Crisis migratoria

EE UU: deportación masiva de inmigrantes haitianos y trato brutal

Casi 15.000 inmigrantes haitianos llegaron a la frontera estadounidense en los últimos días. Circularon por el mundo las imágenes de los agentes fronterizos cargando con latigazos.



Tras una crisis social interminable, que culminó con el magnicidio del presidente Jovenel Möise, y un nuevo terremoto, estalló la crisis migratoria en el país caribeño. Biden respondió blindando la frontera.

Una enorme caravana de migrantes haitianos llegó la semana pasada a la ciudad fronteriza de Del Río, en el Estado de Texas y en el límite con la ciudad mexicana de Cohuila. Venían de una interminable y tortuosa travesía que cruzó toda Latinoamérica. Desde Chile, cruzaron Perú, Ecuador, Colombia y luego la península centroamericana. Los cruces de frontera debieron efectuarse casi todos a pie, cruzando zonas selváticas y exponiéndose a diversos peligros. Desde la exposición a los elementos, la falta de alimentos y las enfermedades, hasta las estafas, los robos y, en el caso de las mujeres y niñas, los ataques sexuales.

Una crisis repetida

Se trata de una imagen repetida. Ya en 2018, una caravana de migrantes hondureños llegó a la frontera yanqui y sufrió una dura represión, en ese entonces por el gobierno de Trump. En los últimos días, la escena fue la misma. Pero los migrantes eran ahora haitianos, y la represión fue demócrata, bajo Biden. Los haitianos fueron brutalmente reprimidos por agentes de frontera estadounidenses, montados a caballo y llevando sombreros vaqueros cual cowboys.

Luego de permanecer varios días agrupados a la intemperie, bajo la autopista que conecta Del Río con Cohuila, los migrantes están comenzando a ser «procesados» por el sistema de migraciones estadounidense. El Departamento de Estado anunció que más de 2000 migrantes fueron trasladados a centros de migración. Los voceros yanquis fueron taxativos al respecto: los traslados buscan «garantizar que los migrantes irregulares sean detenidos, procesados y sacados rápidamente de Estados Unidos».

Mirá también:  Elecciones en Estados Unidos: la situación del recuento de votos

Tras la represión de los agentes montados, que recibió un fuerte repudio internacional, Biden y el gobierno estatal han optado por una salida más prolija pero igualmente represiva y expulsiva. Biden dijo que «investigará» la acción de los agentes fronterizos, pero igualmente avanza en las deportaciones masivas.

En las últimas horas llegaron a la zona 400 agentes de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza, y el pasado domingo salieron de San Antonio (Texas) tres vuelos con destino a Puerto Príncipe, Haití. Se prevé que se efectúen otras deportaciones hacia los países de tránsito, como Chile. Cada vuelo lleva un promedio de 120 migrantes deportados, y el gobierno estadounidense pretende aumentarlos a una frecuencia de 8 por día.

Una política criminal del imperialismo

Pocos los migrantes lograron aplicar como solicitantes de asilo, y no hay ningún tipo de criterio aparente para su selección. Mientras algunos pasan la frontera a cuentagotas y quedan a disposición de la voluntad del gobierno estadounidense, la gran mayoría de los migrantes (entre ellos menores y mujeres embarazadas) trasncurren los días en condiciones inhumanas, a la intemperie o en los centros de detención de migrantes. En los últimos años tomaron relevancia internacional la brutalidad de las condiciones en estas oficinas, una suerte de «depósitos» humanos donde miles de migrantes son hacinados a la espera de la casi segura deportación.

Mientras tanto, Haití permanece en una situación crítica. A la crisis social e institucional de larga data (con una miseria generalizada entre la población y un personal político mafioso) se suma una nueva catástrofe humanitaria. El último terremoto, que sobrepasó los 7 puntos en la escala Richter, dejó un saldo de 2000 muertos. El gobierno haitiano comunicó, además, que no tiene la capacidad necesaria para recibir a los migrantes deportados con la velocidad que requiere Washington.

Mirá también:  Ni Trump, ni tampoco Biden serán solución para los de abajo

Un sector de diputados demócratas solicitó tímidamente a Biden el cese de las deportaciones, en vista de que el proceso podría temer meses o incluso años. Pero el presidente demócrata permanece firme en la decisión de blindar las fronteras. Se trata de un crimen humanitario que condena a la miseria o directamente a la muerte a miles de haitianos, y que merece el repudio categórico de los sectores democráticos a nivel internacional y la solidaridad con el pueblo haitiano.

 

Print Friendly, PDF & Email

Colaborá con la izquierda


Nuestra actividad se mantiene con el aporte solidario de los trabajadores, las mujeres y la juventud.

Suscribite para que podamos seguirte brindando la mejor información y análisis.

Me quiero suscribir




Recomendadas

Internacional

Lectura recomendada

Alain Badiou y el marxismo

Entre los intelectuales de izquierda, Badiou ha pasado a ocupar un lugar importante. Siglo XXI editó una conferencia del autor, que dio en el 2016 en el marco del seminario “Lecturas de Marx” en la Ecole Normale Supérieure de París. Este autor francés, que de joven estuvo  ligado a la izquierda (incluso su padre lo estaba) y al marxismo en particular, aporta elementos muy necesarios en la discusión de la rebeldía, la juventud y la izquierda. Frente a los populismos o bonapartismos Breve reseña crítica de la conferencia de Alain Badiou sobre ...

Trabajadores

Las Rojas

Últimas noticias

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre