Traducido por Martin Camacho para Izquierda Web


 

El 5 de septiembre fue el día internacional de la Amazonia, todos los periódicos dieron alguna noticia sobre lo que esta aconteciendo en este delicado y particular bioma. La política negacionista y anti ambiental de Bolsonaro colocó el foco en Brasil, las quemas masivas de miles y miles de hectáreas de selva en su gobierno criminal.

A continuación, publicamos una entrevista realizada por la revista Gama a uno de los más reconocidos arqueólogos de Brasil, dedicado al estudio de los pueblos originarios y su ambiente en la cuenca del Amazonas.

-«La mentalidad colonial, el racismo ambiental y la política son los mayores desafíos de la selva.» El análisis es del arqueólogo Eduardo Góes Neves

Isabelle Moreira Lima 30 de agosto de 2020

El Amazonas es incomprendido. Rige una mentalidad colonial, con decisiones tomadas desde fuera hacia dentro. Y es precisamente por eso que su preservación es un inmenso desafío. El análisis del arqueólogo Eduardo Góes Neves, que ha estado investigando el Amazonas durante 30 años. Es profesor de Arqueología Brasileña en el Museo de Arqueología y Etnología de la Universidad de São Paulo, donde es vicedirector. Mantiene la investigación de campo en estados como Rondonia y Acre durante al menos tres meses al año.

En el ir y venir a la selva, Neves ha visto la política local y el cambio de postura a lo largo de los años. Las violaciones, antes operadas de manera discreta, son hoy más abiertas, así como la violencia y la crueldad en relación con las poblaciones indígenas y el poco caso del gobierno en relación con la deforestación, el mayor problema de todos, que está en rápida marcha.

Un factor que complica la situación es la distancia, no sólo geográfica, sino también cultural y de identificación. «Hay mucha ignorancia por parte de Brasil, e incluso en la Amazonia, sobre lo que es la Amazonia”, que dice que a pesar de 30 años de investigación sabe muy poco y que no se quiere dar una «tarjeta de científico».

Aun así, Neves mantiene un cierto espíritu optimista y señala caminos. La primera y más urgente es detener la deforestación. La segunda es mirar a las comunidades indígenas – de acuerdo con su investigación, fueron ellos los que formaron el bosque tal como lo hemos conocido a lo largo de los milenios. «Los indios tardaron 12.000 años en formar esta Amazonia, y en 40 años hemos acabado con el 20% de ella sin generar riqueza», dice.

Miembro del  Painel Científico para la Amazonia (SPA,  sigla en inglés), una iniciativa vinculada a la Red de Soluciones para el Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas, está trabajando en uno de los frentes que formará un diagnóstico de la situación actual y lo presentará en marzo del año próximo para proporcionar a los líderes de opinión que esperan proteger la región sobre una base científica. A continuación, puede leer algunos de los descubrimientos del arqueólogo y su perspectiva sobre el Amazonas en el pasado, el presente y lo que puede ser en el futuro.

A finales del año pasado ganaste un premio en China por tu investigación. ¿Cree que esta obra se ve amenazada por el contexto político y los últimos movimientos en la región del Amazonas?

Eduardo Góes Neves:- Creo que sí, toda la investigación científica está amenazada en Brasil hoy en día, no sólo la investigación arqueológica. Claramente un grupo de personas que tienen una postura oscurantista, con una visión crítica de la ciencia, el conocimiento, la educación, está en el poder hoy en día, por lo que esto es una amenaza. Pasa por temas que van desde el acoso y la persecución administrativa hasta el corte de recursos. En mi caso, se complica aún más porque el Amazonas también está siendo atacado. El año pasado, en un trabajo de campo entre Acre y Rondônia, pedí permiso para trabajar en una granja y por primera vez en muchos años el propietario me lo negó. En esta misma etapa en el campo, vi un cielo amarillo sin precedentes que me llamó la atención. Poco después, empezaron a salir los datos de los incendios, que están aumentando mucho. Hay una autorización tácita [para la destrucción]. Ni siquiera es implícito, es explícito, está liberado; abrió la puerta, como dijo el ministro.

¿Ya está pasando el ganado? (expresión del ministro de Medio Ambiente refiriéndose que mientras el país combatía la pandemia podían pasar muchas reformas)

EGN:- Desde el año pasado. Los que trabajan en el Amazonas con patrimonio cultural e indígena, como la arqueología, sienten este cambio.

¿Alguna vez se sintió en riesgo mientras trabajaba allí?

EGN:- Nunca me amenazaron. Pero un colega fue asesinado delante de mí hace 15 años. Estoy en una situación relativamente favorable, porque estoy en São Paulo, vinculado a una institución pública estatal, en la Universidad de Sao Paulo, pero tengo compañeros arqueólogos que viven allí en el norte, en Santarém, en Rondônia, que están allí en la boca del cañón, reciben amenazas, viven una situación de intimidación que hoy es mucho más clara y sensible. La gente está literalmente armando a las milicias. Así que predigo que vamos a pasar por momentos más difíciles ahora, que esta situación se va a complicar.

Así quedan los ríos luego de la minería

¿Por qué las cosas son más explícitas?

EGN:- Los partidos de centroderecha en Brasil solían domesticar un poco a la derecha brasileña y ahora ya no la necesitan. Hay una bomba armada, una parte de la derecha brasileña encontró una voz en Bolsonaro, perdió esta vergüenza, esta decencia que tanto hablan. Hace tres semanas, en Acre, un agricultor pasó la maquinaria en sitios con geoglifos, que son estructuras de tierra. Según él, fue un conductor de tractor de la hacienda quien no lo sabía. Tenemos que dar el beneficio de la duda, pero son zanjas de más de un metro de profundidad, son muy marcadas. Y este tipo es el presidente de la Federación de Agricultura de Acre, alguien importante, un líder rural. La gente está realmente probando, viendo hasta dónde llega esto, mientras que el poder de supervisión del Estado está muy debilitado.

En su investigación usted dice que el Amazonas no debe ser visto como un bosque natural, sino como el resultado del manejo de la población durante milenios. Y que el 90% de los restos de vegetación que se encuentran en los sitios no son identificables con las especies que tenemos hoy en día. ¿Qué dice eso sobre el Amazonas hoy en día?

Mirá también:  VIDEO: Continúan los incendios en Córdoba

EGN:- La sociedad brasileña no tiene ni idea de lo que es el Amazonas. Incluso en Manaos, si hablamos con el ciudadano medio de manauaras, la mayoría no tiene una relación de pertenencia, de identidad con la región. No quiero simplificar algo que es complejo, pero es como en São Paulo, sólo cambia la escala: tiene una parte de la élite que no se ve a sí misma como brasileña, trata de construir relaciones de pertenencia con Europa o con los Estados Unidos. Hay una gran ignorancia por parte de Brasil, e incluso en el Amazonas, sobre lo que es el Amazonas. Casi toda cada vez que el estado brasileño piensa en hacer algo con el Amazonas, reproduce una relación de colonialismo interno – trabajo esclavo indígena en la época de la colonia; el caucho; y hoy en día es básicamente mineral y energía. También se utiliza para resolver problemas internos, como la tensión agraria en la dictadura. Siempre se piensa de afuera hacia adentro, y estos datos arqueológicos muestran que de hecho había un conocimiento. El análisis de rastros de laboratorio muestra que ya consumían mandioca, por ejemplo. Pero más del 90% de lo que pensamos ni siquiera sabemos por qué perdimos la referencia. En parte, esto se debe a que las poblaciones indígenas han estado experimentando un proceso de despoblación demográfica muy fuerte desde el siglo XVI, y también porque nadie se ha molestado en mirar este tipo de cosas en la investigación de campo etnográfica. Lo que me angustia es que las poblaciones indígenas están sufriendo aún más por la pandemia y el Amazonas está siendo destruido. Hemos perdido el 20% del Amazonas en los últimos 40 años. Y de lo que hemos perdido, sólo el 15% tiene algún tipo de uso productivo, el 85% lo hemos desperdiciado por nada.

¿Por qué es tan difícil promover la idea de separar el crecimiento económico de la deforestación en el Amazonas?

EGN:- Ahora hablo menos como arqueólogo y más como ciudadano que camina en Rondonia, en Acre, donde está la Vila do V, ocupada por una segunda generación de personas, en un proyecto de colonización apoyado por el poder público. Estos tipos llegan allí, deforestan, empiezan a plantar algo medio policultivo, de pequeña propiedad, pero tienen muchos problemas, distancia, logística difícil y se rinden. Luego estas tierras se venden y comienzan a formar latifundios en la región. Pero no te imagines a los poderosos, es un proceso muy local, hecho con alianzas y apoyo de la región. Y luego eligen diputados y terminan teniendo un efecto en la política nacional, haciendo la vista gorda a la deforestación. En Rondonia hay ese viejo pasto con una cabeza de ganado aquí y otra allá, pero empieza a llegar una ganadería más sofisticada, el café en algunas partes. En Acre, ahora están plantando soja y maíz porque está conectado con el Perú por la carretera del Pacífico y el suelo es muy bueno. Es algo muy local, un tipo que está ahí al final, que se cae y se arruga, y eventualmente lleva al proceso de concentración de la tierra. Está vencido pero es una falta de voluntad política, porque este tipo de patrón de explotación de la tierra se convierte en apoyo político. La deforestación se ha desplomado en el gobierno de Lula. El Banco del Brasil fue allí y sólo dio crédito rural a los que estaban en una situación de tierra en orden. No es difícil controlar la deforestación, eres tú el que aprieta cuando se trata de dinero. Si hay un control de la financiación de las propiedades asociadas a un registro de la propiedad, esto ya da una buena limpieza. El Brasil sabe qué hacer para contener la deforestación, ya lo ha hecho con éxito anteriormente. Pero por razones políticas, y ahora con el Bolsonaro que ve acabar con el Amazonas, esto no sucede.

Pueblos nativos del Amazonia

¿Y podemos volver? ¿Hay alguna manera de resolver lo que ya se ha perdido?

EGN:- Con Bolsonaro va a ser muy difícil, con Ricardo Sales como ministro, e incluso con [el vicepresidente Hamilton] Mourão, tenemos que presionar mucho. Hay una parte del PIB brasileño que está viendo que esto sucede y está preocupada, por la ciudadanía y también porque sabe que esto es malo para los negocios. Brasil fue el blanco de un boicot de la carne, la propia Tereza Cristina dijo que el agronegocio brasileño no necesita del Amazonas para continuar. Son los enfrentamientos del gobierno de Bolsonaro: tiene un lado fundamentalista fanático y tiene el lado que es el capitalismo. Por ahora, el fundamentalismo está ganando, entre otras cosas porque tiene el apoyo de los tipos de arriba.

¿Por qué no gana la lucha esta corriente que dice que puede hacer dinero y preservar?

EGN:- Los que viven allí están muy asociados al bolsonarismo, porque Bolsonaro tiene este discurso moralista, de combatir la violencia. Estas son regiones muy violentas, tienen muchos conflictos con los pequeños propietarios, con los indígenas. Y el Bolsonaro también cumple con esta idea, que es fuerte aquí en Brasil, del pionero. Rondonia se ve a sí misma como un estado pionero, ¿quiénes son los pioneros? Son los tipos que vinieron en los años 70. Los indios, los negros que trabajaban en Madeira Mamoré, nada de eso cuenta. El tipo de la frontera, que va allí y lo hace solo, a pesar del Estado, ve al Bolsonaro con el mismo discurso y se identifica muy fuertemente.

Pensando en su investigación, que el bosque era una plantación de los indígenas, ¿se puede rehacerla?

EGN:- Sería maravilloso, pero los costos son muy altos y lleva mucho tiempo. Lo que tenemos que hacer es detener la deforestación y ver qué pasa. El arco de deforestación, que es la zona de Pará, que pasa por el norte de Mato Grosso, Rondônia, Acre y Amazonas, muestra que está siendo controlado en las unidades de conservación y en las tierras indígenas. En el mundo ideal, lo que haría, si tuviera este poder: detendría la deforestación y miraría a los pueblos indígenas, para ver cómo lo manejan. Me encanta la arqueología, es importante para este debate, pero los indios lo están haciendo hasta hoy. Es una vez más alguien que viene de fuera, un científico y carterista y dice «no, ya sé lo que vamos a hacer». Quiero participar en esta conversación, creo que puedo, pero quienes están haciendo esto ahora son los indios en el Xingu, en Rondonia, en todo el Amazonas, ciertamente, y también en las ciudades amazónicas, en las periferias, sus “haciendas”.

Mirá también:  El feminismo y la lucha de las mujeres negras, latinoamericanas y caribeñas

Pero considerando que nuestra política no colabora, ¿qué puede tener un impacto real y positivo en el Amazonas en este gran tema de la deforestación? ¿Presión internacional?

EGN:- Creo que también tenemos que presionar, pero sólo con un gran boicot internacional, por desgracia. Es casi humillante para nosotros: aquí en Brasil, tenemos una maravillosa producción científica, científicos de alto nivel que trabajan en todas las áreas aquí, pero sólo la presión internacional va a ser capaz de causar quizás algún efecto que revierta este cuadro.

La antropóloga Aparecida Vilaça dice que la muerte en los pueblos indígenas es como tener una biblioteca en llamas. ¿Qué se ha perdido con el genocidio de estos pueblos?

EGN:- ay un problema de derechos humanos, vemos a los seres humanos morir así, sin ayuda, es algo horrible. Otro aspecto es que son formas de ver el mundo y la naturaleza amazónica tan complejas y sofisticadas, que resultan de experiencias acumuladas durante miles de años. Si nos fijamos en el caso de las lenguas indígenas, la región amazónica es una de las regiones del planeta con mayor diversidad, más de 300 se hablan en la gran Amazonia, no sólo en Brasil. Y cada uno de estos idiomas es un registro del mundo, una forma de representar la realidad. Algunas de estas lenguas hoy en día tienen tres, cuatro, cinco hablantes, son lenguas técnicamente muertas. Vivimos en una época de extinción, de animales, de mamíferos, de fauna. Ahora vemos que, en dos generaciones, en 40 años, las lenguas que eran dinámicas desaparecen con los ataques y las masacres a las poblaciones indígenas. Ser testigo de esto es una tragedia para nuestra generación. El Estado brasileño es responsable de esto y tiene que asumir esta responsabilidad Gilmar Mendes habló de genocidio, nunca pensé que estaría de acuerdo con Gilmar Mendes, pero estoy de acuerdo.

La política de bolsonaro, un verdadero «ecocidio»

Tenemos influencia indígena en nuestra cultura, idioma, comida (la alta cocina ha estado celebrando esto) y sin embargo parece que hay una dificultad para reconocer esta herencia y el valor de esta cultura. ¿Por qué está sucediendo esto?

EGN:- En primer lugar, tiene que ver con el racismo. Somos un país que quiere ser blanco. Queremos esconder a los indios y negros, que constituyen la matriz demográfica de Brasil. Y hay otro tipo de racismo, ambiental, al no aceptar el hecho de que somos un país tropical. Cuando nieva en São Joaquim, Campos do Jordão, finges estar en Suiza, algo que se refleja en la arquitectura, una cosa bizarra. Si hay una lección que se puede aprender de la Arqueología, es que durante miles de años en la Amazonía ha habido una historia de ocupación que genera más agrobiodiversidad, y eso no es incompatible con la ocupación exitosa de áreas de bosque. Lo que sucede en el Amazonas es claramente el resultado de la dificultad de identificarse y verse a sí mismo como un país tropical, miramos ese entorno superdiverso y lo destruimos, porque no sabemos cómo gestionar la abundancia y la diversidad. La cuestión no es mirar al pasado y vivir como lo hicieron los indios hace 6 mil años, sino darse cuenta de que hay formas de vida. Nos llevó 12 mil años formar esta Amazonia y en 40 años terminamos con el 20% de ella sin generar riqueza. ¿Y dónde está la raíz de esto? Es en este racismo en la raíz de la sociedad brasileña.

¿Así que el mensaje que podemos obtener de la investigación arqueológica que haces que puede ayudar a la Amazonia hoy en día es recordar que fue formada por personas y que no tienes que destruirla para vivir allí?

EGN:- Exactamente. Fue hecho por personas en una escala totalmente diferente, con una forma diferente de ocupación. Construimos falsos dilemas que se interponen en el camino. No tiene por qué haber un conflicto entre la conservación y la ocupación humana. Por supuesto, esa ocupación tiene que estar muy bien pensada. Un ejemplo es la BR 319, que conecta Porto Velho con Manaus, inaugurada en los 70 y abandonada en los 80 bajo la presión de los barqueros. Estaba cubierto por el bosque y ahora se está reabriendo, a mitad de camino entre los arbustos. Las carreteras son vectores de la destrucción de los bosques en África, Malasia e Indonesia y aquí en el Brasil también. La apertura de esta carretera cortará el Amazonas por la mitad y conectará Porto Velho con Manaus. El impacto que esto puede tener en las cuencas de los ríos Madeira y Purus es inmenso, la deforestación. Al mismo tiempo, Manaos, una ciudad de 2 millones de habitantes, no puede ser aislada. Desde allí, Venezuela es el único lugar para ir en coche, no se puede privar a la ciudad de conectarse con el resto de Brasil. ¿No podemos pensar en una forma de abrir este camino? Hay otra carretera allí en el Amazonas que es la BR 174, que va de Manaus a Boa Vista, que atraviesa una tierra indígena Waimiri-Atroari, y todos los días a las 6 de la tarde cierran dos puertas y nadie pasa. Y no ha habido ninguna deforestación hasta hoy. ¿No podemos reabrir este otro camino y poner al Ejército, por ejemplo, a cargo de él? Al final, se crea un espantapájaros, el ambientalismo, que está en contra del progreso, Manaos, el desarrollo, que alimenta un discurso abriendo este camino de todos modos. Va a ser abierto y las consecuencias pueden ser horribles.

Quemas del Amazonas

– G | Por último, una pregunta más personal: ¿estudiar el pasado del Amazonas y ver lo que está pasando hoy en día te desespera?

EGN:- En arqueología, nuestra escala de tiempo no es en años o décadas o incluso siglos – es en milenios. AiltonKrenak habla muy bien de esto, de que de hecho el mundo se ha acabado, se ha acabado hace 500 años. Los que trabajan en el Amazonas lo saben claramente: el impacto de la conquista europea fue algo monstruoso. Ha habido otros episodios o procesos horribles que han ocurrido antes y el Amazonas está ahí y los pueblos indígenas están ahí. Lo que está sucediendo ahora es muy grave, tal vez el más grave desde el siglo XVI. Hay muchas personas que se preocupan, que viven en el Amazonas y que están luchando por ello. Es una situación muy preocupante, una cierta desesperación, pero la historia de la humanidad está llena de desastres, llena de colapso. La profundidad histórica milenaria muestra que podemos salir de esto.

Print Friendly, PDF & Email

Colaborá con la izquierda


Nuestra actividad se mantiene con el aporte solidario de los trabajadores, las mujeres y la juventud.

Suscribite para que podamos seguirte brindando la mejor información y análisis.

Me quiero suscribir




Recomendadas

Internacional

Lectura recomendada

El retorno de Engels

Diseño de portada: Amancay Amadé González   Suplemento semanal de Izquierda Web EL RETORNO DE ENGELS A 200 años de su nacimiento http://izquierdaweb.com/el-retorno-de-f-engels/ http://izquierdaweb.com/el-papel-del-trabajo-en-la-transformacion-del-mono-en-hombre/ http://izquierdaweb.com/la-postura-hace-al-hombre/ http://izquierdaweb.com/engels-y-las-ciencias-naturales-por-paul-mcgarr/ http://izquierdaweb.com/la-dialectica-de-la-naturaleza-de-engels-en-el-antropoceno/ http://izquierdaweb.com/marx-engels-cartas-p...

Trabajadores

Las Rojas

Últimas noticias

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre