alberto fernández

Diputados aprobó la ley de «solidaridad y reactivación»

Por 134 votos contra 110, dieron media sanción al proyecto que reparte la plata de trabajadores y jubilados mientras perdona impuestos a los empresarios. Se espera que tenga una sanción definitiva en senadores hoy mismo.

Marcelo Buitrago
Equipo de redacción de Izquierda Web



Se aprobó hoy el proyecto de Ley de “Solidaridad Social” al Parlamento que todos los medios presentaban como de “triple emergencia” (económica, sanitaria y social). Se quedaron cortos: el artículo primero declara la emergencia económica, previsional, tarifaria, energética, sanitaria y social.

Los puntos más salientes son:

Facultar al Ejecutivo a gestionar la sostenibilidad de la deuda pública, informando a la consabida Comisión Bicameral.

La anunciada vuelta el dólar tarjeta, se transformó en un PAIS (Impuesto para una Argentina Inclusiva y Solidaria) que gravara todos los consumos en dólares con las tarjetas y la compra de dólares para atesorar por cinco años. Presentado como un castigo a los viajes al exterior para “impulsar el turismo nacional” ahora ya se reconoce oficialmente como un intento de evitar cualquier gato en dólares. El que mire una película con Netflix, escuche música con Spotify o compre cualquier cosa va a ser solidario, mientras que las grandes empresas, que ya conocieron el “dólar cable” o el “dólar bolsa” con Cristina, seguirán consiguiendo dólares sin pagar.

Facultar al Ejecutivo a “renegociar la Revisión Tarifaria” por 180 días”,  “propendiendo a la reducción de la carga tarifaria” (el proyecto no habla de congelamiento, esas son las declaraciones) e intervenir los Entes Regulatorios por un año (ENRE y Energas, que son entidades autárquicas, creadas con las privatizaciones en 1993 y cuyas autoridades  tienen mandatos a cumplir).

Establece una moratoria impositiva amplísima para las pequeñas y medianas empresas, extinguiendo la acción penal (o sea perdonando los delitos tributarios y aduaneros), condonando multas y reduciendo los intereses adeudados, otorgando hasta de 120 cuotas, venciendo la primera en julio de 2020.

Facultar  reintegros “a los sectores más vulnerados”. Las declaraciones prometen reintegros  del IVA de $700 a los consumos de beneficiarios de AUH y Jubilados, pero eso queda en manos del Ejecutivo.

Se suspenden las ejecuciones de la AFIP contra prestadores médico asistenciales, públicos o privados, suspendiendo por también 1 año la incorporación de nuevas prestaciones, medicamentos al programa Medico Obligatorio.

Establecer una  “doble tasa adicional” a las medianas y grandes empresas que hagan retiro de dinero efectivo. Las declaraciones lo presentaron  como una manera de combatir la economía en negro y la corrupción. Así como esta enunciado esto es directamente ridículo: como si las grandes empresas no conocieran la triangulación en los paraísos fiscales a través de las sociedades de papel, enseñanza incorporada con la globalización.

Mirá también:  Eric "Tano" Simonetti se solidarizó con los trabajadores de la Cooperativa Unión Papelera Platense

Aumentar la alícuota del Impuesto a los Bienes Personales, que es uno de los impuestos de menor recaudación(0,4%  de lo recaudado) No cabe esperar mucho en este rubro,  por más que se duplican las alícuotas del 0,25% al 0,50% y las  del 0,50% al 0,70%. Facultándose a duplicar las tasas para los Bienes en el exterior.

Establece que se podrán fijar derechos de exportación hasta un 33% como máximo, prohibiéndose que supere el 33% para la soja, y el 15% para el maíz y el trigo. Como ya los aumentos se hicieron por decreto, este articulo entendemos busca respaldo político para negociar un futuro aumento.

Hasta ahora las medidas concretas han sido por decreto: la duplicación de las indemnizaciones en los despidos sin causa por seis meses, que dificulta los despidos pero no los prohíbe y al aumento de las retenciones a los campestres, reemplazando los $4 por un 12%, pasando la soja de 18%+$4 a un 30% (18%+12%)  o sea los valores que dispuso Macri para 2016 y 2017 y el trigo y maíz de $4 a 12% también un aumento del 5%.

Se suspende por 180 días la actualización de haberes jubilatorios, y el Ejecutivo deberá fijar trimestralmente el incremento de los haberes. Era la primera vez que la fórmula de aumentos de las jubilaciones impuesto en diciembre de 2017 podía llegar a superar a la inflación: 29% en el primer semestre. El aumento ahora depende de la discrecionalidad de Alberto Fernández.

Además se faculta al Ejecutivo a disponer en forma obligatoria que los “empleadores del sector privado abonen a sus trabajadores incrementos salariales mínimos”, eximiendo del pago de aportes y contribuciones a dichos aumentos.

Por fuera del proyecto hubo un acuerdo entre el Ministerio de Salud y los laboratorios de bajar un 8% los medicamentos hasta el 1 de febrero, que muestra la eficacia de los “aumentos precautorios” que siempre realiza la patronal ante la inestabilidad, para después resignar algún puntito. Los aumentos de medicamentos han sido escandalosos: según el Indec de diciembre de 2017 a diciembre de 2019 su precio se multiplico por 4, mientras el nivel general lo hizo por 2,7 y solo es superado por los aumentos de electricidad, gas y combustible. Además, el “descuento” alcanza al 65% del universo de los medicamentos y no incluye a aquellos que están dentro de convenios como el PAMI o el IOMA.

Mirá también:  Publicaciones: Periodico Sob 541

La palabra más usada del Proyecto es “facultar”. Todo proyecto de “emergencia” suena bien, pero en concreto se reduce a otorgar más facultades administrativas, presupuestarias y legales que las que normalmente pudiera tener el Presidente, y no necesitamos esperar los Decretos que instrumenten las “facultades otorgadas” para decir que el proyecto es una serie de parches (o parchecitos) superpuestos, no  el primer paso de un plan económico “consistente” como a ellos les gusta decir, que sigue brillando por su ausencia.

En el viaje entre la Casa Rosada y Diputados, le apareció al proyecto original una rebaja a  las retenciones para petroleras y mineras, estableciendo un tope del 8% al actual 12%

Además en Diputados se dispuso la eliminación de la suspensión de actualización de jubilaciones del Régimen Especial Docente, del Régimen Previsional de Investigaciones Científicas y del  Régimen de Reparación para Niños (Ley Brisa)  como así la eliminación del artículo 81 que establecía un cargo a las Prepagas y facultar al Ejecutivo de segmentar (favoreciendo a un sector campestre) el aumento de las retenciones.  El resultado de las correcciones al proyecto de Ley que Ámbito Financiero calificó de “un paquete de ajuste,  suba de impuestos y freno a la actualización de jubilaciones” es Patronal 3 Trabajadores 1.

Por otro lado, y no menos importante, claramente la “emergencia” está orientada hacia las empresas, mientras que la “solidaridad” es para los trabajadores: nada le impide hoy a Fernández dar aumentos adicionales a los jubilados, y no necesita suspender las actualizaciones para ello. También es notable por omisión, la casi total ausencia de medidas a favor de los trabajadores. Y cuando hay alguna, como en los Créditos UVA, se limita a “estudiar mecanismo para mitigar sus efectos negativos”.  Serán los trabajadores, mientras hacen su experiencia con el gobierno de Fernández, los encargados en la calle de luchar por sus derechos. En esas peleas pondremos todos nuestros esfuerzos.

 

Print Friendly, PDF & Email

Colaborá con la izquierda


Nuestra actividad se mantiene con el aporte solidario de los trabajadores, las mujeres y la juventud.

Suscribite para que podamos seguirte brindando la mejor información y análisis.

Me quiero suscribir




DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre