Deuda externa

Deuda externa: una oferta a la medida de los bonistas

Los "mercados" ya respondieron favorablemente a la nueva oferta hecha por el gobierno con una suba significativa de la cotización de los bonos en las bolsas internacionales.

Redaccion
Redacción de IzquierdaWeb.


El Gobierno anunció la presentación de una cuarta oferta a los acreedores con bonos de la deuda argentina bajo legislación extranjera. La oferta estaría vigente hasta el 4 de agosto, fecha en la que, de no alcanzarse un acuerdo, recomenzarían las negociaciones.

El día de hoy, la cotización de los bonos argentinos en las bolsas internacionales tuvo una fuerte suba porcentual. Los bonos subieron hasta un 10% . El bono Discount DICAD 10% y el AC17, emitido bajo ley internacional, subía 4,3%. El Bonar 2020 y el Bonar 2024, emitidos bajo ley nacional, crecían 5% y 3,7%, respectivamente. También cayó el «riesgo país». Esto sólo indica que lo más alto y rapaz de la burguesía internacional está exultante no sólo con la propuesta del gobierno sino con las perspectivas: aún si fracasara esta tanda de las negociaciones, Guzmán no ha tenido otra respuesta que ceder, ceder otra vez y ceder nuevamente.

Lo negociado en este momento se trata de tres tandas de bonos emitidos en diversos gobierno. En primer lugar, los emitidos por el kirchnerismo entre 2005 y 2010 (23 mil millones de dólares). Se trata de bonos que eran parte de un canje anterior, producto del acuerdo al que se llegó en 2005 cuando Lavagna era ministro de economía. En segundo lugar, una tanda de bonos emitidos en 2016 por el gobierno de Macri (10 mil millones de dólares), cuyos fondos fueron usados para el pago a los fondos buitres que no habían llegado a un acuerdo en 2005. La tercera parte es la de los bonos macristas emitidos entre 2017 y 2018 (28 mil millones de dólares) antes de la crisis que culminó en la imposibilidad de seguir pagando y el acuerdo con el FMI. Así, las dos primeras  tandas son una continuidad de las deudas que provienen de los 90′ e incluso antes (llegando hasta la dictadura) que se fueron negociando y renegociando a lo largo de las décadas pagando y pagando una y otra vez. La tercera es la parte de la deuda que resultó siendo usado para financiar las fugas de capitales que derivaron en las sistemáticas devaluaciones del peso durante esos años.

Mirá también:  La elección que nos propone Alberto: empobrecer o morir

El valor presente neto (VPN) de los bonos de la propuesta oficial llegará hasta los US$53,5 centavos por dólar para aquellos que acepten la oferta. Esté número mide el rendimiento total de la «inversión» una vez finalizados los pagos. Así, si los intereses se pagaran en los próximos 30 años hasta la finalización de la deuda misma, ganancia total estaría arriba del 50%.

Para peor: el valor presente neto se calcula sobre el valor nominal de los bonos. Esto es: el cálculo se hace sobre el bono al momento de su emisión. Muchos de los acreedores de la deuda argentina pagaron mucho menos que el valor nominal al comprarlo luego de que su cotización cayera por el riesgo de que no se pagara en los momentos más álgidos de la crisis. Entonces, si re compraron los bonos al 30 o 40% de su valor inicial, reciben el 100% más los intereses correspondientes (sin contar las quitas).

El objetivo del gobierno es que quienes no la acepten y se vean arrastrados a hacerlo por las cláusulas de acción colectiva (CAC) recibirán 52,2 centavos por dólar. Siguen ganando claramente respecto a negociaciones anteriores.

Cuando comenzaron las negociaciones en diciembre, los bonistas más duros querían 92 centavos por dólar. Desde el gobierno se ofreció 39 centavos por dólar en su primera propuesta y del otro lado recibió un pedido por 75. Hoy el Gobierno llega hasta los 53,5 centavos y del otro lado, encabezados por el fondo de Larry Fink piden 60 centavos.

Incluso el FMI se había mostrado más moderado para la negociación de la deuda argentina que la oferta actual. El organismo había estipulado que un valor neto nominal como el ofrecido el día de hoy estaba muy por encima de lo «sustentable» de la deuda, por lo que el nivel de capitulación a los bonistas estaría siendo mucho hasta para los gestos de bondad del mismísimo Fondo Monetario Internacional.

Mirá también:  Manuela Castañeira en Crónica: Exigió paro general a la CGT

La quita de capital sería de un irrisorio 1,9% mientras la tasa promedio de los intereses a pagar estaría arriba del 3%. Los plazos de pagos de intereses se extienden según el bono a entre el 2030 y el 2047. Los pagos de intereses comenzarían en 2021 con una tasa baja del 0,125% para ir subiendo progresivamente hasta alcanzar pagos de hasta un 5%.

Esto último significa que «el plazo de gracia» que pide el gobierno se acorta en dos años. Inicialmente, la propuesta era comenzar a pagar en el 2023, sobre el final de su mandato, pero en la nueva oferta ese plazo se acorta sustancialmente para volver a pagar intereses de los bonos el año que viene mismo.

Dos grupos económicos acreedores ya anunciaron su apoyo a la oferta del gobierno, Gramercy y Fintech. La principal discusión en este momento es con los bonistas agrupados en Ad Hoc y Exchange, liderados por BlackRock, uno de los fondos que más deuda argentina tiene en sus manos. Tanto de los canjes de bonos de 2005-2010 como de los emitidos por el macrismo entre 2017 y 2018 tiene en sus manos arriba del 30% del total. Éstos no se han movido de la exigencia de un valor presente neto de los bonos de 60 centavos por dólar y usan su peso en el total de la negociación para forzar sus condiciones. El gobierno busca alcanzar canjes parciales que, con una interpretación de la legislación internacional favorable, le permita torcer a este grupo de bonistas y que acepten las condiciones de este nuevo acuerdo.

Print Friendly, PDF & Email

Colaborá con la izquierda


Nuestra actividad se mantiene con el aporte solidario de los trabajadores, las mujeres y la juventud.

Suscribite para que podamos seguirte brindando la mejor información y análisis.

Me quiero suscribir




Recomendadas

Rebelión Antirracista en EEUU

Guerra, política y partido a la luz de la rebelión en EEUU

“La historia no funciona de manera tal que en primer lugar se imponen los cimientos, luego crecen las fuerzas productivas, las relaciones de fuerzas necesarias entre las clases se desarrollan, el proletariado se vuelve revolucionario, y luego todo esto se guarda en la hielera y se preserva mientras procede la preparación de un Partido Comunista, de manera que pueda alistarse mientras las ‘condiciones’ esperan y esperan; y luego, cuando esté listo, pueda arremangarse y comenzar a luchar. No, así no funciona la historia. Para la revolución se req...

Trabajadores

Las Rojas

Últimas noticias

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre