cero” más alto de la historia | Macri-Lagarde siguen encendiendo mechas

    Dicho esto, el plenario expresó en su forma y también de contenido un “reperfilamiento”, que de alguna manera profundizan los límites que vienen desde Lanús.Una cosa es darle un lugar (merecido) a los piqueteros y otra es darle una “impronta” piquetera al plenario en desmedro de las representaciones de los trabajadores ocupados, que llegó a opacar hasta al propio Sutna dejando completamente invisibilizado el paro que anunciaron para el martes 17. Por otro lado, fue demasiada burda la pretensión de que el plenario llamara a “votar por el FIT”, propuesta machaconamente repetida por presentadores y oradores, avasallando completamente el carácter del plenario donde no estaba en discusión el tema electoral.

    Sin embargo, contradictoriamente, pese a la necesidad de una respuesta no solo sindical sino política,se insiste en darle al plenario un enfoque sindicalista y de aparatos que falsea la representación, atándola a los “cargos sindicales” que en algunos casos no siempre representan los sectores más dinámicos.

    A nuestro modo de ver, el formato mismo de “plenario sindical” es demasiado limitado, cuando lo que está planteado es realizar un gran encuentro político-sindical en donde, junto con los cargos, se representen las corrientes sindicales como tales; donde se exprese todo el activo militante real de la izquierda en el seno de los trabajadores.

    Porque esa es la experiencia acumulada en el enfrentamiento con el gobierno de Macri, como fue en 18 de diciembre del 2017, dondeconvergieron decenas de miles de trabajadores organizados por sus sindicatos en conjunto con las corrientes políticas, los partidos de izquierda, dando una dura lucha entre todos. Es decir, existe una combinación de sectores sindicales combativos, activistas y corrientes políticas que se destacan por estar al frente de las luchas como ocurre en las luchas docentes, en el Sutna, en ferroviarios, en Pilkington,el Hospital Posadas, etcétera.

    Así las cosas, se le rebaja el contenido al plenario mismo en pos de “una nueva dirección del movimiento obrero” siendo que la representatividad es todavía muy inicial y que, en definitiva, dar pasos reales en ese sentido dependerá, en primer lugar, del resultado de las peleas que se puedan desarrollar contra el plan de ajuste actualy el futuro Pacto Social.

    Aun así, nuestra Corriente Sindical 18 de Diciembreparticipó con sus matices y opiniones, como hemos participado de otros encuentros como el de Atlanta en el 2014, o el del Posadas del año pasado, siempre en la búsqueda de una expresión unificada e independiente de la vanguardia. Mantener el ´´formato Lanús´´trae situaciones como la que sucedió al comienzo del plenario donde se intentó desconocer nuestra representación ninguneando a nuestro representante en la mesa, un joven trabajador activista y dirigente de la lucha en la fábrica Pilkington que vienen de sostener 100 días de acampe por la reincorporación de los despedidos, recién después de nuestro firme reclamo el ´´error´´ fue subsanado.En esto queremos ser claros: la única manera de sostener un frente único es sobre la base de respetar los acuerdos, la representatividad y las opiniones políticas de cada compañero y corriente que participa del plenario.

    Mirá también:  Comenzó la jornada de lucha contra el presupuesto en Congreso

    El otro límite que tuvo el plenario fue en las resoluciones, si bien se definió correctamente el apoyo a todas las luchas como la de los docentes de Chubut, la de los desocupados, la ocupación de la papelera Ansabo, el paro y movilización del Sutna, la marcha por la absolución de los choferes de la línea 60 el 20, el acto del 25por la reincorporación de los despedidos del Hospital Posadas y el acto el 2 de octubre en la Pilkington para que la patronal acate el fallo de reinstalación de Esteban Salvatierra, la resolución de la “Jornada Nacional de Lucha” para el martes 24queda por detrás de los acontecimientos.Poner como eje una movilización es más de lo mismo, la consideramos una medida rutinaria que no le hace mella al gobierno, para hacer realmente una medida que mueva “el amperímetro” aprovechando la debilidad del gobierno y que sirva para sumar al activismo que quiere luchar.

    Desde la 18 de Diciembre propusimos un corte en la Panamericana, porque si tenemos como objetivo interpelar a los trabajadores, no hay mejor lugar que la concentración más importante de la clase obrera que es la zona norte donde se encuentran las grandes fábricas.Sabemos la complejidad que tiene la medida pero vale el esfuerzo de concentrar las fuerzas en una acción que desafíe al gobierno y cuestione la traición de la burocracia en sus narices, si queremos que nos escuchen los trabajadores hay que ir donde ellos están, Plaza de Mayo queda lejos, sería un gran acontecimiento en toda la zona,y una forma de amplificar nuestro llamado a salir a la lucha exigiendo un Paro General de la CGT y las CTA para que la crisis la paguen los capitalistas. Por un aumento de emergencia en los salarios, jubilaciones y planes ajustado por inflación, anulación de los tarifazos,pase a planta de todos los contratados y cooperativistas, reincorporación de los despedidos bajo el macrismo, estatización de toda fábrica que cierre o despida, nacionalizaciónde la banca y el comercio exterior, reparto de las horas de trabajo y plan de obras públicas para generar trabajo genuino, no pago de la deuda externa, ruptura con el FMI. No al Pacto Social.

    Print Friendly, PDF & Email

    DEJAR UN COMENTARIO

    Ingresar comentario
    Ingrese su nombre