Pandemia y crisis económica

EEUU: el rescate del Covid-19 como depredación

La Fed fue responsable de poner 7,1 billones de dólares de riqueza en manos de los inversores en acciones, en un momento en el que la economía real habría producido el resultado contrario.

Robert Brenner

Artículo aparecido en Sin Permiso

La declaración de la Reserva Federal del 23 de marzo de que tenía la intención de otorgar préstamos a corporaciones no financieras fue decisiva como señal de que la Fed asumía el liderazgo del rescate corporativo del gobierno. Apuntaba lo que se esperaba del Congreso y del Tesoro. También especificó el nivel de apoyo previsto para las grandes empresas en la crisis económica del coronavirus.

En el momento justo, el líder de la mayoría del Senado, Mitch McConnell, y el líder de la minoría del Senado, Chuck Schumer, anunciaron que la cuestión central de su proyecto de ley recién aprobado, que pronto se llamaría la Ley de Ayuda, Alivio y Seguridad Económica frente al Coronavirus o Ley CARES, era un rescate gigante de las corporaciones no financieras por valor de medio billón de dólares.

Esos 500.000 millones de dólares se reservarían en su totalidad para empresas con al menos 10.000 empleados e ingresos de al menos 2.500 millones de dólares al año. La ley reservó $ 46 mil millones para ser repartidos entre aerolíneas de pasajeros ($ 25 mil millones), aerolíneas de carga ($ 4 mil millones) y “empresas necesarias para la seguridad nacional”, fórmula en clave para referirse a Boeing ($ 17 mil millones).

Esto dejó $ 454 mil millones para distribuir a los afortunados beneficiarios corporativos a ser seleccionados. Sin embargo, incluso esta enorme suma resultó ser solo la punta del iceberg. Lo que recibirían de verdad las mayores empresas no financieras del país sería de un orden de magnitud completamente diferente.

Los 454.000 millones de dólares restantes de la asignación original del Congreso se acreditaron así en la cuenta de la Fed como un colchón para cubrir pérdidas potenciales.

Esto abrió el camino para que la Fed pudiera hacer anticipos a las corporaciones y, en particular, apalancar la asignación original del Congreso en un factor de 10 – de $ 454 mil millones a aproximadamente $ 4.54 billones – “para préstamos, garantías de préstamos y otras inversiones”.

Unos 4.586 billones de dólares, aproximadamente el 75% del total de los 6.286 billones de dólares provenientes directa e indirectamente del dinero de la Ley CARES, se destinarían al “cuidado” de las empresas más grandes y mejor situadas del país. Por el contrario, a medida que el desempleo se disparó, solo se asignaron $ 603 mil millones para pagos directos en efectivo a individuos y familias ($ 300 mil millones), seguro de desempleo adicional ($ 260 mil millones) y préstamos para estudiantes ($ 43 mil millones).

La Ley CARES detalla un elaborado conjunto de condiciones formales sobre quién califica para la generosidad de la Fed y el Tesoro, y qué podían y qué no podían hacer con los anticipos que recibirían. Pero la ley también dejó la puerta abierta para que el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, quien inicialmente estaba a cargo de administrar la ley, ignorara esas condiciones, gracias a su ambigüedad de lenguaje, inconsistencias, lagunas y calificaciones.

En cualquier caso, la asunción de la responsabilidad por la Fed en relación al rescate tuvo el resultado de limitar el debate en el Congreso sobre la cuestión de las reglas que se adoptarían y cómo se aplicarían de manera efectiva. El Banco Central dejó en claro que tenía poco interés en imponer condiciones a los destinatarios, y la dirección del Partido Demócrata estuvo de acuerdo.

Como en el caso del rescate de 2008, la Ley CARES prevé inspectores generales y varias juntas para supervisar los préstamos. Pero como antes, estos órganos solo estaban autorizados a denunciar abusos, no a prevenirlos ni rectificarlos. Cualquier escrutinio público será así aún más difícil al otorgar a la Fed el derecho de celebrar sus reuniones y guardar sus actas en secreto.

Se autorizó el libramiento sin otra vigilancia del equivalente de dos veces y media las ganancias corporativas anuales estadounidenses, o alrededor del 20% del PIB anual de EEUU.

Un reparto corporativo bipartidista

El rescate no debería estar particularmente asociado con la Administración Trump, aunque el presidente presionó con fuerza para lograrlo. Los máximos dirigentes de ambos partidos políticos se identificaron fuertemente con el reparto, y la abrumadora mayoría de sus seguidores en el Congreso les acompañó con más o menos entusiasmo.

Según la Constitución, se supone que las medidas fiscales se aprueban en la Cámara de Representantes, donde el Partido Demócrata tiene actualmente mayoría. Pero los demócratas se encargaron de que la consideración del proyecto de ley que se convirtió en la Ley CARES fuera primero al Senado, donde los republicanos tienen la mayoría.

Allí, Schumer, en colaboración con el secretario del Tesoro de Trump, Mnuchin, tomó la iniciativa en la redacción de la legislación y, como admitió Schumer, en los términos de los republicanos. El Senado aprobó el proyecto de ley 96-0.

El llamado Caucus Progresista de los Demócratas y el Caucus Negro del Congreso guardaron silencio sobre el asunto; y aunque Bernie Sanders y, en particular, Elizabeth Warren expresaron objeciones, sus protestas fueron silenciadas en el mejor de los casos.

Para cuando el proyecto de ley salió del Senado, los líderes demócratas del Congreso ya le habían dado su aprobación de facto y la Cámara no podía revocarlo fácilmente, aunque no es que tuvieran la intención de hacerlo.

La dirección del Partido Demócrata pudo proporcionar cobertura política a los demócratas de la Cámara en general, y al ala izquierda del Partido en particular, al liberar a los miembros de tener que votar a través del procedimiento de “voto oral” que exige consenso unánime de la Cámara. Solo una demócrata, Alexandria Ocasio-Cortez, cuyo distrito en ese momento era el epicentro nacional de la pandemia, se opuso públicamente al proyecto de ley, calificándolo como uno de los “mayores rescates corporativos en la historia de Estados Unidos”.

La estrategia de los principales líderes demócratas parece haber sido permitir que los republicanos se atribuyeran el mérito del rescate, mientras aseguraban sigilosamente su ratificación, ya que también era una de las principales prioridades de sus patrocinadores corporativos, y contaba con el apoyo de la gran mayoría de los miembros electos del partido en el Congreso.

Aparentemente, esperaban que, con las ganancias espectaculares de las corporaciones acaparando los titulares, podrían obtener concesiones en compensación de los republicanos para sus restantes bases electorales: para el seguro de desempleo, equipos médicos y atención médica, y salarios suplementarios o sustitutivos, así como apoyo para las pequeñas empresas.

Pero el error de partida de este enfoque fue que, al permitir que el Senado republicano diese forma a la legislación, los demócratas renunciaron a su principal fuente de influencia política, que residía en la mayoría de la Cámara. Una vez aprobada la Ley CARES, Schumer y Pelosi se vieron obligados a admitir, implícitamente, hasta qué punto se habían quedado cortos al anunciar, inmediatamente después de su ratificación, que pedirían una nueva versión ampliada.

Para tratar de obtener lo que no habían logrado a través de la Ley CARES, los demócratas tenían una forma obvia de avanzar: aprobar su propio proyecto de ley en la Cámara y dejar que los republicanos intentaran enmendarlo en el Senado. Habría sido bastante simple para los demócratas impulsar una legislación que abordara las necesidades desesperadas de la población.

Sin embargo, sorprendentemente, el liderazgo del Congreso demócrata permitió una vez más que el Senado republicano tomara la iniciativa de redactar el proyecto de ley original y sufrió otra derrota ignominiosa en la llamada Ley de Financiamiento de Emergencia Provisional del COVID-19, ya que prácticamente todo su financiación fue, en una de una forma u otra, para las empresas.

Se suponía que la nueva ley complementaría la asignación inicial de la Ley para las pequeñas empresas, y la mayor parte de su financiación fue oficialmente destinada a ese propósito. En realidad, sin embargo, la mayoría de los de las aparentemente pequeñas empresas destinatarias eran “pequeñas” sólo en un sentido técnico: empresas que valían más de un millón de dólares, las empresas medianas e incluso las corporaciones se apoderaron de una parte de la ayuda financiera prevista.

El único elemento importante que los demócratas lograron fue para los hospitales. Pero la forma en que se podrían usar estos fondos no estaba restringida, lo que significa que la mayoría irá a los administradores acomodados que decidirán cómo se gastará.

Mirá también:  El Brexit en un laberinto

También hubo una pequeña nueva asignación de dinero para las pruebas de COVID-19. Por otro lado, Schumer y Pelosi no consiguieron ninguna ayuda para los presupuestos estatales, que se encontraban en situación de crisis debido al colapso de los ingresos fiscales estatales y su incapacidad de recurrir al déficit fiscal.

Además, no hubo aumentos para los cupones de alimentos, a pesar de una crisis de hambre que produjo filas kilométricas para repartir alimentos; y no hay ayudas adicionales para el alquiler, a pesar de la previsible ola de desahucios. Aún así, el resultado de la votación final de la Cámara fue 388 a favor y cinco en contra, y Ocasio-Cortez fue nuevamente la única demócrata de la Cámara que se atrevió a votar no al proyecto de ley, calificándolo de “insultante”.

Héroes y crisis sanitaria

Tres semanas después, Pelosi finalmente hizo alarde de tomar la iniciativa con su lanzamiento de la Ley de los Héroes de $ 3 mil millones, que ofreció al Partido Demócrata la oportunidad de presentar un programa completo por el que podían luchar. Contenía un conjunto sólido de reivindicaciones liberales, pero Pelosi socavó en gran medida el impulso político del proyecto de ley al usarlo para indicar a los electores donantes clave que el Partido los tenía entre sus prioridades.

Peor aún,  Pelosi trató de abordar la desesperada crisis de la atención médica pidiendo nuevos fondos para el seguro médico a través del plan COBRA, ridículamente caro, que apoya a las compañías de seguros y descuida por completo a los millones de personas que habían perdido su cobertura sanitaria cuando perdieron sus trabajos.

El proyecto de ley de Pelosi hizo que los grupos de presión empresarial de K-Street fueran elegibles para el Programa de Protección de Cheques de Salarios, ofreciendo así financiación a organizaciones cuyo propósito político era apoyar a las grandes empresas y oponerse a iniciativas políticas como la Ley de los Héroes.

Mientras se desarrollaban estas escaramuzas políticas, la Reserva Federal procedía sin obstáculos con su histórico rescate de las corporaciones.

Como explicó el secretario del Tesoro Mnuchin, los negociadores habían “discutido sobre una base bipartidista” la cuestión de si los receptores corporativos del dinero del rescate podrían usarlos para dividendos, recompras de acciones y aumentos salariales para los altos directivos, o si debían mantener los niveles de empleo e inversión de sus compañías.

“Lo que acordamos fue que los préstamos directos implicarían restricciones”, pero “las transacciones de los mercados de capital no tendrían restricciones”.

Con respecto a la asignación de $ 46 mil millones de la Ley CARES a aerolíneas, compañías de carga aérea y Boeing, lo que eso significaba en concreto es que el Departamento del Tesoro administrará el rescate.

El rescate tomará la forma de préstamos directos y, para ser elegibles para recibirlos, los beneficiarios tendrían que aceptar ciertas restricciones bastante estrictas y claramente definidas. No podían repartir dividendos; se limitaba el en el dinero que podían asignar para recompras de acciones; y se les exigió retener al 90% de los trabajadores de su empresa.

Pero con respecto al resto del dinero del rescate corporativo, que potencialmente ascendería a diez veces esa suma, los préstamos tomarán la forma de compras por parte de la Fed de bonos emitidos por las corporaciones, y no habrá condiciones sobre cómo gastan este dinero o sobre sus decisiones económicas en general.

Como explicó Powell, presidente de la Fed, en términos discretos, “muchas empresas que hubieran tenido que acudir a la Fed ahora han podido financiarse de forma privada. . . y eso es bueno “. Las iniciativas de la Fed por sí mismas galvanizaron los mercados, ya que las tasas de interés cayeron simplemente ante la noticia de que tenía la intención de intervenir.

Más fondos para finanzas

Desde el inicio de la crisis, a medida que la pandemia de COVID-19 comenzó a extenderse, la Fed había intervenido a una escala cada vez mayor en los mercados financieros, intentando conseguir más dinero en condiciones más favorables para el sector financiero de los prestamistas, con el objetivo de hacer rentable la concesión de préstamos a las sociedades no financieras.

La Fed redujo la tasa política para los fondos federales de referencia al 0–0,25% y, en su “orientación futura”, se comprometió a mantenerla en un futuro previsible; flexibilizó las regulaciones bancarias para facilitar la concesión de préstamos, reduciendo sus requisitos de capital y liquidez; realizó compras masivas de bonos del Tesoro para ayudar a las reservas bancarias; y, en última instancia, aplicó una flexibilización cuantitativa ilimitada.

Pero estos pasos tuvieron poco efecto en un momento en que los bancos y los prestamistas no bancarios, que podrían haberse beneficiado de la generosidad de la Fed, no tenían interés en proporcionar crédito a prestatarios no financieros que ya estaban endeudados. Era obvio que hacerlo habría sido demasiado arriesgado. Si la Fed quería que aumentaran los préstamos a las sociedades no financieras, tendría que desafiar a los mercados y hacer que esto sucediera.

Cuando la Fed señaló su intención de respaldar el mercado de bonos corporativos mediante el establecimiento de su serie de líneas de crédito, redujo repentina y cualitativamente el riesgo de que los prestamistas privados compren bonos corporativos, dándoles la confianza para volver al mercado. Por supuesto, esto es lo que hicieron en masa, abriendo el camino a una ola gigante de préstamos para las corporaciones no financieras.

La compra renovada de los prestamistas en realidad representó una continuación de su ola anterior de inversión en deuda corporativa, que había provocado un endeudamiento corporativo récord y una burbuja en el mercado de bonos corporativos, que la noticia de la propagación global del coronavirus en febrero de 2020 amenazó con pinchar.

Así, cuando la Fed intervino para reactivar el endeudamiento corporativo no financiero, afirmando que compraría bonos en la cantidad necesaria para mantener su valor, en realidad estaba alentando y alimentando la burbuja del mercado de bonos corporativos.

Aunque los titulares lo ha acaparado el éxito de tantas sociedades no financieras conocidas a la hora de obtener préstamos a precios reducidos artificialmente,  en realidad son los prestamistas, los financieros, los que se han beneficiado de manera más decisiva, de dos maneras.

En primer lugar, si los mercados de bonos hubieran permanecido congelados, muchas sociedades no financieras pronto no hubieran tenido más remedio que declararse en quiebra, atrapadas en un circulo vicioso por la incapacidad de pagar sus deudas debido a la pérdida de ingresos causada por la pandemia, por un lado, y la incapacidad de refinanciar su deuda excepto a tasas de interés increíblemente altas.

Los prestamistas de estas sociedades no financieras, incluidos bancos comerciales, fondos de inversión, fondos de mutualidades, bancos de inversión, fondos de pensiones y otras empresas de inversión que constituyen la “banca en la sombra”, habrían enfrentado pérdidas significativas en el proceso de quiebras.

En cambio, al evitar una serie de quiebras, la reactivación del mercado de bonos por parte de la Fed rescató a los prestamistas y protegió sus activos.

En segundo lugar, cuando la economía comenzó a confinarse, los inversores comenzaron a considerar los niveles récord de deuda corporativa no financiera, acumulados en el período anterior a la crisis del coronavirus, con mucho más riesgo en secreto que antes. Comenzaron a exigir tasas de interés más altas para la nueva deuda y comenzaron a vender la deuda anterior.

Con las sociedades no financieras atrapadas en ese circulo vicioso, se pudo emitir poca deuda nueva y el valor de la deuda anterior colapsó, dejando a los tenedores de deuda en una posición perdedora. Una vez más, cuando la Fed reactivó el mercado de bonos prometiendo proteger el valor de la deuda corporativa no financiera, el valor de los bonos repuntó y los inversores evitaron grandes pérdidas.

La Fed había inducido efectivamente a los prestamistas privados a volver al mercado de bonos actuando como prestamista de último recurso, o mejor, como prestamista de primer recurso, socializando sus pérdidas potenciales mientras se aseguraba de que pudieran privatizar sus ganancias potenciales.

Al hacerlo, la Fed estaba permitiendo a las corporaciones no financieras asumir una deuda mayor de la que hubiera sido posible de otra manera. Pero esto no fue en ningún caso para resolver las dificultades que habían impulsado a esas empresas a asumir esa deuda en primer lugar; fue más bien para posponerla en el futuro, a pesar de que puede volverse aún más difícil de gestionar.

Mirá también:  Chile: Hambre y miseria en tiempos de covid-19

La Fed ha evitado un colapso económico por el momento, pero probablemente se enfrentará una crisis aún mayor en el futuro.

Bonanza multimillonaria del coronavirus

A partir de esta coyuntura, los diferenciales de los bonos se invirtieron y comenzaron a disminuir. El diferencial para las empresas con calificación BBB, que había alcanzado un máximo de 4.88% el 23 de marzo de 2020, había caído a 2.83% el 1 de mayo. En el mismo intervalo, el diferencial de alto rendimiento (bonos basura) cayó del 10,87% al 7,7%.

El índice de costes de endeudamiento de alto grado de Bloomberg, que se había disparado a 4.5%, a principios de junio de 2020 había caído a 2.4%, cerca de los mínimos previos a la pandemia alcanzados a principios de marzo de 2020.

Las emisiones de bonos con grado de inversión se dispararon, y la emisión rompió el récord mensual anterior dos veces. El volumen de marzo de 2020 de $ 262 mil millones rompió el récord anterior de $ 168 mil millones en mayo de 2016, y el volumen de abril de 2020 de $ 285 mil millones rompió el récord de marzo.

El impacto de la declaración de intenciones de la Fed fue poderoso, como se evidencia en un estudio de investigación conjunto realizado por American Prospect y The Intercept poco después. Localizaron informes publicados de ventas de bonos de 49 corporaciones por un valor de al menos 190.000 millones de dólares.

Muchos de los que aprovecharon la reducción en el coste de los préstamos otorgados por la Fed pertenecen a la flor y nata de la América industrial: Oracle, Disney, Exxon, Apple, Coca-Cola, McDonald’s, etc. Puede que no estuvieran desesperados por recibir la limosna, pero no pudieron resistirse a sacar provecho de ella.

Indicativo de la coyuntura, Amazon obtuvo algunos de los costes de préstamos más bajos jamás conocidos en el mercado de bonos corporativos de EEUU. Recaudó $ 10 mil millones con un bono a tres años a una tasa del 0,4%.

Esto es, menos de dos décimas de punto porcentual por encima de la tasa que los inversionistas cobraron al gobierno de los EEUU. Cuando recientemente emitió deuda con un vencimiento similar, también estableció nuevos mínimos en los bonos corporativos ya existentes de Amazon que vencen a siete, diez y cuarenta años.

Antes de la declaración de la Fed del 23 de marzo, no estaba claro si ciertas corporaciones importantes con balances débiles y / o perspectivas reducidas, entre ellas Boeing, Southwest, Hyatt Hotels, podrían obtener préstamos en el mercado de bonos.

Pero tan pronto como la Fed anunció sus intenciones, muchos de ellas obtuvieron acceso inmediato a la financiación. Los recientes “ángeles caídos” como Ford y Kraft Heinz, que habían tenido bonos cotizando a niveles difíciles solo unas semanas antes, llevaron a cabo rápidamente sus ofertas con exito.

La oferta de Boeing del 30 de abril recaudó $ 25 mil millones y fue muy suscrita. Su éxito permitió a Boeing evitar tener que aceptar el préstamo ofrecido por el rescate corporativo que, como se señaló, habría venido con condiciones bastante estrictas para retener empleados, así como limitaciones en la recompra de acciones y el reparto de dividendos.

Boeing no dejó de explotar su nueva ventaja, anunciando de inmediato que eliminaría 16.000 puestos de trabajo. GE Aviation, otra compañía elegible para un préstamo con la Ley CARES, tomó la misma vía, flotando un préstamo de $ 6 mil millones en el mercado abierto y despidiendo a 13.000 empleados poco después.

Finalmente, el mercado de valores -tranquilizado por el rápido refinanciamiento de gran parte del sector corporativo no financiero y la promesa implícita de la Fed de mantener bajas las tasas de interés, y sin tener que preocuparse, como lo ha estado durante mucho tiempo, por  las ganancias subyacentes, y mucho menos por la productividad-, siguió el mismo camino que el mercado de bonos corporativos.

El S&P 500 tocó fondo el 23 de marzo en 2.237 puntos, habiendo caído desde su pico del 19 de febrero de 2020 de 3.386, pero luego se disparó a 3.139 el 4 de junio -un aumento del 40% en el intervalo mientras la economía real se hundía-, y su mejor resultado de 50 días desde que comenzaron registros comparables en 1952.

La capitalización del mercado alcanzó su mínimo de 21,8 billones de dólares, o el 103% del PIB, el 23 de marzo. Pero para el 30 de abril había vuelto a subir a 28,9 billones de dólares, o 136,3% del PIB. No había habido otras buenas noticias relevantes en el ínterin, pero la relación precio-beneficio del S&P 500, que había retrocedido a medida que la economía se desplomaba, volvió a subir cuando los precios de las acciones despegaron aunque caían los beneficios.

Simplemente en virtud de sus promesas, la Fed fue responsable de poner 7,1 billones de dólares de riqueza en manos de los inversores en acciones, en un momento en el que la economía real habría producido el resultado contrario.

Aproximadamente en el mismo período, entre el 18 de marzo y el 4 de junio, la riqueza de los multimillonarios estadounidenses aumentó en 565.000 millones de dólares, alcanzando el nivel de 3,5 billones de dólares, un aumento del 19%. Como era de esperar, Jeff Bezos ayudó a liderar el camino, su riqueza aumentó en $ 34.6 mil millones, un asombroso 31%, mientras que Mark Zuckerberg ganó $ 25 mil millones adicionales.

Beneficios por depredación

El resultado de los esfuerzos de la Fed ha cambiado las reglas del juego. Ha rehecho el mercado de bonos corporativos y ha transformado la posición económica de las principales corporaciones no financieras, al menos por ahora.

Lo que ha hecho el sistema bipartidista es proporcionar las condiciones, en la medida de lo posible, para permitir que los líderes corporativos y los accionistas persiguieran sus propios intereses de la manera que creyeran mejor, sin que tuvieran que responder a las preguntas.

En sus mentes, a este respecto, estaba que perseguir el egoísmo económico ya no significaba necesariamente mejorar la capacidad de decisión de los directivos corporativos en la búsqueda de como aumentar la inversión o el empleo con beneficios, o para maximizar las ganancias con el mínimo de acumulación de capital exprimiendo a sus trabajadores, o incluso simplemente para reproducir y mantener sus propias empresas.

Han comprendido hasta qué punto la creación de dinero se ha desvinculado de la producción rentable, especialmente en una economía débil, y por esa razón fueron tan explícitos e insistentes a la hora de proteger la capacidad de los administradores y propietarios de empresas no financieras para perseguir sus propios intereses: recomprando acciones, pagando dividendos, aumentando el salario de los ejecutivos o incluso liquidando parte o la totalidad de sus activos.

Han reconocido, en particular, la omnipresencia de los propietarios corporativos que se aprovechan de sus propias empresas con un riesgo mínimo, como lo ejemplifica tan dramáticamente la deuda privada, y la necesidad de garantizar la obtención de ingresos de esta manera haciendo que los préstamos sean más baratos y seguros, a veces como un medio, inevitablemente indirecto, para fomentar la inversión y el empleo reales.

Con la economía de Estados Unidos funcionando tan mal, como lo ha estado haciendo durante un período tan largo, el régimen político bipartidista y sus principales responsables políticos han llegado a la dura conclusión, consciente o inconscientemente, de que la única forma en que pueden asegurar la reproducción de las sociedades no financieras y financieras, sus máximos directivos y accionistas –y de hecho los máximos dirigentes de los principales partidos, estrechamente vinculados con ellos– deben intervenir políticamente en los mercados de activos y en toda la economía, a fin de respaldar la redistribución hacia arriba de la riqueza a su favor por medios directamente políticos.

Esto, en resumen, es la depredación como condición previa para la producción. De hecho, es lo que el Congreso y la Fed han logrado con su rescate corporativo a gran escala frente a la caída de la producción, el empleo y las ganancias.

* Agradezco a Aaron Brenner por su detallada lectura crítica y orientación indispensable sobre los problemas financieros en juego, así como a Ryan Lee por su destacada ayuda en la investigación.

Print Friendly, PDF & Email

Colaborá con la izquierda


Nuestra actividad se mantiene con el aporte solidario de los trabajadores, las mujeres y la juventud.

Suscribite para que podamos seguirte brindando la mejor información y análisis.

Me quiero suscribir




Recomendadas

Tensión social en EEUU

Lectura recomendada

¿Desgaste o lucha?

Edicions Internacionals Sedov germinal_1917@yahoo.es Valencia, julio de 2018 (“Ermattung oder Kampf?” Die Neue Zeit, año XXVIII, volumen 2, 1910) I Debido al trabajo de agitación oral al que tuve que dedicarme, respondo con bastante retraso al camarada Kautsky, Pero si mi artículo acerca de la huelga de masas y mi trabajo agitativo de abril no hubiesen conseguido nada más que abrir el partido a una discusión profunda sobre los problemas de táctica, y lograr también que la prohibición de la discusión sobre la huelga de masas se rompa ...

Trabajadores

Las Rojas

Últimas noticias

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre