Individualismo, pasividad y autojustificación

Docentes: Polémica con la tendencia del Partido Obrero

Finalmente, el PO(T) hizo pública su posición con respecto a la experiencia solidaria que venimos llevando adelante lxs docentxs en las escuelas. En ese marco, pretendemos debatir con las ideas esbozadas en un reciente artículo (“El voluntariado docente en crisis”, en política obrera, 7/7/20).

Natalia F. Y Benjamin C.

 

¿Voluntariado docente o Experiencia Solidaria?

 El primer problema gira en torno a la caracterización de la experiencia solidaria que venimos haciendo lxs docentxs en esta pandemia. Es verdad que uno puede caracterizar un proceso sin intervenir en él: no estamos interviniendo directamente en la rebelión de #BLM en EEUU pero, aún así, a través de las redes, artículos, conversaciones, etc. podemos hacer un esfuerzo por caracterizar el proceso. Sin embargo, reconocemos las limitaciones que puede tener esa caracterización por no intervenir directamente. La misma alarma le debería caber al PO(T) cuando, de no pisar una escuela, reduce toda la experiencia a un voluntariado.

Con la pandemia en suelo argentino, las escuelas cerradas y pibxs que no se conectaban a classroom, lxs docentxs nos acercamos a las escuelas siendo, no obstante, los primeros defensores de una cuarentena que se ha mostrado como la única herramienta relativamente eficaz para prevenir el contagio. Ahí empezamos a ver, en cada entrega, la realidad por la que atraviesan nuestrxs pibxs y sus familias trabajadoras y la falta de respuesta de un gobierno que da migajas mientras cede a presiones de empresarios (dieron dos gritos en Vicentín, y chau “expropiación”). A falta de sindicatos abiertos que se pusieran a la cabeza de organizar la solidaridad, fuimos lxs docentxs lxs que en cada escuela nos auto-organizamos, al calor de la indignación que genera la falta de respuesta del gobierno ante los reclamos.

Ahora somos más lxs docentxs que organizamos la solidaridad desde abajo para garantizar artículos de limpieza o barbijos porque al gobierno nada le importa cuidar la salud de lxs de abajo; lxs que organizamos la solidaridad cuando Kicillof no manda una bolsa para todo un Cens y lxs pibes nos dicen que tienen hambre; lxs que, en provincias donde nunca se abrió una escuela y el reparto de comida es exclusivamente discrecional, nos organizamos para alcanzar comida a lxs pibxs llevándosela a sus casas. ¿Es eso hacerle seguidimo a la Celeste, compañerxs? No, eso es solidaridad de clase. Es lo mismo que hacemos con un fondo de lucha ante los despidos en una fábrica. ¿Es eso asistencialismo también? Muchxs docentxs no se contentan con exigir y denunciar, sino que se organizan y lo hacen ellxs mismxs, incluso llevándoles comida a la casas a lxs pibxs que no pueden acercarse. Ellxs, precisamente ellxs, se ganan por sus hechos el derecho de denunciar. ¿Es eso seguidismo, compañerxs?

Pero el PO(T) no ve (o no quiere ver) la riqueza y potencialidad de lxs docentxs que se organizan desde abajo; desconoce a lxs docentes que rompen con su corporativismo y que, sensibles a los sufrimientos de sus compañeros de clase, están haciendo una experiencia crítica con el gobierno y la burocracia, y reduce esto a un “mero voluntariado” como si fuéramos colaboradores de una ONG. Lamentablemente, la política de esconderse abajo de la cama mientras “denuncio” por Twitter, no permite ver el despliegue de la experiencia en su conjunto.

Mirá también:  Manuela Castañeira en el Canal de la Ciudad

La conducción Celeste solo se ha dedicado a justificar al gobierno, mientras empeoran las condiciones sociales de nuestrxs alumnxs y sus familias. A lo sumo se limita a hacer alguna presentación formal ante las autoridades, mientras prepara escandalosamente la vuelta a las escuelas apoyando el Protocolo de Trotta. Sin embargo, es necesario sacar a luz la realidad terrible de nuestra clase en esta pandemia. Y esto exige una actitud opuesta por el vértice a la complicidad de la Celeste. ¿Y qué dice el PO(T) sobre esto? Nada. Se han negado sistemáticamente a realizar cualquier acción pública, manteniéndose en la inacción.

¿Realmente creen que solo con mensajes de WhatsApp y comunicados por Twitter se lucha seriamente contra la barbarie del capitalismo? Desde la Lista Gris creemos necesario salir a la calle, con los mayores cuidados frente al Covid, a denunciar y exigir abiertamente la satisfacción de las múltiples necesidades de nuestra clase.

¿Individualismo o la clase como sujeto? 

Otro debate que se desprende del artículo del PO(T) hace al problema de los sujetos; gran deuda pendiente de gran parte de la izquierda el repensar la importancia y potencialidades de los sujetos sociales en su quehacer histórico. Sumado a su desprecio hacia la experiencia solidaria colectiva, el debate cobra un nuevo ángulo porque ahora para el PO(T) se trata de salvar la vida del individuo; que ninguno haga nada hasta tanto el Estado garantice condiciones para hacerlo porque es probable el contagio. La política del sálvese quién pueda hasta que opere una situación más “favorable”, tan ficticia como el Protocolo de Trotta o el Estado brindando esas condiciones.

Es precisamente porque sabemos que el Estado no nos da esas condiciones, que nos organizamos solidariamente. Porque no nos las da a nosotrxs, ni a nuestrxs estudiantxs, ni a sus familias, ni a lxs trabajadorxs de la salud, ni al conjunto de lxs trabajadorxs. Porque no confiamos en que el gobierno de respuesta, depositamos toda nuestra confianza en lo que nosotrxs podamos hacer y no en salvarnos a cada unx de nosotrxs, por ser de lxs pocxs “afortunadxs” de cobrar un sueldo miserable a fin de mes sin exponernos a la pandemia. Por eso somos lxs primerxs en garantizar las condiciones sanitarias necesarias para hacer los repartos porque sabemos que el gobierno no manda ni un guante.

Lo que empieza a mostrarse es una cuarentena que, con los mayores cuidados, busca trascender corporativismos mezquinos y tejer solidaridad con nuestrxs compañerxs de clase, mientras denunciamos y exigimos respuestas inmediatas al gobierno. Y esto no es asistencialismo, compañerxs. Esto es solidaridad de clase. Nos preguntamos, en cambio:

Mirá también:  ¡Salió el episodio 2 de Izquierda Podcast!

¿qué es dejarle el lugar a la derecha, al gobierno, a las burocracias, para que sigan pasando por encima de las conquistas de lxs trabajadorxs y lxs manden como carne de cañón a trabajar o no den respuesta a sus necesidades, mientras se reduce todo a denuncias por redes y a ningunear a lxs que activamente nos organizamos?

Sobre crisis, miedos y autojustificaciones

El PO(T) arranca sus elucubraciones a partir de la premisa, sin ningún dato concreto, de que cada vez somos menos lxs docentxs que participamos de las entregas porque cada vez tenemos más enfermos de Covid. Les pedimos a lxs compañerxs que si tienen datos de contagios en las escuelas, los hagan públicos, para poder organizar respuestas de las comunidades afectadas y visibilizar los casos.

Lo que sí es visible es que, en esta nueva entrega, fuimos más lxs docentxs que nos volcamos. Nos hubiese gustado que estén presentes en la escuela que estuvimos recientemente en Boulogne: casi 400 familias haciendo cola; gente que cayó de CABA con 75 litros de lavandina para donar porque tenía a la escuela como referencia de campaña solidaria; 22 docentes, auxiliares y preces, cuidando las distancias, dividiéndose tareas, materializando la construcción de un sujeto social colectivo que se organiza por otro. Cosas similares ocurren en muchas escuelas.

Pero el PO(T) afirma que la experiencia solidaria está en crisis. Lo que está en crisis es su política de pasividad, individualista, del sálvese quien pueda, mientras el ajuste a lxs trabajadorxs sigue corriendo. Y este es un debate que venimos teniendo con muchas corrientes de izquierda, como Izquierda Socialista, que, al no ser parte de la experiencia, caen en reduccionismos y cuya política lleva a no solo despreciar las iniciativas de solidaridad de clase sino que condena a lxs docentxs a la inacción. La tarea que se nos impone es seguir el camino que marcan lxs trabajadorxs que, como los mineros en Neuquén o los municipales en Córdoba o los trabajadorxs de Penta, ganan las calles para visibilizar sus reclamos y no se contentan con denuncias virtuales. Necesitamos construir acciones en las calles que nos permitan denunciar el modelo mentiroso y clasista de la cuarentena de Fernández y exigir no solo nuestros reclamos docentes, no solo respuesta a la necesidades de nuestrxs pibxs, sino también lxs reclamos que se hacen sentir desde las voces de bronca que irrumpen en las fábricas.

La experiencia solidaria de lxs docentxs nos muestra que lo primero que ordena las tareas en este momento son las necesidades del conjunto de nuestra clase y no la lógica individualista de quienes meten miedo para justificar su inacción.

Print Friendly, PDF & Email

Colaborá con la izquierda


Nuestra actividad se mantiene con el aporte solidario de los trabajadores, las mujeres y la juventud.

Suscribite para que podamos seguirte brindando la mejor información y análisis.

Me quiero suscribir




Recomendadas

Rebelión Antirracista en EEUU

Lectura recomendada

Deutscherismo y estalinismo

“Para que el concepto de la personalidad adquiera un sentido real y el desdeñoso concepto de las ‘masas’ deje de ser una antítesis que se alza ante la idea filosófica privilegiada de la ‘personalidad’, es necesario que las propias masas conquisten por sí mismas una etapa históricamente más elevada por medio de la palanca de la revolución o, mejor dicho, de una serie de revoluciones” (León Trotsky, Mi vida). El 80° aniversario del asesinato de León Trotsky es una oportunidad para volver sobre su vida y su obra, así como sobre el balance de la c...

Trabajadores

Las Rojas

Últimas noticias

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre