¿División de Cambiemos? La UCR deshoja la margarita

Marginados del poder del ejecutivo nacional por el PRO, los radicales están pasando por una crisis interna que se pueden resumir en: ¿Diluirse detrás del PRO o no? No hay ni un esbozo de oposición al ajuste macrista, sólo el intento de sostener cierto grado de existencia política propia.

Izquierda Web2
Editor en Jefe del portal IzquierdaWeb - Noticias de los trabajadores, las mujeres y la juventud.


Por Lucía Gala González

 

Alfredo Cornejo, el presidente de la UCR y gobernador de la provincia de Mendoza, propuso en la última reunión del comité nacional del partido que se presenten con un candidato propio hacia las próximas elecciones presidenciales para competir con Mauricio Macri. Este debate abrió varias posturas hacia adentro. Hay sectores más cercanos a la Casa Rosada que ya están estableciendo sus candidaturas con el PRO; y otros que ya se impusieron electoralmente, como en La Pampa, donde Daniel Kronenberg le ganó la interna a Carlos Mac Allister.

Federico Storani, el vicepresidente de la UCR, declaró ayer en FutuRock que “cuando se generó la agrupación Cambiemos, nosotros teníamos la expectativa de que esa agrupación que inicialmente fue puramente electoral se transformara en una coalición de Gobierno. Esto significa poder debatir de manera permanente políticas públicas. Ese debate no se ha generado y eso ha generado rispidez”. En esa misma entrevista manifestó que no se los llamó a debatir respecto al nuevo endeudamiento con el Fondo Monetario Internacional, a la reforma previsional o a los aumentos de las tarifas. Se trata su disconformidad, evidentemente, no se oponerse a esas medidas de ajuste sino en patalear por no haber recibido una cuota de poder para aplicarlas ellos mismos. Si tenemos en cuenta que estos funcionarios decadentes fueron quienes prestaron su estructura partidaria nacional para que Macri pueda disputar la presidencia, esta crisis no es poca cosa.

Este sector más “clásico” de la UCR, entre los que se encuentran Gustavo Valdés, el gobernador de Corrientes; Ramón Mestre, el intendente de la ciudad de Córdoba; Ricardo Alfonsín, Enrique “Coti” Nosiglia, Emiliano Yacobitti y Jorge Sappia; están barajando la posibilidad de poner de candidato a Martín Lousteau, quien en este momento se encuentra en India con Macri y aún no ha descartado la opción de encabezar la lista de Senadores por la Ciudad de Buenos Aires.

Mirá también:  Bajo el agua

Del otro lado se encuentran los más cercanos a Macri, Gerardo Morales, el gobernador de Jujuy; José Corral, intendente de Santa Fe; Mario Negri y Luis Nardenoff; quienes se conformarían con un candidato a vicepresidente y no competir en las PASO.

Los chispazos por la disputa de las cabezas de las listas ya se están haciendo notar. En Córdoba, Mestre ya se plantó frente a la Casa Rosada. Advirtió que no se sigan metiendo allí porque podrían llegar a sacar sus cuatro diputados nacionales por la provincia del Interbloque Cambiemos. Lo que sucedió es que en una conferencia le pidieron que retirara su candidatura a la gobernación para dejarle el lugar a Mario Negri, y Mestre, al manejar la mayoría del radicalismo se negó apoyándose en el reciente triunfo en las primarias de La Pampa, donde el candidato radical, Daniel Kroneberger, se impuso con un 40% ante el 20,88% de Carlos Mac Allister del PRO.

Otro dato importante es que hace unos días, Cornejo decidió intervenir la UCR de Santa Fe luego de que decidieran otorgarles a los radicales de la provincia la “libertad de acción” respecto a aliarse con Cambiemos o con el Frente Progresista Cívico y Social.

Luego de las sucesivas crisis de sus últimos gobiernos, con la salida anticipada de Alfonsín y el derrumbe de De la Rúa, este partido histórico de la clase capitalista argentina no atina a dar paso alguno para salir de su crisis.

 

Print Friendly, PDF & Email

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre