Crisis educativa

Docentes: La multicolor le deja el monopolio del debate al gobierno, el macrismo y a la burocracia

Una posición corporativa sin programa para la lucha contra el abandono educativo.

Facundo Gaspari y Martiniano Massacanne

El pasado jueves 7 de octubre se llevó a cabo un nuevo plenario provincial virtual convocado por la lista multicolor de SUTEBA, que estuvo atravesado por el principal debate hoy  entre la docencia de todo el país: el fracaso del plan de continuidad pedagógica en la virtualidad del gobierno y qué condiciones deberíamos imponer los docentes y las familias para la vuelta a la educación presencial en forma segura en 2021.

En primer lugar, hay que partir de que la educación virtual ha sido un fracaso total. No solo la falta de conectividad y herramientas ha impedido sostener una mínima continuidad pedagógica en la emergencia de la pandemia, sino que hoy mismo se cuentan de a cientos de miles las y los estudiantes que fueron directamente expulsados del acceso a la educación pública. Desde la Lista Gris no nos cansamos de denunciar que estamos a las puertas de una verdadera tragedia educativa y social, producto del abandono de la escuela por parte de los gobiernos, en el marco de una enorme crisis social.

Partiendo de esto, el gobierno nacional y provincial del Frente de odos, junto con el macrismo, han salido a “dar respuesta” a esta situación: la primera es “volvamos a la escuela ahora” como impulsa Larreta en CABA, y el que se tenga que contagiar se contagiará; desde su lógica, si todos los empresarios pudieron mandar a millones de laburantes a trabajar en cualquier condición desde hace meses, entonces que se abran las escuelas ya mismo y “a llorar al campito”. Una irresponsabilidad total. La propuesta de Kicillof tiene una vuelta más: mientras los docentes no van a la escuela, se sub-contrata por fuera del estatuto a miles de docentes del PIEDAS y estudiantes avanzados de los profesorados por $8000 para que vayan a las casas de estudiantes que perdieron toda conexión con su escuela  (programa ATR). Es decir, aprovecha la pandemia para atacar conquistas laborales históricas de la lucha docente. ¿Qué tienen en común estas dos propuestas? Ninguno dice ni media palabra sobre acondicionar realmente las aulas, los baños, realizar inversión en obras públicas para construir y ampliar escuelas, ampliar la planta docente y de auxiliares con la creación de cargos y sus coberturas por medio de los actos públicos. Es decir, medidas reales  que se deben empezar a tomar ya mismo, y que son las necesarias para poder volver a las clases presenciales de forma segura en 2021.

La conducción de Suteba de Baradel acompaña estos programas flexibilizadores. Desde el comienzo de la pandemia acompañan la política del gobierno que contrapone salud y educación, funcional a la destrucción de la educación pública. El debate salud-educación no es igual que el de salud y economía, que contrapone un derecho social a las ganancias capitalistas. Salud y educación son ambos derechos de los de abajo. Ahora, con el giro de Trotta a “la vuelta a clases” la Ctera queda desacomodada y rechaza en las palabras. Pero se niega a denunciar que en estos siete meses no se puso un peso para arreglar escuelas y ampliarlas. Ni en exigir que se hagan para poder compatibilizar salud y educación presencial.

Mirá también:  Las luchas docentes de cara al próximo gobierno

 

El plenario multicolor: maniobras y métodos antidemocráticos para evitar el debate y no votar un programa alternativo al del gobierno y la burocracia

Ante este debate central y que cada día crece más entre la docencia, el plenario multicolor no se puso a la altura de las circunstancias. En primer lugar, a diferencia del plenario anterior, desde la mesa sólo se permitió anotar a dos oradores por corriente. Pero no sólo eso, sino que tampoco se permitió votar las resoluciones y las diversas propuestas. Estas medidas no sólo mellan la indispensable democracia al interior de estos espacios, sino que en los hechos buscan maniatar y frenar los debates al interior de la multicolor. Es que hoy, las corrientes que están a la cabeza de las principales seccionales multicolor tienen la política de “no volver a la escuela en pandemia”.  Esta posición va en la misma línea que planteaban al comienzo de la pandemia con el #YoMeQuedoEnCasa, sin cuestionar que la cuarentena del gobierno sin afectar ganancias de los ricos, no era una cuarentena para tod@s. Desde La lista gris planteamos desde abril la necesidad de que la docencia salga a las calles a luchar junto a otros trabajadores, que los sindicatos no podían cerrarse como se cerraron en el medio de una crisis social tan grande.

Este debate parece que todavía sigue sin saldarse para algunas corrientes de la multicolor, como la conducción del SUTEBA Bahía Blanca, que en el plenario anterior respondió con el mismo argumento que el presidente a nuestro planteo de salir de la “lucha” virtual –como si tal cosa existiera- y, con todos los recaudos sanitarios, hacer acciones callejeras. Para la conducción del Suteba Bahía Blanca “si luchamos en las calles, propagamos el virus”. No lo propagan las patronales que mandan a trabajar en transportes hacinados a millones de trabajadores, que llegan a fábricas sin ninguna condición de salubridad. Los que propagan el virus son los que luchan. Un sinsentido. Pero que hoy sigue una línea, ya que esas mismas corrientes, junto a Tribuna Docente, Docentes en Marcha, la conducción del SUTEBA Tigre, etc., siguen poniendo en duda la necesidad de salir a la calle (parece que siguen sin tomar nota de la enorme lucha y movilización de las enfermeras, de los compañeros de Guernica que ya marcharon dos veces masivamente a La Plata, y un largo etcétera). Lo hacen al imponer un amalgama que iguala como acciones de luchas las que damos en las calles y las “virtuales”.

Mirá también:  Contra el salario y el derecho a huelga: Vidal quiere descontar los días de paro docente

Esa estrechez corporativa[1] hoy no sólo se expresa en que haya seccionales enteras abocadas a la “lucha” virtual, sino también en intentar imponer por toda consigna para la lucha docente el “en pandemia no volvemos”, como se vio en el último plenario multicolor. Esta posición sólo da respuesta –y parcial- a un solo ángulo del problema: la salud de las/os docentes, pero deja completamente de lado el derecho a la educación de millones de pibes. Que la política de la multicolor sea que los docentes se queden en sus casas hasta que haya una vacuna o que finalice la pandemia,  es continuar por el camino del fracaso educativo y de exclusión del gobierno, y perder de vista el rol social fundamental para los hijos de la clase trabajadora que tiene la escuela. No podemos pensar en uno o dos años más así, sería el hundimiento de la escuela con graves problemas para la sociedad, pero además se consolidaría  el ataque  que el gobierno viene haciendo contra el estatuto docente, como el Programa PIEDAS o el ATR.

Desde la lista gris, creemos todo lo contrario. Fuimos al plenario a proponer que la lista Multicolor adopte un programa clasista y no corporativo. Que el rechazo a la resolución de Trotta para imponer la vuelta a clases sin invertir un peso, tiene que ir acompañado de la exigencia de un Plan de inversión en obras de  infraestructura para readecuar aulas y construir escuelas  y cargos para docentes y auxiliares para el regreso de la educación presencial en forma segura en el 2021. Esta posición de nuestra corriente  encuentra cada vez más eco y adhesión entre la docencia como vimos en la asamblea de ADEMYS y en varias asambleas de escuelas de la provincia. Vamos a seguir peleando porque la Multicolor tome esta política de luchar por al educación publica en sus manos y que los plenarios sean de debate e intercambio, en donde se esclarezcan las diferencias, se pueda votar, y no se transforme en un espacio ausente de debate y lleno de calumnias.

Ante la crisis económica y sanitaria profunda que genera el sistema capitalista, es hora de que los y las trabajadoras salgamos con nuestro programa en defensa de la educación pública y los derechos de los de abajo.

 

 

[1] Además de abogar por el corporativismo, se adaptan al sentido común de un sector de la docencia. Las consecuencias de estas posiciones se ven cuando con la misma lógica facilista, oportunista y degradada algunos partidos de izquierda como el MST que terminan apoyando  reclamos de las fuerza represivas como si fueran trabajadores,  acompañando a los sojeros y sus piquetes de las 4×4 o integrados durante años a la CTA campestre de De Gennaro, es decir a un sector de la burocracia sindical.

Print Friendly, PDF & Email

Colaborá con la izquierda


Nuestra actividad se mantiene con el aporte solidario de los trabajadores, las mujeres y la juventud.

Suscribite para que podamos seguirte brindando la mejor información y análisis.

Me quiero suscribir




Recomendadas

Internacional

Lectura recomendada

El retorno de Engels

Diseño de portada: Amancay Amadé González   Suplemento semanal de Izquierda Web EL RETORNO DE ENGELS A 200 años de su nacimiento http://izquierdaweb.com/el-retorno-de-f-engels/ http://izquierdaweb.com/el-papel-del-trabajo-en-la-transformacion-del-mono-en-hombre/ http://izquierdaweb.com/la-postura-hace-al-hombre/ http://izquierdaweb.com/engels-y-las-ciencias-naturales-por-paul-mcgarr/ http://izquierdaweb.com/la-dialectica-de-la-naturaleza-de-engels-en-el-antropoceno/ http://izquierdaweb.com/marx-engels-cartas-p...

Trabajadores

Las Rojas

Últimas noticias

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre