Izquierda Web2
Editor en Jefe del portal IzquierdaWeb - Noticias de los trabajadores, las mujeres y la juventud.

Por Luis Bermúdez

 

 

Las editoriales de los diarios suenan cada vez más alarmistas. El gobierno se encuentra en plena cruzada para “defender el rumbo” pero un nuevo mandato de Macri suena cada vez menos realista para sectores crecientes del empresariado.

La duda de la patronal es hasta qué punto seguir depositando esperanzas en un gobierno cuyo fracaso parece irreversible. Cristina sigue siendo rechazada por la mayoría del establishment pero la novedad es que a Macri se le comienzan a escurrir los apoyos en el “círculo rojo”[1].

De ahí que estén creciendo las miradas hacia Lavagna. Tal es el desaguisado que dejarán estos 4 años de pésima gestión, que a crecientes sectores capitalistas parece hacérseles cada vez más evidente la necesidad de un gobierno de unidad nacional; un gobierno que tenga el volumen suficiente para remontar una crisis orgánica, estructural (la circunstancia que la Argentina sea un país en crisis permanente).

Mientras la clase dominante se entrega a estos devaneos, la situación económica se deteriora. En marzo la inflación alcanzaría otro 3% totalizando en el primer trimestre un 10% (un 40% o másproyectado para todo 2019).

Simultáneamente, con tasas que han vuelto a ubicarse por encima del 60%, nadie en su sano juicio puede esperar una recuperación de la producción.

Algunos analistas dan por hecho que el PBI caerá este año el 2.5%. De ahí que no sea casual que las patronales hayan largado la “señal de alarma”anunciando que comenzarán los despidos (como lo pone en evidencia el creciente listado de suspensiones y despidos en la industria automotriz).

La creciente crisis económica y política encuentra al país en las vísperas de un nuevo 24 de marzo: el 43 aniversario del golpe militar. Golpe que se dio para liquidar aquella generación que cuestionaba abiertamente la Argentina capitalista.Si este nuevo aniversariono ha levantado todavía “polvareda”es por el “operativo contención” montado por el kircherismo y la burocracia.

Los K ciertamente van a llevar todo su aparato. Y por la tradición que esta fecha tiene, será seguramente una jornada multitudinaria. Sin embargo, su apuesta es a que el repudio contra el gobierno sea lo más “medido” posible.

En cualquier caso, insistimos:la jornada será multitudinaria. Una jornada antigubernamental en la cual se pondrán sobre la mesa dos salidas frente a la crisis: la posibilista que encarnan los k y la perspectiva anticapitalista de la izquierda.

 

Una irracionalidad económica creciente

No tenemos como método exagerar los análisis. De ahí que no hablemos todos los días de “derrumbe económico”, así como tampoco de “revoluciones a la vuelta de la esquina”.  Sin embargo,en estos momentos se impone una definición que dé cuenta de la catástrofe económica a la que está llevado al país el gobierno.

Ya en el editorial pasadodábamos cuenta de los elementos de“irracionalidadeconómica”en la estrategia oficialista: mientras Macri insistecon que “comenzamos a salir del pantano”…las medidas que toma tienen consecuencias cada vez más desastrosas.

El gobierno enfrenta unconjunto de calamidades cuyas decisiones no hacen más que agravarlas: hundimiento de la moneda nacional, espiralizacion inflacionaria, recesión cada vez más profunda. En suma estamos ante una dinámica que de no detenerse pueden terminar en el peor de los mundos: la combinación de las crisis de 1989 y del 2001.

Cambiemos se ha dado el objetivo de imponer el déficit cero pero una de las consecuencias de esta orientación es que la reducción del gasto combinado con la creciente recesión (¡recesión que el ajuste económico agiganta!) está provocando una caída de la recaudación…la que a su vez dificulta paliar el déficit. Otra medida que tiene efectos recesivos es el aumento de las tarifas:el gobierno quiere acabar con los subsidioscolocando los servicios a precios internacionales(es decir, dolarizándolos), lo queecha nafta al fuego del aumento de precios.

La dolarización de las tarifas yde los recursos petroleros se extiende a los demás productos. La “señal dolarizadora” del gobierno(liquidar el cepo cambiario y decretar el libre cambio pesos/dólar, eliminar retenciones a las exportaciones agrarias, vociferar su profesión de fe de libre mercado), significó que el espacio económico nacional estécasi completamente indiferenciado respecto del espacio económico internacional(liquidando así muchos aspectos de la competitividad económica del país).

En las condiciones de 2018en donde el peso se devaluó más del 100%, la espiralizacion de precios se hizo evidente: “La alta inflación del mes pasado, que hizo que se acumulara un incremento interanual del 51.3%, obedeció básicamente a la superposición de aumentos de tarifas (electricidad, colectivos, trenes, subtes) y precios regulados (prepagas, garrafa social), más naftas y gasoil. Pero también a alzas en productos de consumo masivo, que siguen trasladando progresivamente el impacto de la fuerte devaluación de 2018” (Scibona, La Nación, 17/03/19).

Lo curioso, sin embargo, es que la situación recesiva (inducida entre otras razones por las tasas siderales del 60 al 70%), no solamente no frenó la escalada del dólar sino que, simultáneamente, apuntan directamente contra el deseo oficialista de que comience la recuperación económica.

¿Cómo podría recuperarse la producción con tasas al 70% anual? ¿Qué mejor negocio qué jugar entre las tasas y el dólar para llevarse súper ganancias sin arriesgar un peso en la producción?

Mirá también:  El Nuevo MAS se movilizó en Resistencia contra el ajuste

Por lo demás, la caída del consumo no frena la escalada de los precios porque ambos factores se encuentrandisociados: los precios buscan el valor dólar sin importarles… que el consumo se derrumbe. Y, simultáneamente, se da la paradoja de que las tendencias inflacionarias convivan, dada la falta de precios, con la tendencia a faltantes en las góndolas (ver ahora el caso de la leche).

Lo concreto es que ni aún al precio de tasas siderales se para la escalada contra el peso. El gobierno acaba de anunciar un acuerdo con el FMI para vender hasta 60 millones de dólares diarioshasta fin de año de manera tal de sostener la cotización del peso. Al mismo tiempo, se ha reducido en algo la amplitud de la famosa “banda” de manera tal de mitigar expectativas respecto del dólar futuro.

Pero ni aun así se puede esperar que no haya nuevas corridas como las vividas en febrero. Y no solamente por el “ruido político” sino, entre otras muchas razones, porque el nivel de Lelics ha llegado a 1.000.000 de millones de pesos o, lo que es lo mismo, algo en torno a los 25.000 millones de dólares, que operan como una bomba de tiempo que podría explotar en cualquier momento.

Tanto el gradualismo como el shock macrista son un fracaso. Un fracaso que a meses de las elecciones no solamente dejan abierto el interrogante de si Macri llegará a octubre (lo más probable es que llegue dado el papel de contención de las direcciones sindicales), sino incluso si es realista apostar con verosimilitud a que un eventual segundo mandato de Macri pueda remontar la crisis.

 

Desmoralización burguesa

El fracaso de Macri ha llevado a la burguesía a cierto grado de desmoralización. No se trata solamente de los desaguisados estrictamente económicos sino incluso la inutilidad –desde su punto de vista- de medidas como el blanqueo (que perdonó algunas cosas pero cobró cierto tributo real en otras) o el caso de los Cuadernos (que puso en crisis cuasi terminal el negocio de la obra pública así como en la picota a muchos de los empresarios históricos del sector).

La patronal venía escaldada con el kirchnerismo no tanto por razones económicas sino políticas. El grupo Clarín sufrió debido a que quedó en el centro de una polarización de estilo “laclauiana” (crearse algún “enemigo” para poder gobernar), pero en general la patronal ganó más plata que nunca bajo los k, algo reconocido por la propia Cristina. En el peor enfrentamiento entre los de arriba que fue la crisis del campo, el kirchnerismo nunca se jugó a fondo y terminó siendo derrotado.

Luego de algo más de una década, la patronal eligió volver a las fuentes: apostar por un gobierno agente directo del empresariado que racionalice el país.

Pero el problema es que la Argentina es un paísdifícil de racionalizar en términos de libre mercado. Esto por dos razones. En primer lugar, porque se trata de unpaísrelativamente industrializado pero cuya industria requiere de una determinada protección estatal para funcionar: carece de la suficiente productividad para competir en las primeras ligas.

Un paíssemiindustrializado, enormemente urbano, con una producción agraria que cuenta con estándares de competitividad internacionales pero que absorbe solamente el 7% de la población económicamente activa; es decir, un país que no puede ir en desmedro de la industria sin provocar una catástrofe social.

En segundo lugar, las conquistas que aún subsisten de la clase trabajadora en lo que hace a las relaciones de fuerzas más generales, el grado de sindicalización relativamente alto del que gozan los trabajadores, la aguda conciencia obrera respecto de sus reivindicaciones económicas, etcéterason un escollo muy concreto para un plan racionalizador[2].

En todos estos aspectos el plan del macrismo careció de un mínimo de realismo. La apuesta racionalizadora fracasaba mientras que, al mismo tiempo, se le hacían regalos a manos llenas a sectores enteros de la patronal; se crearon agujeros fiscales que no hubo nada salvo un renovado endeudamiento con lo cual rellenarlos. De ahí que en su momento hayamos definido la crisis del gobierno como una crisis autoinducida.

El año pasado sonó la hora de la verdad: la deuda había crecido sideralmente y se empezó a dudarde que el paíspudiera pagarla: comenzó la corrida sin fin contra el peso que surcó todo 2018 y que se hace sentir hasta hoy.

En realidad, una crisis que aún no termina y que en cierto modo se hace cada vez más evidente que ha sellado la suerte de Macri: demostró no solamente irrealismo en el diagnóstico sino también impericia en el manejo de las cosas (de ahí la duda de para qué se serviría la continuidad de Macri si ya demostró que no le da la nafta).

La resultante: la situación hoy es muchísimo más grave que en el 2015. Si bajo su gestión los k se comieron parte del capital acumulado en algunos sectores como los servicios públicos (esto en cierto modo como concesión para no elevar las tarifas); si es verdad que al final de su mandato se llegó sin reservas en el BCRA, también es cierto que el país llegó desendeudado.

Mirá también:  Contra el acuerdo paritario del 12%, Hace falta un Paro Nacional

Un país dependiente como la Argentina no puede funcionar sin reservas, razón por la cual la afirmación kirchnerista de que se “compró soberanía” es un mamarracho: necesita, sí o sí, divisas para sus relaciones comerciales y financieras con el mundo(relaciones sin las cuales no puede funcionar).

Sin embargo, la herencia que dejará el macrismo es muchísimo peor: las reservas que figuran en el Banco Central están infladas o afectadas al pago de la nueva deuda;una nueva deuda externa que ha crecido de manera sideral alcanzando el 80% del PBI y que nadie sabe cómo se afrontará en el 2020.

Así las cosas, en medio de una voraz recesión, crecientes sectores burgueses critican tanto el “populismo” k como el neoliberalismo macrista: es ahí donde se coloca la prédica en favor de Roberto Lavagna: la promesa de un gobierno más realista para los usos y costumbres de la economía argentina; un gobierno conservador en lo político (Lavagna ya adelantó que está en contra del derecho al aborto), pero que reestablezca ciertos proteccionismo al empresariado y que, eventualmente, opere una redistribución de la riqueza entre el campo y la industria reestableciendo retenciones e impuestos diferenciales en ambos ámbitos de la economía.

 

¡El 24 todos a las calles!

En este contexto la bronca contra el gobierno no hace más que crecer. El repudio a Macri parece no tener techo y ya ha alcanzado el 60% sino más.

Si no se expresa en luchas generalizadas es por el operativo de contención de la burocracia sindical, así como por el temor que crece en muchos sectores –algo típico cuando crecen los despidos- a quedar en la calle.

También porque la cercanía electoral hace más “realista” entre muchos trabajadores la prédica profesada por la propia burocracia y los k: “no nos calentemos ahora, en octubre Macri se va”.

Es evidente cuando, pese a todo el poder de fuego que posee la burocracia no llama a luchas de conjunto. Por ejemplo Pignanelli del SMATA, el muy canalla prefiere repartir crucifijos y preparar una movilización el mes que viene a la virgen de San Nicolás.

Mientras la conducción de la CGT ha vuelto a desaparecer de la escena pública, el moyanismo se conforma con cacarear que estos no hacen nada, mientras esperan mansamente el turno de sus respectivas paritarias…

De cualquier manera, otros movimientos sociales no directamente vinculados a la producción tienen enorme dinamismo como se puede apreciar en el movimiento de mujeres y la histórica movilización del pasado viernes 8 de marzo que dio continuidad a las históricas jornadas por el derecho al abortodel 13J y 8A y que seguramente tendrán nuevos capítulos este años.

Por lo demás, que no haya luchas generalizadas no quiere decir que se no expresan fuertes peleas de vanguardia. La carpa de los compañeros despedidos de la Pilkington ha cumplido dos meses de duro aguante, un conflicto que viene siendo un símbolo nacional en la pelea contra los despidos y que está abierto.

Por otra parte, amenaza con desencadenarse a cada momento una dura lucha en FATE y el neumático ante el ultimátum de Madanes de despedir todo un turno de trabajadores (450 compañeros) y pasar a un más explotador método de trabajo (trabajo continuo).

Y al cierre de esta edición se vivió una jornada de importancia del movimiento de desocupados, movimientos que si bien en su mayoría están muy adaptados a las negociaciones reiterativas con el Estado, podrían estar expresando como se empiezan a caldear las cosas en los barrios populares conforme se extiende la miseria.

Como señalamos arriba, el 24 de marzo se van a expresar en las calles contra Macri dos perspectivas opuestas: la del kirchnerismo que deja todo en el terreno del posibilismo, de que lo único que puede hacerse es emparchar aquí o allá el sistema, y el de la izquierda llamada a recoger el sentimiento que crece en todo el mundo entre las nuevas generaciones de que el capitalismo no va más.

Para recoger ese sentimiento, para ser una alternativa real en la crisis nacional, la izquierda debe unificar sus fuerzas, que es el llamado que venimos haciéndole al FIT y Luis Zamora desde diciembre pasado.

El Nuevo MAS, Las Rojas y la corriente sindical 18 de diciembre junto a los compañeros en lucha de la Pilkington pondremos en pie el próximo domingo fuertes columnas militantes en todo el país para levantar bien alto que el capitalismo no va más, que la gran tarea es unir a la izquierda en las luchas y las elecciones para transformarnos realmente en alternativa para amplios sectores de masas de los trabajadores, las mujeres y la juventud.

 

[1]La crítica al “eje duranpeñista” crece entre los editorialistas: los señalanfuera de la realidad.

[2]Vulgarmente se podría hablar de todo esto como del “país peronista” que la burguesía no logra dejar atrás: un país donde está garantizada la contención obrera pero al costo de determinadas mediaciones o concesiones a los trabajadores en general.

Print Friendly, PDF & Email

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre